¿Qué es el parche anticonceptivo?

Parche anticonceptivo trasparente

22 de mayo de 2018

Melanie Quintana Molero

Se habla mucho de la píldora o el condón, a veces tanto que cuando nos hablan de otro método anticonceptivo nos perdemos. Uno de los olvidados, y en ocasiones gran desconocido, es el parche, uno de los métodos hormonales que sirven para prevenir embarazos, que no ETG (Enfermedades de Trasmisión Genital). Para una noche loca puede que no sea el más recomendable.

Se dice que tiene una eficacia probada del 99,4% y se le apoda de seguro y fiable, como los anuncios de alarmas para casa. Pero cada cuerpo y mujer es diferente por lo que me gustaría señalar que esto no siempre corresponde al mismo porcentaje. No os dejéis llevar por los números o por cómo les ha funcionado a otras mujeres, sed vosotras mismas las que saquéis conclusiones y números de cada método. Y sin dudarlo deja que tu ginecóloga o sexóloga (aunque también puede ser un hombre el que nos mire la vagina más allá del deseo erótico) conozca tu caso y te asesore.

Pero dejando al lado la contabilidad y el calentón de leer 'vagina' y 'deseo erótico', ¿cómo funciona? De manera sencilla, las hormonas llegan a nuestro organismo a través de la piel, ya que es transdérmico. Tiene forma de tirita cuadrada y la parte adhesiva, la que está en contacto con la piel, es la que libera la carga hormonal hacia la sangre. Hoy día lo podéis encontrar en color carne o trasparentes. Se podría decir que es un método anticonceptivo apto para las más olvidadizas, ya que solo hay que aplicarlo tres veces al mes y no a diario como la píldora. De hecho, cada caja contiene tres unidades que son los tres necesarios para el mes.

La guía de instrucciones sería algo así: Abrir la caja, coger uno, retirar el papel que lo envuelve y colocarlo en el abdomen, las nalgas, la parte superior del torso o el brazo. Eso sí, tendríais que colocarlo el mismo día de la semana; si os lo ponéis los sábados no dejéis uno para el domingo. ¿Qué hacemos con la última semana del mes? Dejar que nos baje la regla. Al de dos o tres días de retirar el parche os debería de venir el periodo. Y el siguiente sábado, vuelta a empezar con el parche.

Es un método anticonceptivo que no solo sirve para prevenir embarazos, sino que también sirve para regular los tiempos de la regla (cuándo y cuánto sangrado al mes). Requiere receta médica; os recomendamos ir directamente al ginecólogo o al sexólogo (sin el calentón de antes) para que estudie vuestro caso y os oriente sobre qué método se puede amoldar más a vuestro cuerpo, vuestra rutina y vuestra vida erótica. La marca registrada más conocida es EVRA, la podéis encontrar en cualquier farmacia y tiene un coste de entre 17 o 19 euros.

Luego está la pregunta que la mayoría de vosotras os hacéis: ¿engorda? En principio todos los anticonceptivos hormonales retienen líquidos, aunque cada vez menos, ya que se está trabajando en la dosis de cada parche y al ser cada vez más baja, el porcentaje de mujeres que sufren variaciones en su metabolismo es menor. El único problema corporal que podríais notar sería la celulitis, no siempre en el mismo grado, pero es una de las consecuencia de la retención de líquidos. Algo que se soluciona bebiendo mucha agua y moviendo el culo de la silla. 

Y por último, pero no por ello menos importante, señalar que muchas mujeres, durante los primeros meses de uso, manifiestan nauseas, mareos, inapetencia erótica o amenorrea (ausencia de regla) en la cuarta semana de descanso. Pero relax, esto es normal al principio y no siempre tiene porqué pasar. Insisto en que cada mujer es única, aunque si persiste vuelve a la ginecóloga o a la sexóloga porque este método no es para ti.

ARTÍCULOS RELACIONADOS