De Peculiares

¿Cómo gestionar el rechazo?

¿Cómo gestionar el rechazo?

21 de junio de 2019

Colab. Melanie Quintana y Xandra Garcia 

Muchas veces cuando nos metemos en la aventura de conocer a alguien y queremos hablar con él o ella, nos surgen miedos y dudas sobre si seremos o no aceptadxs por la otra persona. En ocasiones, la tentativa de recibir un NO nos paraliza y nos bloquea y no nos permite vivir esa experiencia. Nos olvidamos del juego y nos centramos en el resultado, olvidamos que lleve a lo que nos lleve esa iniciativa, es decir, una noche de sexo, una pareja estable, una amistad o que se quede en ese momento; conocer al otro, es divertido en sí mismo.

Sin embargo, si sabemos cómo actuar ante el rechazo podemos romper esas barreras que nos impiden vivir la experiencia de entrarle a alguien o ligar. Hay que tener en cuenta que cuando nos dicen NO, ese NO, puede tener muchos matices. Con la campaña NO es NO, se está consiguiendo que se respete a las mujeres cuando su decisión ante alguna situación es una negativa a la proposición recibida (sobre todo a nivel erótico). Pero un NO también nos los puede dar un hombre, ellos también tienen derecho a decidir si les apetece hacer algo o dejar de hacerlo, y a veces se nos olvidan que ellos también deciden.

Este mensaje, también les ha robado la posibilidad a las mujeres de decidir decir SÍ a alguna proposición, porque ¿cómo van a decir SÍ a algo y que no se les tache de guarras o de promiscuas? O la posibilidad de decir un SÍ a algo y un NO a otra cosa. No tiene que porque ser un NO a todo. Igual les apetece hablar contigo y ya está, o besarse y que no les metas mano, o bailar contigo y sentir tu cuerpo, pero no apetecerles llegar a más…

De hecho, muchas veces un NO, puede significar un NO AQUÍ, porque no le parece el lugar apropiado, porque están sus amigxs y no quiere que le vean…; un NO ASÍ, porque la forma en la que le estás entrando no le gusta, o la forma en la que le estás tocando, o dando por hecho que quiere algo…; un NO AHORA, porque no es el momento, o, simplemente, un NO A TI, porque tú no le gustas, porque se había fijado en otrx, porque no eres su estilo...

Puede ser muchas cosas, y tener implícitos muchos matices, lo importante sería aprender a ligar y no quedarnos solo con esa idea de victimismo que hemos adoptado las mujeres con la campaña NO es NO. Aprender que a veces podemos decir SÍ. Y sobre todo respetar. RESPETARNOS. Respetar que puedo cambiar de padecer, de apetecer o de opinión durante el propio juego por muchos motivos. Que el juego siempre es de dos y que nadie debe llevar la batuta o el control sobre el otro, a menos que estéis jugando a BDSM, en tal caso, el juego de roles estaría pactado y estaríamos hablando de ceder el control.

Pero volviendo al tema, si decides aventurarte a romper esas barreras del miedo, y te animas a conocer a otra persona, desde el respeto, estas son algunas claves que puedes utilizar para gestionar el rechazo o la negativa por su parte.

1.Échale humor al asunto: No te dejes llevar por un comentario negativo. En un primer momento puede ser que te respondan con un NO, porque no es el sitio, no es lugar o no eres la persona que esperaba, como hemos comentado antes. Ten en cuenta que esa persona no te esperaba a ti. Un comentario gracioso y no ofensivo o borde ante su respuesta puede darte más tiempo o una segunda oportunidad de conseguir una nueva impresión.

2. Pregúntate si el rechazo es hacia ti: Hay que tener en cuenta que es un primer contacto con esa persona, no te conoce y solo te está juzgando por tu imagen, por tu forma de entrar o por tu forma de hablar. No te preocupes si te suelta un NO sin ni siquiera abrir la boca. Puede que esa no sea la persona que tengas que conocer esa noche o puedes utilizarlo como una oportunidad para demostrar tus encantos. Por ejemplo: puedes demostrar que eres una persona con humor y empezar con alguna frase que le desmonte su rechazo y dejarle ver esas facetas que no se ven a primera vista.

3. No pierdas de vista el objetivo: No te dejes llevar por una mala respuesta, que no te arrastre la mala energía, recuerda que fuiste a ligar, a conocer a otra persona y a pasar un buen rato. Una mala contestación solo puede hacer que os distanciéis o entréis en una dinámica de mal rollo. Por el contrario, una respuesta ingeniosa reducirá el nivel de tensión que se puede generar entre los dos, y si no genera una segunda oportunidad, siempre podrás quedar bien y demostrar que se puede ligar con educación.

4. No olvides que ligar es un juego de dos: No solamente el que entra puede ser rechazado, la responsabilidad de que eso funcione o no es de los dos. Una vez que uno ha roto el hielo a los dos les incumbe llevar a hacia un lado o hacia otro la situación. No solamente es responsabilidad de la persona que entra, la otra persona también tiene que hacer algo para mantener el juego y los roles se pueden intercambiar. Ten en cuenta que si inicias un acercamiento también puedes acabarlo en el momento que quieras. Pero recuerda hacerlo siempre con educación y empatía hacia el otro. Por ejemplo: Si ves que en algún momento la cosa está atascada, deja de resultarte divertido, interesante o estimulante, siempre puedes decir aquello de:

  • Ha sido un placer conocerte, me voy que me esperan mis amigxs.

5. Si la cosa no cuaja, retírate con elegancia: No te dejes llevar por el orgullo ni por el ego, al fin y al cabo, solo va a hacer que te sientas peor. Evita entrar en una espiral de insultos o reproches, siempre puede ser un buen momento para disculparse y pedir un Gin Tonic. O soltar alguna frase como:

  • Disculpa no quería molestarte, solo quería conocerte.
De Peculiares

A ciegas

 

 

 "No dejaba de rozarme sobre su pantalón. Cada vez más rápido, cada vez con más intensidad. Los besos nos fundían y nos calentaban más."

COLAB. MELANIE QUINTANA Y IRIA FERRARI

Lo conocí en la biblioteca de la universidad donde ambos estudiábamos Veterinaria. Los dos escogimos la misma carrera, aunque con diferentes perspectivas y no con las mismas facilidades para ello. Le observaba anonadada desde mi mesa, escondida tras los libros. Me encantaba verle pasar los dedos sobre las páginas, esa sensibilidad que le hacía ver de algún modo y mi cabeza fantaseaba con que hiciera lo mismo sobre mi piel.

Las semanas pasaban, no recuerdo cuánto tiempo invertí mirándole. Sus manos fornidas recorrían aquellos textos de una manera en la que no podía dejar de imaginar cómo sería estar con alguien que no pudiera verme.

Semanas más tarde reuní el suficiente valor como para acercarme y hablarle. Me senté a su lado y desplegué sobre la mesa todos mis apuntes, respiré profundamente, esperando coger las fuerzas que me faltaban y dije:

– Hola.

– ¡Ah! Hola, eres tú. Pensé que nunca te acercarías a saludarme. – Su respuesta me dejo del todo perpleja. Me lo dijo con una seguridad inusitada mientras sonreía de medio lado. ¿Acaso sabe quién soy? Si nunca me ha visto, no ha podido ser capaz de ver como le miraba siempre desde el otro lado de la biblioteca… ¿no?

– Tu perfume… es el que te ha delatado. – Vaya, pensé, y no pude evitar olerme a mi misma.

Una mueca imperceptible para él se dibujaba en la comisura de mis labios. Nos presentamos con un apretón de manos, seguido de un beso robado en la mejilla por su parte. Me parecía un tío de lo más interesante y atrevido. Era guapo y definitivamente estaba fuerte, de lejos parecía un chico malote con gafas de sol de esos que tanto nos pone a las chicas.

Mientras hablábamos de temas relacionados con las clases y materias que nos tocaban estudiar ese semestre, no podía dejar de estudiar su físico descaradamente. Tenía unas manos firmes, robustas y muy varoniles. No pude evitar pensar en cómo tocarían mi cuerpo esas manos.

Sonó el timbre y el ruido me sacó de la burbuja que me había creado. Al hacer amago de retirar la silla y ante una inevitable despedida, me agarró de la mano y se me puso la piel de gallina.

– Me gustaría mucho invitarte a cenar mañana. Podríamos estudiar juntos. A mi compañero de habitación no creo que le moleste. – Me dijo mientras abría su bastón y acariciaba mi brazo a modo de despedida. – Tragué saliva, mi corazón se volvió loco ante su caricia.

– Claro. – No pude decir nada más. La piel de la espalda se me estaba erizando. – Mañana al acabar las clases nos vemos aquí mismo. – Mierdaaa… soy retrasada, pensé al instante. –Disculpa no quería ser grosera. A veces se me olvida que…

– ¡Tranquila! – Me dijo con voz calmada. – Lo cierto es que me encantaría verte aquí. – Obviamente iba con segundas. Me quedé petrificada observando su amplia sonrisa, hasta que vi que se inclinaba hacía mi. – Ha sido un placer Elena… – Me susurró al oído y se despidió con un beso en la mejilla. Pude percibir como sus fosas nasales se abrían para exhalar todo mi perfume al acercarse y se me volvió a erizar la piel.

Pasé la noche en vela pensando en lo que había ocurrido. No sabía nada de él, sólo que era un chico mono con una voz melodiosamente sensual que estudiaba en la misma facultad que yo. Tenía la sensación de que jugaba con ventaja sobre mí, como si pudiera ver más que yo. Todo él tenía un aire misterioso muy embriagador.

Recordé sus fuertes manos mientras me acariciaba el brazo antes de despedirse y cómo me hicieron estremecer. Un calor súbito comenzó a quemarme los muslos y no pude evitar masturbarme. Una y otra vez.

A eso de las 20:00 el timbre volvió a sonar, recogí mis apuntes y me dirigí con paso acelerado a la biblioteca. Caminaba por el pasillo nerviosa cuando lo vi a lo lejos acompañado de su perro lazarillo. Me puse frente a él sonriendo como una boba al perro, me encantan los perros. No me dio tiempo a decir nada.

– Buenas noches señorita Chanell nº 5. ¿Lista para cenar? He pedido comida japonesa en el restaurante del campus. Nos la subirán dentro de un rato. Espero que te gusté. – Había acertado con la cena. Este chico prometía…

– Buenas noches Adrián. Parece que vamos a ser tres. – Le dije mientras acariciaba al perro.

– Se llama Kira. Es mi compañera de habitación. – Así que no le iba a molestar que fuéramos…ya.

Durante el trayecto, mientras conversábamos de todo y de nada, pude apreciar cómo la gente nos miraba. Pero no sabía si a mí, a él o a la perra. No sé, yo solo tenía ojos para su boca. Intenté imaginar cómo sería mi vida sin la vista y agudicé todo lo que pude mis otros sentidos. Acaricié la barra de las escaleras apreciando el frío metal, puse mi atención en el viento y en las conversaciones de mi alrededor.

Adrián tenía una habitación muy sencilla y diáfana, sin muchos muebles. Kira abrió la puerta con su hocico y encendió las luces con su pata. Sin duda era más lista que mi compañera de habitación, Marta.

Me ofreció sentarme y poco después nos pusimos a estudiar. Al poco rato llegó la cena. Me gustó mucho el sushi pero lo que más me gustó fue la forma en la que él me enseño a apreciar más los sabores: comiendo con las manos.

– Si no te importa me gustaría que estemos en igualdad de condiciones. – No entendía nada… y él se dio cuenta. – Me gustaría vendarte los ojos para que aprecies la cena como yo lo hago.

Me pareció una idea fantástica. Cada bocado inundaba mi paladar de sabor mientras Adrián con su voz sensual me deleitaba explicando los secretos de la cocina japonesa. Era culto, inteligente y tenía ese punto de misterio que me encantaba.

La cena fue todo un festín de sabores para mis sentidos. Me sentía enormemente excitada con la venda puesta. Pero no quería parecer demasiado lanzada.

– Tu respiración te delata. – Soltó de repente y me acarició el muslo con sumo cuidado, deslizando todos sus dedos sobre mi piel. Ahora sí que estaba tremendamente excitada… así que no me lo pensé. Me lancé a por su boca como una loba hacía su presa.

Me sentía borracha de vino, de sabores, de sentidos y de él, de su sabor. Me devolvió el beso de manera arrolladora agarrando mi cabeza por la nuca y acercándome más hacia él, como si nos quisiéramos devorar el uno al otro. Le deseaba más que a nadie en el mundo. Le deseaba con todos mis sentidos, literalmente, y más en aquel instante en el que no podía ver.

Nos besamos un buen rato. Nuestras lenguas se entrelazaban. Sus manos dejaron de prestar atención a mi pelo y de deslizaron por mi espalda, invitándome a más.

– Tienes una piel especialmente delicada, fina y preciosa. Me encanta el olor de tu cabello y como se te erizan los pezones solo con oír mi voz. – Me dijo en un momento en el que paramos para tomar aire. No pude evitar soltar un gemido ahogado y le empujé sobre el respaldo del sofá, para colocarme a horcajadas sobre él.

Mi vulva se expuso completamente a él arcaizando su erección sobre la ropa. Su boca entreabierta sobre la mía anunciaba el desenlace. Note que le gustaba deleitarse escuchando el compás de mi respiración y dejándome mover libremente sobre él.

No dejaba de rozarme sobre su pantalón. Cada vez más rápido, cada vez con más intensidad. Los besos nos fundían y nos calentaban más. Le agarraba del pelo, de los hombros, de los brazos, quería hacerlo mío, liberarme sobre él. Estaba tan excitado como yo, notaba su pene duro como una piedra, apunto de explotar. Y eso fue lo que sucedió, nos corrimos los dos a la vez, sincronizados con los movimientos de mi pelvis.

Cogimos aire para respirar, no era habitual que me corriera en un encuentro al mismo tiempo que mi amante. Aquello fue una explosión de sensaciones. No quería alejarme de su boca, así que le volví a besar, esta vez, fue un beso cariñoso.

– Es mi primera vez a ciegas. – Le dije, y ambos empezamos a reír. Aquello sin duda alguna era el principio de algo.

De Peculiares

Operación Cuerpo

Ya que te vas a poner a trabajar el cuerpo para el verano, ¿qué tal si empiezas por entenderlo? ¡Hola! Nos llamamos Melanie y María, somos las que van a impartir este taller en el que vamos a intentar que tomes conciencia de lo que te puede aportar tu cuerpo y lo importante que es cuidarlo. Descubre cosas que no sabías sobre él y tómate un ratito para sentirte.

¿CUÁNDO?

19 DE JUNIO 2019

¿DÓNDE?

INÉDITO BILBAO

CONTACTO

somospeculiares@gmail.com

HORA

18:00 - 20:00

PRECIO

25€

TIEMPO

Tienes hasta el 18 de junio

FORMA DE PAGO E INSCRIPCIÓN:

► 1. Pago único mediante transferencia bancaria en el siguiente número de cuenta:

ES76 2095 0141 4091 0164 8046 (Kutxabank)

Indicando en el concepto: OPERACIÓN CUERPO + Nombre y Apellido

► 2. Envío de justificante de pago y datos de inscripción: Completa el siguiente formulario de inscripción, no te olvides de adjuntar el justificante de pago. ¡Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte la reserva de tu plaza!

 





MujerHombreOtro


Adjuntar justificante de pago


De Peculiares

¿Sabías que hay porno en realidad virtual VR?

¿Sabías que hay porno en realidad virtual VR?

2 de junio de 2019

Melanie Quintana Molero

Para más de unx esto no es una novedad, pero seguro que todavía a algunx le sorprende. El sector no hace más que innovarse incorporando nuevas ideas de guión (aunque no tantas…), nuevas ideas de dirección y nuevas tecnologías, entre ellas la realidad virtual VR, que en otras palabras es que tú puedes ser el protagonista de la escena que estás viendo, con intención de que tengas una experiencia más inmersiva. Los vídeos en 360º y en 3D.

Con este formato puedes interactuar con las personas al otro lado de la pantalla y ver la sala en función a donde apuntes la pantalla del móvil. Obviamente con un visor VR puedes verlo mejor, pero puede resultar bastante incómodo para la interacción contigo mismo, ya que puede confundir al cerebro al tener que tener los ojos puestos en la pantalla, acostumbrarte a las escenas que están viendo por ella y con las manos tocarte, en caso de que lo uses para la masturbación y no solo por ver porno en realidad virtual.

Lo que los llevó a crear este tipo de porno fue contestar a la pregunta: ¿cómo consumirán lxs usuarixs porno en el futuro? Eso sí, la realidad virtual significa mucho dinero para la industria, peroes un flujo de ingresos significativo y creciente”, palabras del CEO de una de las mayores productoras de este mundo, Naughty America, para Forbes. Los usuarios de esta productora descargaron más de 235.000 vídeos para visores de realidad virtual solo en enero de 2017, una cantidad bastante importante teniendo en cuenta la novedad de esta tecnología.

Pero la pregunta que muchxs se harán ahora es: ¿Dónde puedo ver porno en realidad virtual VR en español? Aquí os dejamos una lista de páginas donde podéis vivir la experiencia:

  1. VRBangers
  2. BadoinkVR
  3. SexLikeReal
  4. VirtualRealporn
  5. WankzVR
  6. VirtualTaboo
  7. NaughtyAmericaVR
  8. CzechVR
  9. VRCosplayX
  10. Brus
  11. KinkVR
  12. XVirtual
De Peculiares

Todas las maneras de utilizar el vibrador ‘Soraya’, el conejito rampante de lujo de LeLo

"Dos discretos y potentes motores, que garantizan los orgasmos más estremecedores"
-18%  DE DESCUENTO por ser #familiapeculiar
con el código: PECULIARES

 

23 de mayo de 2019

Melanie Quintana Molero

¡Cómo no íbamos a hablar en el mes de la masturbación de la estimulación de nuestros genitales a través de algún juguete erótico! Y ojo…. que no es cualquier juguete. Es ‘Soraya’, el conejito rampante con el mejor diseño del mercado, elegante, sofisticado y ¡está de rebajas!

Son muchas las personas que se aventuran a entrar en una tienda erótica con intención de avivar la chispa de sus encuentros, ya sean solxs o en compañía. El problema está cuando la oferta es tan grande y acabas con mil preguntas: ¿Qué vibrador elijo? ¿De qué material está hecho? ¿Lo puedo utilizar en diferentes escenarios? ¿Cómo se utiliza? En definitiva… ¿cuál me compro?

Sí, es normal que dudes, hay un montón de productos y es difícil elegir, obviamente no hay ninguno que sea mejor o peor, ya que el mejor vibrador es aquel que se ajuste a tus necesidades. Pero sí que es cierto que cuando conoces los juguetes, vas buscando una forma o una función concreta. Y si lo que necesitas es uno que cubra muchas de tus necesidades, te presento a ‘Soraya’.

 

"Alto rendimiento con 8 módulos de estimulación"

 

‘Soraya’ es un vibrador de tipo conejito rampante, esto que quiere decir, que tiene dos extremidades, una más grande que la otra, y que está pensado para estimular la parte interna de la vagina y la parte interna y externa del clítoris. Pero como ya sabéis, el uso que le deis es infinito, acaba allí donde termina vuestra imaginación.

Aún así, aquí van algunas maneras de utilizarlo (como ayudita para vuestras fantasías):

Si lo utilizas en la vagina: Puede estimular el Punto G, el clítoris y además puedes disfrutar de la penetración, en el caso de que dejes el conejito (la parte más pequeña del vibrador) hacía delante. En caso de que decidas jugar con él dándole la vuelta y dirigiendo la parte pequeña hacia atrás podrás estimular otras partes internas de tu vagina y con el conejito la entrada del ano.

Si lo utilizas en el ano: Puedes estimular la próstata en los hombres en caso de que sea la parte más gruesa la que se introduzca, o el ano en general en caso de que decidas introducirlo de una manera o de otra. Para aquellxs que no tienen mucha experiencia con el goce de su ano y tiene ese miedo que les hace que involuntariamente se cierren los músculos y no entre ni un alfiler, también podéis probar a introducir la parte del vibrador más pequeña y dejar que sea esta quien os dé placer.

Si lo utilizas para estimular los pechos: pezones o otras zonas del cuerpo es perfecto por la forma del agarre, el cuál te permite una gran movilidad. Incluso para personas con una movilidad reducida.

Si lo utilizas en pareja: El juego está asegurado. ¡Rompamos esa idea de que los juguetes son solo para utilizarlos en solitario! El placer al utilizarlo en pareja es siempre doble. Darle el poder de tu goce a otra persona es uno de los juegos más excitantes que te puede proporcionar ‘Soraya’.

 

"Discreción, pues parece más bien una obra de arte y es uno de los vibradores más silenciosos"

 

Si lo utilizas con un buen libro: Hay algunos vibradores que no te permiten dejar libre una de las manos para sujetar una buena novela erótica que acompañe tu fantasía, pero ‘Soraya’ sí que te da esa posibilidad gracias a su elegante agarre.

Si lo utilizas en la ducha o en la bañera: ¡Es sumergible! Sí, sí, si es que lo tiene todo. Poder crear espacios de intimidad y de goce en el baño es ahora una realidad.

Si lo utilizas en casa y no estás sola: Al ser uno de los vibradores más silenciosos te permite jugar casi en silencio… bueno eso si no se escuchan tus gemidos de placer… Si tienes hijos, amigos con los que compartas piso, familia o no quieres que tu pareja se entere de que estás jugando, este es tu juguete.

Si te lo quieres llevar de escapada romántica: Si eres de lxs que se llevan juguetes eróticos de fin de semana con ‘Soraya’ lo tienes fácil ya que se recarga rápidamente y la diversión puede durar hasta 4 horas.

Otras dudas que queremos resolver para lxs que se animen a tener a ‘Soraya’ en casa.

¿De qué material está hecho?

Está fabricado a partir de un plástico especial ABS de silicona que es muy limpio y totalmente seguro para nuestros cuerpos.

¿Cuánto mide?

Dimensiones: 22cm x 7cm x 4,5cm.

¿Cuánto me cuesta el pedido?

¡Gratis! Ya que Lelo tiene el envío gratuito y discreto a cualquier parte del mundo para pedidos superiores a 50€.

¿Cuánto tarda en llegar?

Entrega exprés en 3-5 días.

¿Tiene garantía?

Sí, de hecho, tiene 1 año de garantía y 10 años de garantía de calidad.

¿Cuánto dura el descuento de SP?

Fecha inicio: 5/23/2019
Fecha fin: 8/23/2019

De Peculiares

“La sociedad cree que lxs sexólogxs somos expertxs en cómo follar”

Aritz Resines Ruiz

Aritz Resines Ruiz

Al talento hay que darle importancia, presencia y altavoz, es por ello que Aritz se ha puesto manos a la obra y ha organizado este año las primeras Jornadas de Jóvenes Talentos Sexológicos.

6 de mayo de 2019

Entrevista de Melanie Quintana Molero

La Sexología es una de las Ciencias menos conocidas y reconocidas, es por ello que hemos querido hablar con Aritz sobre los mitos y creencias que hay en relación a ella. Un sexólogo entusiasta y emprendedor dentro de este campo.

Voy a empezar afirmando que actualmente hay muchas creencias sobre lxs profesionales de la Sexología. ¿Qué opinas sobre esto?

Que es verdad (sonríe). De hecho la creencia principal es la basada en el paradigma erótico, que no sexual, que impera en nuestra sociedad, la mirada reproductora, es decir: el coito. Si bien en Sexología somos conscientes de que hay mucho más que eso, la sociedad centra todo lo sexual en esa práctica erótica. Si tuviera que explicarlo más coloquialmente diría que la sociedad cree que lxs sexólogxs somos expertxs en cómo follar.

De hecho también hay muchos mitos sobre qué estudiamos.

¡Exacto! Parece que nuestro manual científico es el Kamasutra y que sólo nos dedicamos a lo relacionado con los encuentros coitales. En esencia, lo que Joserra Landarroitajauregi denomina “expertos de la jodienda”.

Lo gracioso es que también atendemos casos en relación a los encuentros coitales.

(Reímos) Aquí está el quid de la cuestión, por supuesto que atendemos ese tipo de circunstancias, pero la realidad es que el sexo es mucho más. Para empezar, es más adecuado decir los sexos, ya que cada persona tiene una realidad diferente y la desarrolla de una manera particular y peculiar, eso son las sexualidades, como muy bien nos recuerda siempre Carlos de la Cruz.

Prodrías explicar entonces, ¿a qué se puede dedicar un profesional de la Sexología?Aritz Resines entrevista Somos Peculiares

Tradicionalmente, desde nuestra propia Ciencia nos hemos metido en tres compartimentos: educación, asesoramiento y terapia. Sin embargo, existen otras vías muy interesantes como son la investigación, la divulgación o la asistencia.

¿Crees que algunos de los mitos en relación a nuestra profesión están desapareciendo?

Yo creo que sí. Muy enlazado con lo mencionado en la primera pregunta que me has hecho, en el imaginario de mucha gente aun se piensa que lxs sexólogxs somos, en esencia, psicólogxs que hacemos terapia encerradxs en nuestra consulta o educadores no muy serios que enseñan a los adolescentes a prevenir embarazos no planificados o infecciones de transmisión sexual. Pero creo que con el trabajo de todos y todas las profesionales que actualmente estamos presentes en las redes, por ejemplo, estamos cambiando la imagen que se tenía de nosotros.

¿Podrías citar algún ejemplo que pueden llegar a tener la sociedad de lxs profesionales de la Sexología y que nos hace más mal que bien?

Un buen ejemplo es cómo aparece la madre sexóloga de la serie de Netflix “Sex education” o la correspondiente de la película “Los padres de él”. Se ve recurrentemente como en la esfera mediática se nos pinta como personas que animan a mantener cuantas más relaciones sexuales mejor. Es más, se nos pinta como personas frívolas y poco serias, en definitiva, hippies. Además, todo ello está atravesado por las normas del sistema sexo-género, ya descritas por Gayle Rubin, asumiendo que lo que hace una sexóloga con a, de lo que hace un sexólogo, con o, es diferente. De hecho, cada vez hay más voces desde lo político que nos acusan de hacer ideología de género, acusándonos de pretender cambiar los pensamientos de las personas jóvenes en función de un supuesto interés nuestro hacia la marginación del hombre blanco heterosexual. Es por ello que nos enmarcan dentro de un supuesto feminismo radical o, directamente, se nos llama feminazis, sobre todo sin son ellas las que ejercen la profesión.

Sería más sencillo de entender a qué nos dedicamos si el reflejo de nuestro trabajo fuera más cercano a la realidad y menos a lo que se cree que hacemos.

Eso es. Nosotrxs, fundamentalmente, contamos la verdad, porque precisamente la realidad es que las sexualidades son diversas y no entienden de normas. El ser humano, en un ejercicio de simplificación, trata de acotar o simplificar las identidades, orientaciones y prácticas sexuales, pero ello es tarea imposible. La sexualidad de cada persona actuará en base a diversos estímulos y es precisamente por eso por lo que no le decimos a nadie lo que debe hacer. Nuestro modelo es el desarrollado en su día por Félix López, bautizado como biográfico-profesional y, con el cual, transmitimos la realidad de la diversidad y contribuimos a que las personas vivan su sexualidad en libertad sin dañar conscientemente a otros, sean como sean.

Doy por hecho que recomiendas estudiar sexología, ¿por qué?

En realidad, no se lo recomiendo a todo el mundo. Estudiar Sexología implica pasar a preguntarse muchas cosas, a revisarse e incluso a tener crisis existenciales. Implica entrar a conocer y pasar a entender el porqué de muchas cosas que tenemos naturalizadas y vistas como normales. Para empezar, tal y como dice Lola Martín, normal es simplemente un programa de lavadora, por lo que al de poco de empezar en la Sexología se viene abajo. No es casualidad que las personas interesadas en nuestra Ciencia sean, muy mayoritariamente, personas que les ha tocado vivir fuera de esa categoría. Es decir, acuden más las personas que han tenido que pensarse a sí mismas, como mujeres, gays, trans o con prácticas eróticas no normativas. Personas que han tenido que trabajar sus tripas, como siempre promueve Rosa Montaña.

¿Crees que alguien se ha arrepentido de estudiar Sexología?

Puedo afirmar que la inmensa mayoría de lxs que nos hemos metido en este mundo lo hemos considerado una decisión muy acertada. Para estudiar Sexología sólo hace falta curiosidad e ilusión, de esto habrá mucho en las Jornadas de Jóvenes Talentos Sexólogicos que organizamos este mes.

Jóvenes talentos sexológicosDescribís a estas Jornadas como unas Jornadas de carácter joven, innovador y emprendedor. ¿Qué entiendes por estos términos?

La intención es hacer algo diferente. Estamos muy acostumbradxs a Congresos y Jornadas donde la gente joven siempre tiene poco espacio. Joven en cuanto a trayectoria sexológica. Los tiempos y lugares prominentes son ocupados por personas con dilatadas trayectorias a las que escuchar siempre, pero escasamente dan oportunidades a otras personas. De hecho, se dan diferencias muy grandes en los tiempos de ponencia, los tamaños de las salas, las asistencias, etc. Por eso en nuestras Jornadas nos gustaría darle un poco la vuelta y que nuestrxs maestrxs vengan a escucharnos. Van a girar en torno a proyectos con un recorrido iniciado desde el emprendizaje. Por innovadores nos referimos precisamente a esas nuevas formas de hacer Sexología que existen y que queremos dar paso. Asimismo, realizaremos dinámicas donde todo el mundo hablará con todo el mundo, intercambiará impresiones y harán networking. Siempre juntxs, revueltxs e igualitarixs, tanto en tiempos de ponencias como en cenas de las Jornadas o en los descansos.

También recalcáis la cooperación. ¿Crees que estamos rompiendo barreras en la forma de establecer relaciones entre nosotrxs y crecer?

Es precisamente algo que creemos que ocurre poco, por lo que en nuestras Jornadas pretendemos hacer todo lo contrario. La cooperación no debe entender de las diferencias en los puntos de partida y todxs debemos ayudarnos para que la propia Sexología sea más fuerte. Esto puede ser un muy buen punto de partida para consolidar esa cooperación de la que hablas, con la que empecemos a tejer redes entre iguales que, a medio plazo, contribuyan a hacer crecer la Sexología como Ciencia.

¿Por qué crees que es necesario potenciar y mostrar el trabajo de las nuevas generaciones de Sexólogxs?

Precisamente porque el trabajo que se está haciendo es muy innovador. Propios de una generación diferente, las reflexiones, las formas de trabajar, las conexiones y las perspectivas son muy diferentes. Sin embargo, nos encontramos en una situación de somnolencia colectiva. Año a año, se titulan en España multitud de Sexólogxs. Sin embargo, la gran mayoría de ellxs no acaba ejerciendo de forma estable y comprobamos como, al mismo tiempo, hay movimientos de diversa índole ajenos a nosotrxs que están destrozando las Sexualidades.

¿Por qué crees que esto ocurre?

Es la mezcla de diversos factores como la propia situación de precariedad vital de nuestro tiempo, la fantasía del empleo bajo una titulación, la falta de cultura emprendedora y las tendencias propias de la Sexología, muchas veces poco dinámicas. Lxs jóvenes sexólogxs se encuentran con que una vez acabado el subidón mientras estudian y experimentan ese crecimiento del que hemos hablado, no queda mucho más que de nuevo ese mercado laboral que no premia a los que esperan.

¿Qué diferencias crees que hay entre las nuevas y las antiguas generaciones de profesionales?

No es tanto que haya diferencias, sino que no hay grandes conexiones. La imagen de alguno de nuestros maestros, como pueda ser el propio Amezua, en su torre de marfil, comparado o conectado con lxs jóvenes sexólogxs son polos opuestos. Nosotrxs, con estas Jornadas, queremos que los diálogos y el trabajo en equipo se acrecienten y se desarrollen para mejorar la situación de la Sexología. Tras los intentos de hace ya bastantes años, llevamos un tiempo desunidos, peleando cada unx por su cuenta y, muchas veces, incluso ignorando la existencia de mucha Sexología que se hace en España. Es por ello que en estas Jornadas hablarán lxs jóvenes, pero también queremos que estén nuestrxs maestrxs para emprender con fuerza un nuevo camino donde tengamos algo que decir. Dice a veces Silberio Sáez, con el ejemplo del deseo, que diez, quince o veinte años después lxs futurxs sexólogxs se reirán de nuestra ignorancia científica, empecemos a construir Ciencia de forma coordinada para contribuir a una mejor vivencia de las sexualidades a nivel social.

De Peculiares

Bonding: la nueva serie de Netflix sobre dominación y BDSM

Zoe-Levin-in-Bonding @somospeculiares

26 de abril de 2019

Melanie Quintana Molero

Netflix ha estrenado hace dos día (24 de abril) Bonding, una comedia sobre una dominatrix y su asistente, Tiff y Pete (Zoe Levin y Brendan Scannell). Ambos protagonistas ejercen su trabajo en Nueva York, son amigos de toda la vida y eso se nota en la relación que tienen; lo que hace que la serie tenga toques de drama y comedia muy interesantes en relación a esta peculiaridad erótica. Siete capítulos de aproximadamente 16 minutos de duración, lo que hace que la serie la puedas ver en tan solo una tarde.

Su creador, Rightor Doyle, ha revelado que la serie se basa en experiencias reales que tuvo cuando se mudó a Nueva York. Dice estar interesado en crear historias queer, historias de mujeres, en encontrar la belleza en lo que se considera feo, en la amistad, en el amor y en la fina línea que divide estas dos.

En esta serie, de la que esperamos haya una segunda temporada, se tratan temas como:

1. Qué es el BDSM y cómo trabaja una dominatrix: Un ejemplo entre otros claro, tened en cuenta que es una serie y que se trata de entretener, no le busquéis cinco patas al gato. Obviamente no es una definición exacta y mucho menos que englobe la totalidad del concepto, pero verlo como una oportunidad interesante de mostrar esta peculiaridad es de por sí una suma.

2. Hablar a la gente de que practicas BDSM: Hay un dialogo muy interesante entre el amo y el sumiso en uno de los capítulos sobre la vergüenza que sienten muchxs a la hora de contar a los demás que practican esta peculiaridad erótica.

3. Practicarlo en parejas: Recoger también el hecho de que es un juego al que se puede jugar en pareja me parece muy interesante y es otro de los puntos que se tocan en la serie.

4. Fetiches, roles, palabra de seguridad y límites: Cuatro de las palabras más reconocidas dentro de este mundo y que conceptualmente son más fáciles de entender una vez vista la serie.

5. ¿Es un juego psicológico?: La protagonista está estudiando psicología y eso hace que su papel sea más interesante y que se aborden temas como la necesidad de practicar BDSM, los deseos, si es mental o algo más físico…

6. El papel de los gays y las mujeres en el amor: La manera de amar de cada uno, las necesidades, los estereotipos… son otros de los temas que con humor se tratan en Bonding. Conversaciones entre los dos protagonistas que seguro os harán reflexionar sobre la vulnerabilidad, los anhelos…

7. Amor y amistad: El creador ha tratado este tema de una forma muy interesante, pudiendo llegar a ver y sentir esa fina línea que divide lo que entendemos por amor y amistad.

8. Las mujeres también se masturban viendo porno: Chapó por lanzar positivamente esta idea también.

9. Peculiaridades como: la necesidad de ridiculización, el gusto por los disfraces, los animales, el cuero, los pies o el disfrute por que te meen encima son las peculiaridades que vais a ver a lo largo de los siete capítulos de Bonding.

De Peculiares

“La gestación subrogada en España ha dejado de ser un debate teórico para ser un debate político”

Santiago Agustín Ruíz

Santiago Agustín Ruíz

Santiago es parte del equipo de Interfertility, la empresa española líder en gestación subrogada internacional, y uno de los pocos sexólogos que habla de este tema en los medios de comunicación.

26 de marzo de 2019

Entrevista de Melanie Quintana Molero

Se ha comentado y opinado mucho sobre la gestación subrogada tras la situación vivida por las familias que han decidido acudir a esta práctica en Ucrania, y tras la propuesta política que ha lanzado Ciudadanos. Este tema está removiendo muchas sensaciones e ideas y este es precisamente un espacio donde aclarar algunas.

Voy a empezar reventando la manía de llamarles vientres de alquiler.

¡Me parece genial! El cuerpo de las personas no se alquila y es una expresión que deberíamos de evitar.

¿Qué te parece que los medios de comunicación, en su mayoría, solo hablen de vientres de alquiler?

Bueno… pues me parece que es ofensivo, sobre todo para las mujeres que participan en estos procesos ya que no alquilan una parte de su cuerpo. Es para ellas para quién es más ofensivo, y para los bebés que nacen de esta forma. Yo creo que se utiliza este término con idea de insultar a los padres, pero al final a quien se está insultando es a las mujeres que realizan estos procesos.

Se llama gestación subrogada.

Eso es, o gestación por sustitución.

Seguro que más de unx aún no tiene claro qué significa esto, ¿qué es la gestación subrogada?

Es cuando una mujer se encarga de gestar en su vientre el hijo de otros, es decir, cuando alguien no puede gestar a sus propios hijos recibe la ayuda de una persona que sí que puede gestar a un bebé. Esto se puede hacer con material genético de donantes o bien con el semen y los óvulos de la pareja.

¿Por qué acuden las parejas a este tipo de práctica?

La mayoría de veces si la pareja es heterosexual es porque ella no puede gestar. Si tiene óvulos se crean embriones, si necesitan una donante de óvulos se donan, si son dos chicos pueden pedir ayuda a una donante de óvulos… Al final esta técnica consiste en ayudar a aquellas personas que buscan ayuda en alguien que les ofrece su capacidad de gestar.

