Ellas

Sufragistas nos traslada la Inglaterra de principios del siglo XX. Una película basada en la reivindicación de las mujeres, que exigían sus derechos políticos en una época en la que no podían votar. La película se centra en los hechos ocurridos unos años antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, cuando las sufragistas estaban divididas entre las que defendían las protestas de manera pacífica y las que luchaban contra el gobierno de la manera que hiciera falta para conseguir lo que querían, lo que anhelaban, sin importar que por ello fueran encarceladas o pusieran en riesgo sus vidas.

Este film recoge la historia de varias mujeres que, por diferentes motivos, acaban siendo parte de los primeros movimientos feministas. Donde las protagonistas, con distintos rangos, gremios, pensamientos, estatus y familias, se unen para luchar por sus derechos. Estos son los comienzos de una lucha continuada que hizo posible que hoy día todas las mujeres puedan votar y decidir.

El largometraje recoge la evidente injusticia subyacente en la situación que se quiere cambiar y el compromiso de muchas personas por la causa, dispuestas a hacer lo que sea, de asumir sacrificios personales y de experimentar el sufrimiento, por conseguir la igualdad y el respeto que merecían las mujeres. La película también relata cómo ciertas circunstancias hacen que tomen una decisión u otra de actuación y cómo el ambiente va evolucionando como resultado de las acciones del movimiento. Es relevante destacar como el film refleja que es evidente y necesario que el movimiento se mueva, dejando claro que las palabras servían de poco ante una ideología, moral y patriarcado tan arraigado en la vida de aquellas mujeres.

No hace más de cien años que nacer niña te despojaba de tus propias decisiones y apeteceres (dudamos que todavía las tengamos todas con nosotras). Sin duda alguna, el camino a la equidad de género, aún incompleto, no ha sido sencillo, pero recordar el papel de Emmelie Pankhurst (1858-1928), activista política británica y líder del movimiento sufragista que luchó por el derecho de las mujeres a votar en Gran Bretaña a comienzos del siglo XX, nos hace valorar ese recorrido. En la película se ve como muchas de esas mujeres se ven obligadas a unirse a esta lucha por las circunstancias que les rodean. Cómo pasan de ser mujeres trabajadoras a convertirse en mujeres librepensantes y luchadoras, a veces llevando su lucha al extremo a causa de las injusticias que les rodean.

Sufragistas es un film que en ocasiones te estremece y en otras te empodera. Te mete en la historia y te hace vivirla como lo hicieron ellas. La historia de Carey Mulligan te envuelve y te guía a través de los hechos, de cómo estos le rodearon y le impulsaron a tomar medidas desesperadas.

No importa cómo ni cuál sea tu implicación con el movimiento feminista, de si lo entiendes, lo compartes o lo criticas, Sufragistas es una película para apuntarse. Esto es historia, historia del movimiento feminista –nuestra historia– y conocerla es necesario para conocernos.