¿Sabías que hay a quienes follar les da dolor de cabeza?

11 de enero de 2018

Rubén Olveira Araujo

Si tuviéramos que hablar de excusas que se ponen para no mantener un encuentro erótico en el marco de una pareja más o menos estable, la ganadora sería la mítica ahora no, me duele la cabeza. No tanto porque sea la más habitual, sino más bien porque es la más estereotípica. La industria cinematográfica, sin duda, se ha encargado de ello. Sin embargo, aunque gran parte de las veces esta justificación tiene más de evasiva que de cefalea, la verdad es que hay a quienes diferentes prácticas eróticas les producen intensos dolores de cabeza.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), alrededor 1 de cada 100 personas sufre de cefaleas desencadenadas durante prácticas eróticas penetrativas y buco-genitales y, ocasionalmente, también durante la autoestimulación –la paja o los dedos de toda la vida–. Es decir, esta molestia cuyo dolor es prácticamente equiparable a un episodio de migraña intensa– afectaría a unas 450.000 personas del Estado español, llevándose ellos además la peor parte, dado que la padecen cuatro veces más que las mujeres, sobre todo a partir de los 50 años.

Existen dos tipos de cefaleas asociadas a estas prácticas eróticas: la preorgásmica y la orgásmica. En la primera, que representa entre un 25% y 40% de las mismas,  el dolor se va incrementando de forma gradual hasta llegar a su máxima intensidad durante el orgasmo. Por el contrario, en la segunda, que alcanza entre el 60% y el 75% de las mismas, el dolor es súbito y explosivo, coincidiendo con el orgasmo o inmediatamente posterior al mismo. De una u otra manera, aunque la duración media de estas cefaleas puede variar desde solo 1 minuto hasta 3 horas, lo más habitual es que duela toda la cabeza durante 30 minutos en su fase más intensa y luego vaya atenuando durante las horas posteriores.

La mayor parte de las personas que padecen estas cefaleas –alrededor del 60%– también tienden a sufrir otro tipo de dolores de cabeza en otros momentos de su vida, desde la migraña a la cefalea por tensión o por esfuerzo. También incrementan la probabilidad y la intensidad del dolor el adoptar una actitud activa durante la práctica y la ingesta de ciertos fármacos potenciadores de la erección de tipo sildenafilo (Viagra y similares), entre otros.

En el caso de sufrir estos dolores de cabeza, lo más recomendable es ir al médico, sobre todo para descartar la posibilidad de que otras afecciones estén provocando estos dolores; pero también para combatirlos. Precisamente, los dos tratamientos más habituales –una vez confirmado que son las prácticas eróticas las causantes de la cefalea, claro está– suelen ser la prescripción de analgésicos anti-inflamatorios convencionales (ibuprofeno 400mg o naproseno 500mg, por ejemplo) una vez desencadenado el dolor o, a modo de prevención, la administración de dichos medicamentos de manera previa al encuentro erótico. Aun así, insistimos: una visita a vuestro médico de cabecera nunca está de más y a veces sí que está de menos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS