Amores no convencionales

"Muchas cosas que fueron pecado y vicio, luego fueron enfermedad y ahora delito"

Isilla LM

17 de abril de 2018

– La queréis mucho, ¿verdad?

– Pues claro, es mi sobrina.

– No me refiero a ella…. ¿Creéis que lo desapruebo? ¿Por qué? ¿Porque la gente desaprueba esas cosas en vuestra tierra? Nos desaprobaron a Oberyn y a mí en vuestra tierra; aquí nadie se inmutó. Hace 100 años nadie se habría inmutado por lo vuestro si os hubierais apellidado Targaryen. Siempre está cambiando a quien debemos amar y a quien no; lo único que siempre permanece es que queremos a quien queremos.

 

En este vídeo hay una conversación muy interesante sobre el amor. En Juego de Tronos puedes ver con muchas miradas las relaciones que hay. Ya no hablo solo amorosas, sino de cualquier tipo. Pero las concretas sobre el amor y las relaciones amorosas me interesan bastante.

Ellaria le comenta a Jaime que según los ojos del que mira una relación puede considerarse “sana”, “insana”, “perfecta”, “inmoral”, etc. Depende de las costumbres, del país, de la cultura, de las personas.

Es un buen ejemplo que retrata de cómo no a todo el mundo le viene bien la misma cosa, ni la misma relación. Que no todo el mundo puede comprender lo que a su juicio no le parece correcto. En concreto están hablando de relaciones eróticas entre hermanos. En el linaje Targaryen solo se reproducían entre ellos por creencias sobre la sangre pura. Jaime, para los seguidores de la serie, se acuesta con su hermana y el resto de la ciudad lo ve mal. Sin embargo, Ellaria le comenta que no lo desaprueba, precisamente porque ella mantenía esas relaciones con su hermano.

 

"Lo único que siempre permanece es que queremos a quien queremos"

 

En el mundo moderno, sobre todo en occidente, vemos con malos ojos ciertos encuentros. En países orientales, por el contrario, no solo están aprobados, sino que además son habituales. ¿Somos más inteligentes los occidentales y, por ello, los orientales van más “retrasados”? ¿Viven en la edad de piedra por esas costumbres? Seguramente si hubiésemos nacido y crecido en otro entorno no pensaríamos como pensamos.

Y lo más importante, cuando dice: lo único que siempre permanece es que queremos a quien queremos. ¿Quiénes somos los demás para decir a quién debemos querer y a quién no? ¿Por qué ese empeño de normativizar a los sujetos y a los objetos de deseo? ¿Por qué seguir pautando y esgrimiendo a la pareja ideal?

Hace poco mi profesor y compañero dijo esta frase y creo que no hacen falta más explicaciones: muchas cosas que fueron pecado y vicio, luego fueron enfermedad y ahora delito.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS