Diario de una ninfómana

Diario de una ninfómana es la historia de Val, una mujer de 28 años con una concepción y entendimiento sobre su sexualidad muy alta. Una mujer que sabe lo que quiere y va a por ello. Pero vivir sin inhibiciones, como lo hace ella, tiene sus riesgos y Val, a lo largo de la película, pone en riesgo su trabajo, sus amigos y su propia vida. En el film se pueden ver las diferentes situaciones a las que se tiene que enfrentar en su vida amorosa en relación con sus apetencias eróticas. Su necesidad de mantener el contacto con otro cuerpo, de gozar, de orgasmar. Pero también sus descubrimientos para con sus apeteceres, su cuerpo y sus sensaciones.

Su reconocimiento de otras formas de sentir la erótica y la forma de amarse se reflejan en todas las personas que forman parte de su vida. Un proceso de aceptación consigo misma, con su forma de ser, y un descubrimiento sobre el sexo como parte de nosotros. Moraleja: El como lo vivamos es decisión nuestra; después de entenderlo, de entendernos, nuestra felicidad prima.

Título original: Diario de una ninfómana/ Año: 2008/ Duración: 105 min./ País: España/ Director: Christian Molina/ Guión: Cuca Canals (Novela: Valérie Tasso)/ Música: Roque Baños, Mariano Marín/ Fotografía: Javier G. Salmones/ Reparto: Belén Fabra, Leonardo Sbaraglia, Llum Barrera, Ángela Molina, Geraldine Chaplin, Antonio Garrido, Nilo Mur, Natasha Yarovenko/ Productora: Canónigo Films, Filmax/ Género: Drama | Prostitución. Erótico.
 
 "Soy una mujer promiscua, sí, porque pretendo utilizar el sexo como medio para encontrar lo que todo el mundo busca: reconocimiento, placer, autoestima y, en definitiva, amor y cariño. ¿Qué hay de patológico en eso? Si queréis ponerme un nombre, adelante no me importa, pero sabed que lo que soy en realidad es una Nereida, Una Driada, una Ninfa sencillamente"