Más sombras que luces

"Estamos creando una sociedad coitocéntrica que le da importancia o más que importancia a tenerla dura dentro, y cuando digo dentro, digo dentro de la vagina, porque no se contemplan más posibilidades"

Melanie Quintana Molero

13 de febrero de 2018

Esto es una crítica a la película ‘Cincuenta sombras liberadas’. ¡Alerta de spoiler!

Antes de nada decir que esto no es precisamente una crítica a cómo está rodada la película o a cómo han recogido la historia de amor. Esto es una crítica a varios de los mensajes subliminales y no tan subliminales que recoge la película.

Soy consciente del revuelo y el referente que está siendo este film para muchos adolescentes y no tan adolescentes, y es por eso por lo que me gustaría aclarar unas cuantas ideas que están recogidas de manera, a mi parecer pésima, en cuanto a lo que una relación es o supone. Empezando por: follar no es SOLO meter el pene en la vagina.

Pues parece que una relación erótica, un encuentro, un estar con el otro, es meterla. Esto es lo que estamos creando: una sociedad coitocéntrica que le da importancia o más que importancia a tenerla dura dentro, y cuando digo dentro, digo dentro de la vagina, porque no se contemplan más posibilidades.

He de decir que en el libro la diversidad de encuentros es más variada, así podemos leer escenas donde la espera erótica es realmente excitante, donde existen cosas como la regla, la felación, el cunnilingus o el ano. Sí, porque también se habla del placer del ano. Pero en la película solo y exclusivamente se le da importancia a la penetración. Sí que es cierto que hay un amago de escena, cuando ella se levanta de noche a comer helado, donde se ve un intento de felación y cunnilingus, pero en vez de valorar la diversidad del encuentro que está generando esa escena en el público, se decide terminar rápidamente con ella y adivinad: pasar a la penetración. Obviamente ella está preparada todo el rato, he de añadir.

Este es el mensaje que estamos enseñando al mundo, para qué disfrutar de una felación, de un cunnilingus, de un beso, de una caricia, de un más, cuando el fin es meterla. Un mensaje de que ellas han de estar preparadas siempre para ser penetradas, ¡ojo! si no estás lubricada, eso es que no te pongo… y ellos han de estar duros siempre, si no se te pone dura es que no te pongo… Grey ¡cuántos divorcios y relaciones no satisfactorias vas a crear!, ¡cuántos por pensarse que es así como se debe hacer seguirán tus pasos a rajatabla!

 

"En el libro la diversidad de encuentros es más variada, así podemos leer escenas donde la espera erótica es realmente excitante, donde existen cosas como la regla, la felación, el cunnilingus o el ano. Sí, porque también se habla del placer del ano"

 

Y no solo eso, si hablamos de cómo afrontan el hecho de que ella se quede embarazada…ya flipamos. Dice Anastasia literalmente, si mi memoria no falla: “Los hijos vienen cuando vienen, yo tampoco estoy preparada pero nos ha tocado ser padres ahora” ¿Hola? Anastasia, existe el aborto, no pasa nada porque abortes. No irás al infierno por hacerlo. De nada. Parece que una mujer que se quede embarazada no puede decidir si quiere ser madre ahora o no. Parece que ser madre es lo que toca después de casarse, porque ¿para qué te casas sino?

Sé que ella no nos representa a la mayoría de mujeres y sé que hay mujeres que lo verán así, y no veo mal que lo hagan. Pero me niego a que reflejen esa idea. Esa idea de que ha de venirte el instinto maternal después de casarte, de que si te quedas embarazada, te jodes y lo tienes aunque no estés preparada. Me niego a la idea de que NO PODAMOS ELEGIR. Y ya sé que es su elección, pero pensad por un momento para quién va a ser referente esta película. Pensad en todas las mujeres que idealizaran el amor romántico de Christian y Anastasia y se pensarán que es así, que han de aceptarlo, que es lo que toca. 

 

"Me niego a la idea de que NO PODAMOS ELEGIR"

 

Está claro que no todas las películas tienen que educar y que ese no es el propósito de esta película en concreto, pero lo que sí deberíamos hacer es educar mentes pensantes con suficiente criterio como para saber discernir la realidad de la ficción. Mentes que vean que esto es una película y no la realidad, que podemos decidir, que podemos ser todo lo contrario o exactamente lo mismo. En fin, todo lo que supone crear una fantasía, todo lo que supone el arte, la literatura y el cine.

No te quites el sujetador en la playa, decido yo por ti, no quedes con tus amigos si no decido yo cuándo, dime siempre dónde estás. Yo te protejo, porque eres vulnerable. Si tenemos un hijo dejaremos de follar y eso es lo que me importa de estar contigo. Estate preparada. Húmeda. Ven. Decido yo cuándo follamos, y cuando digo follamos, digo cuando te la meto en el coño. Esto es lo que me llevo de esta película. Todos y cada uno de esos mensajes subliminales y no tan subliminales. Este tipo de relación. Este tipo de estar. Y me da pena porque los libros, más allá de estereotipos y de la historia romántica, me gustaron, me aportaron, descubrí, me excité. Pero el cómo han trasladado todos los mensajes a la película ha destruido todo lo que hacía que esta historia me gustase.

Y vuelvo a decir, no es la historia de amor ni cómo lo han grabado. Son estos mensajes que me llevo. Y termino diciendo que esta es mi opinión como Melanie, no como mujer. Creo en la diversidad de pensamiento y acepto el cómo deseemos vivir cada una de nosotras en relación con otro, y no lo juzgo, simplemente creo que lo que me llevo no me suma. Que me llevo más sombras que luces.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS