Mi reflejo

Un juego que podéis hacer lo erótico que queráis. Ya que es posible que decidáis cumplir las reglas o acabar dándole un tono más caliente en algún momento; aunque os recomendamos hacerlo al final.

Experimentación y descubrimiento. Algo íntimo para compartir. Una nueva experiencia para la pareja. Las reglas y el material necesario para el juego lo descubriréis en la explicación completa.

*Adaptación de una propuesta de Carlos Menéndez, quien fue director de la desaparecida Escuela Sexológica Sustraia.

Melanie Quintana Molero 

Necesitas:

Velas

Buscamos una luz tenue y un ambiente íntimo.

Espacio amplio

Que permita el movimiento con facilidad.

Temperatura agradable

No paséis frío.

Play List de música ambiente

Podéis hacerla a vuestro gusto o bajaros la nuestra.

Venda para los ojos

Si son dos mejor.

 
REGLAS:
Lo más importante soy yo.

Ambos sois importantes, teneros en cuenta.

No haré nada que no quiera hacer.

No tengáis miedo de decir lo que os apetece hacer en cada momento y lo que no. 

No dejaré de hacer nada que quiera hacer.

No tengáis miedo a expresar los deseos.

 

 JUEGO PASO A PASO:

PASO 1: Intentad dejar cuanto más espacio libre y utilizable en la sala o en la habitación donde estéis. Una vez que os podáis mover con facilidad, colocad las velas de manera que queden repartidas en el espacio y que no corran peligro de volcarse. Que estén alejadas.

PASO 2: Poned la Play List en un reproductor de música, ordenador, móvil… el recurso que más a mano tengáis.

PASO 3: Apagad la luz y quitaos la ropa. Quedaos solo con la ropa interior, si os hace sentir más cómodas estar en sujetador dejáoslo puesto, pero os recomendamos que os lo quitéis para vivir más intensamente la experiencia.

PASO 4: Poneos cara a cara y elegid quién va a empezar el juego. Quien empiece tapará los ojos de su compañero con la venda y se quedará delante suyo haciéndole sentir a gusto, pero sin que note todo vuestro cuerpo. Más o menos a unos 10 centímetros. Dadle al play y que empiece a sonar la música.

PASO 5: Quien tenga los ojos tapados tiene que hacer exactamente lo que siente que le hace el otro. Si nota que le acaricia el pelo, le acariciará el pelo. Y así con todos los movimientos que haga quien puede ver. Os recomendamos acariciaros al ritmo de la música para hacer la sensación más intensa. Podéis empezar por la cabeza o por donde os apetezca. Las manos, los pies, las piernas, el ombligo, la espalda…

NOTA: Habrá zonas en las que tengáis que esperar que primero acaricie uno para poder imitarle y otras que podéis imitar el movimiento a la vez. Lo ideal es que estéis mínimo tres canciones cada uno con los ojos tapados y que luego os cambiéis la venda. Os animamos a que no os toquéis los genitales, al menos en un principio, que disfrutéis de la sensación fuera de la zona genital. Si os apetece y la situación sube de tono, podéis probar a jugar desnudos, teniendo ambos la venda o solo uno.

 


 

Este juego está pensado para realizarlo de pie, pero se puede hacer sentados o tumbados. La experiencia es la misma. Si os apetece hacerlo en la cama podéis jugar a que quien lleve la venda no se pueda mover hasta que la otra persona termine de acariciarle y que luego pase al contrario. Las caricias pueden ser roces o caricias, más suaves o más intensas. 

El juego termina cuando queráis. No lo olvidéis. Y siempre teniendo presente las tres reglas. Si en algún momento sentís incomodidad con el juego podéis acordar una palabra de seguridad que os permita saber que queréis parar. La que queráis. Incluso podéis acordar una palabra para que suba la intensidad o se baje, pero no con intención de que pare. Si lo hacéis, estas palabras se respetarán sobre todas las cosas ya que entran en juego con la primera regla.

Si os apetece contarnos vuestra experiencia podéis mandarnos un email a info@somospeculiares.com o escribirnos por cualquiera de nuestras redes sociales.

Prueba a sentir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS