¿Sabías que el semen puede alcanzar una velocidad de 45km/h al eyacular?

¿Sabías que el semen puede alcanzar una velocidad de 45km/h al eyacular?

27 de junio de 2018

Rubén Olveira Araujo

Tan rápido como Usain Bolt. Así es como puede salir disparado el semen: a 45 kilómetros por hora. Una velocidad nada desdeñable si la bala alcanza tejido blando como pueden ser los ojos, aunque sea en modo francotirador a dos metro de distancia. ¿Pero cómo funciona el mecanismo de la eyaculación?

Desde un punto de vista puramente mecánico, la secuencia de lo que ocurre es la siguiente:

  1. Los conductos eyaculatorios se llenan de semen
  2. La presión tras la válvula cerrada del esfínter aumenta
  3. La repentina apertura de la válvula del esfínter emite un chorro de semen
  4. Los conductos eyaculatorios se llenan de sangre otra vez después del esfínter, que vuelve a estar cerrado
  5. Se repite el proceso, con lo cual se vuelve a emitir un chorro de semen. Esta secuencia se repite varias veces en una sucesión que dura apenas unos pocos segundos.

A estas recargas se las conoce popularmente como sacudidas o contracciones orgásmicas. Aunque a veces el semen no comienza a expulsarse hasta la segunda o tercera sacudida, es en estas primeras contracciones en las que el semen alcanza su velocidad punta.

Una vez en la vagina –si es que hay vagina de por medio–, el esperma baja de marcha a unos 6 kilómetros por hora; es decir, la misma velocidad a la que caminas cuando llegas tarde y te importa con quién has quedado. De esta manera, tras el sprint inicial, los espermatozoides pueden tardar entre 30 minutos y tres días en alcanzar el óvulo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS