De Peculiares

¿Se pude usar la literatura erótica en terapia?

El uso de la literatura erótica en terapia

16 de junio de 2019

María Mas Vidal, María Mas Sexología

La literatura en sí misma ya es un arte maravilloso y muy saludable para nuestra mente. Nos aporta numerosos beneficios que son innegables. En general, leer mantiene nuestro cerebro en forma, por lo que la literatura es el gimnasio de nuestra mente.

Pues bien, si entramos a hablar de los beneficios que tiene la literatura erótica más concretamente, estos parecen infinitos. Teniendo en cuenta que el cerebro es la zona erógena más importante que tenemos, es innegable el poder que las palabras de la literatura erótica ejercen sobre nuestra vida sexual. Estas son algunas de las ‘virtudes’ que este arte tiene para nosotros:

  • Erotiza nuestra mente.
  • Nos ayuda a derribar mitos y tabúes.
  • Incrementa el deseo.
  • Nos invita a descubrir y conocer nuevas prácticas.
  • Estimula la imaginación y la creatividad en el plano erótico.
  • Nos aporta nuevas fantasías.
  • Previene el deterioro cognitivo. ¡Ojo al dato con esto!

Hace algunos años, el psiquiatra Rafael Alarcón, afirmó que el uso terapéutico de la literatura erótica en pacientes de geriatría podía ser tan efectivos (o más) que los antidepresivos. En su experiencia clínica puso en marcha un taller de literatura y concluyó que existen algunas razones de gran peso para leer literatura erótica especialmente en la población adulta:

  1. Estimula los sentidos y mantiene las reacciones corporales.
  2. Estimula las funciones cognitivas.
  3. Evita el avance del deterioro cognitivo.
  4. Mantiene la motivación y las ganas de vivir, disminuyendo ansiedad y depresión.
  5. Aceptación de la muerte.

Estos efectos se deben en gran parte a que este tipo de literatura estimula de una forma potente las emociones. Ahora bien, ¿se usa la literatura erótica en otros contextos terapéuticos? Por supuesto que SÍ.

Desde la Psicosexología utilizamos este recurso a menudo. Por ejemplo, en el tratamiento de algunas disfunciones sexuales. Así es en el caso del Trastorno por Deseo Sexual Hipoactivo, en el que los pacientes padecen una falta persistente de libido y/o fantasías sexuales, así como de interés por cualquier actividad sexual. El objetivo principal de su tratamiento es el de recuperar las fantasías eróticas y aumentar la motivación para el sexo. Bien, pues para ello, una de las herramientas que empleamos los psicólogos-sexólogos es la ‘Biblioterapia’ con Literatura Erótica.

De igual modo, en algunas etapas del tratamiento de la disfunción eréctil, también se utiliza este recurso para incrementar el nivel de deseo y que el repertorio imaginario erótico del paciente sea más rico de lo que ya era.

En el tratamiento del vaginismo y de la anorgasmia, uno de los objetivos primarios del tratamiento es el de potenciar la erotofilia, es decir, la actitud positiva hacia el erotismo y las relaciones sexuales. Para ello, solemos recomendar tanto lectura de carácter educativo como lecturas eróticas que despierten los sentidos y la imaginación.

En terapia de pareja también empleamos la biblioterapia, sobre todo cuando el problema de pareja afecta al plano sexual. Cuando existe un problema de monotonía severa en el sexo, cuando no hay comunicación asertiva sexual, tras un cambio vital importante (nacimiento de un hijo/a, pérdida de un ser querido, cambio de vivienda, etc.), cuando hay una disminución del deseo, etc.

¿Hay más? Sí, por supuesto. Dados sus beneficios, utilizamos la literatura erótica en el asesoramiento sexológico o crecimiento erótico. Es un servicio en el que asesoramos a las personas que lo desean a mejorar la calidad de sus relaciones eróticas, a llevar a cabo nuevas prácticas, a descubrir(se), iniciarse en algún grupo de prácticas, etc.

En este caso, la literatura erótica es un recurso muy útil para que las personas se auto-conozcan, descubran prácticas o situaciones que les excitan y para el perfeccionamiento de las técnicas de masturbación y autoerotismo.

¿Todavía no te ha convencido? Léete un buen poema erótico, o una novela erótica y nos cuentas si no ha mejorado tu vida aunque solo fuera un poquito.

De Peculiares

Lee: 5 libros para cuando te pregunte sobre su sexualidad

Cuentos para hablarles de sexualidad

25 de diciembre de 2018

Lucia Sumillera, Ciesex

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero no creo que fuera por preguntarse para qué sirve el ombligo o de dónde venimos. Hablar de sexualidad es difícil, incluso de los conceptos más puramente biológicos que son por los que los niños y niñas suelen empezar a preguntar.

– ¿Qué es eso?

– Se llama pezón, tú también tienes. Cuando las niñas crecen también crecerán sus pechos y los pezones serán más grandes. Los pezones de los niños son más pequeños que los de las niñas y a ellos no les crecerán.

El cuerpo genera curiosidad, tanto el propio como el ajeno, y las diferencias aún más. Por ello, no está de más tener una serie de recursos a nuestro alcance que nos ayuden a salvar los muebles con honestidad.

Los cuentos son una herramienta de apoyo para poder hacerlo, aunque lo más importante son las ganas. Visualmente son útiles para lo que queremos explicar, ofrecen conocimientos desde la diversión y la fantasía, y fomentan un espacio para el vínculo.

Aunque cada vez hay más cuentos para hablar de sexualidad desde la infancia os mostraré alguno de mis favoritos.

1. Mamá puso un huevo

Mamá puso un huevoAutor: MAYLE, Peter

Editorial: Maeva Young

Edad: 3-6 años

Mamá puso un huevo es un cuento divertido donde los expertos son los niños y niñas y los padres no parecen estar muy enterados. Desde el humor y de forma muy sencilla explica de dónde vienen los bebés dejando fuera las semillitas, los dinosaurios o los mazapanes que poco tienen que ver con esta historia.

 

2. ¿De dónde venimos?

¿De dónde venimos?Autor: MAYLE, Peter

Editorial: Maeva Young

Edad: 6-9 años

¿De dónde venimos? Es el primer cuento editado en España sobre sexualidad, para los amantes de lo vintage, este es su libro. A pesar de su antigüedad (1975), sigue siendo útil y eficaz profundizando un poco más al ser para niños y niñas más mayores.

 

 

3. ¡Mi cuerpo es mío!

Mi cuerpo es míoAutor: ProFamilia

Editorial: Juventud

Edad: 6-9 años

¡Mi cuerpo es mío! Nos permite hablar de un concepto que solemos mencionar durante la masturbación o la fecundación, la INTIMIDAD. Aunque la protagonista es una niña también podemos (y debemos) hablar de los niños. Es un material útil para trabajar la conciencia corporal, los NOes y las emociones.

 

 

4. Cuentos para educar en familia

Cuentos para educar en familiaAutor: RAMÍREZ, Mª Victoria, CARMONA, Ana Belén y DE LA CRUZ, Carlos

Editorial: CEAPA

Edad: 6-12 años

Cuentos para educar en familia es una recopilación de cuatro cuentos con una pequeña guía didáctica al final de cada uno que nos orienta sobre su finalidad y qué preguntar para favorecer el diálogo y la reflexión. Aborda temas como la orientación del deseo, los roles de género, la aceptación de uno mismo/a etc.

 

5. Niñas y niños, cada una, cada uno, diferente.

Niños y niñasAutor: MAYOR, Aingeru y MONTEAGUDO, Susana.

Editorial: Litera Libros

Edad: +5 años

Niñas y niños, cada una, cada uno, diferente, nos da pie para hablar de diversidad. Más que un cuento es un álbum de fotografías donde vemos a niñas y niños reales con sus peculiaridades, diferencias y similitudes. Integra la experiencia de las infancias trans de forma conjunta con el resto de sexualidades.

 


¡A ver!

Por último os animo a buscar uno de los (que yo considero) mejores libros de educación sexual que se han escrito, se trata de ¡A ver!, del fotógrafo norteamericano Will McBride y de la doctora alemana Helgla Fleischhauer-Hardt (1979), en él podemos echar un buen vistazo al cuerpo y hacer un recorrido por la sexualidad sin reservas. ¡Una lástima que esté descatalogado!

Nuria Espert decía que “La lectura es para mí algo así como la barandilla en los balcones”, quizá estas navidades pongamos barandillas al sexo, quién sabe.

Lee