Actualmente no es una práctica legal en España.

Lo que ocurre es que en España no se puede realizar porque la ley de técnicas de reproducción asistida dice que no se aceptará un acuerdo de este tipo en la que una mujer gesté un bebé de terceros, pero lo que no es ilegal es que una familia de España se vaya a otro país a tener un hijo de esta forma.

¿Esto último suele ser habitual?

Sí, claro. Se estima que unas 1.000 familias, más o menos, cada año salen de España para tener a sus hijos con ayuda de una mujer.

¿En qué países esta técnica es legal?

Es legal en muchos países, pero los pioneros son Estados Unidos y Canadá. Nosotros, en la empresa en la que trabajo, operamos sobre todo en tres países, que además tiene cada uno un modelo diferente de gestación subrogada: Estados Unidos, Canadá y Ucrania. Y coincide con que son los tres donde más acuden las familias españolas.

¿Hay mucha diferencia en los números entre las tres localizaciones?Santiago Agustín Ruíz

La verdad es que está bastante repartido entre los tres. Sí que es cierto que Canadá es actualmente el país donde más parejas de hombres están acudiendo porque es un proceso altruista. Las mujeres en Canadá que participan en estos procesos suelen pedir y querer ayudar a parejas de hombres. En cambio, las parejas heterosexuales están acudiendo mucho a Urania porque es el país que económicamente resulta más asequible.

Hablando de dinero. Se dice que la mayoría de las mujeres que se ofrecen voluntarias para este proceso lo hacen por beneficio económico. ¿Qué opinas de esta afirmación?

Que no siempre es así. En Canadá, por ejemplo, es un proceso altruista, la mujer que hace esto no puede recibir un dinero por ello, son voluntarias, quieren ayudar a alguien a tener un hijo y ese es el motivo por el que quieren participar en esto. En cambio, en Estados Unidos y Ucrania sí que pueden recibir una compensación económica y lo cierto es que aún así hay mucha diferencia en cómo se percibe socialmente en Estados Unidos ser gestante o serlo en Ucrania. En el primero socialmente está valorado muy positivamente, por lo que, aunque la compensación económica esté presente, también lo hacen por reconocimiento social y las ganas de ayudar, pero en Ucrania lo cierto es que cada vez se conoce más que hay una motivación económica, no todas las que deciden participar, pero inicialmente no es por ganas de ayudar.

¿Cuál es el perfil de persona o familia que recurre a la gestación subrogada?

Personas normales y corrientes que necesitan ayuda para tener un hijo. No hay nada que pueda diferenciarlos de los que no deciden acudir a esta práctica. A veces se dice que son ricos por el gasto que supone. No te voy a mentir, es un proceso caro y no todas las personas que deciden hacer esto tienen el dinero para hacerlo, pero muchas veces dejan otras cosas de su vida para poder recurrir a esta técnica. Lo que quiero decir es que no tienen porqué ser ricos, obviamente también los hay, pero no son la mayoría.

¿Suelen acudir más parejas heterosexuales o homosexuales?

La mayoría de las parejas son heterosexuales y, normalmente, acuden porque han tenido un problema de salud grave que les impide gestar. El 20% o el 30% de las parejas son homosexuales y luego hay un 15% o 20% de personas solteras. Lo que sí te puedo decir es que el 100 por 100 de las personas que recurren este servicio lo hacen porque no pueden tener un bebé por otros medios.

Las familias que optan por esta opción, ¿cómo lo hacen?

Lo primero que se hace, y que se parece mucho a los lugares de búsqueda de pareja, es crearse un perfil de familia en el que cuelgan algunas fotos y explican porqué necesitan ayuda. Luego hay perfiles de las mujeres que están dispuestas ayudar a estas familias y las agencias que trabajan en esto suelen buscar quién es compatible. Se lo proponen a ambas partes y si se “gustan” (sonríe) hacen una videoconferencia para conocerse.

¿Hablan durante el proceso con las mujeres gestantes?

Depende de la familia. Hay familias que hablan todos los días, otras una vez por semana… depende. En Canadá tienen costumbre de hablar a diario, en Ucrania no es tan habitual esa rutina y en Estados Unidos depende mucho del caso, hay gente que habla todos los días y gente que no.

¿Hay algún criterio para seleccionar a las mujeres que van a gestar? ¿Qué perfiles suelen ser?

Bueno… siempre tienen que ser mujeres que ya hayan tenído hijos, no puede ser una mujer que no haya sido madre porque en general se piensa que tienes que saber en lo que te vas a meter. Tienen que tener una vida familiar estable, una buena situación económica… incluso que, aunque su motivación sea económica, no puede ser alguien que está en una situación desesperada. Luego hay que ver que su condición de salud sea buena, que su motivación sea la adecuada, que cumplan criterios básicos como que no lo hagan por una situación personal mala y de que médicamente no sea un riesgo para ellas, ya que el embarazo siempre tiene un riesgo. Y el perfil es totalmente variado, hay desde mujeres universitarias hasta amas de casa.

¿Crees que en España esto podría ser viable?

Creo que si mañana se hiciera una ley de gestación subrogada en España habría más de una mujer que se animaría a hacerlo. Yo personalmente conozco a muchas de ellas. (Sonríe)

No quiero entrar en cómo está afectando esto a nivel política, pero si me interesa el movimiento feminista, por el tipo de lectores que tenemos. ¿Cómo crees que se está llevando este tema desde el feminismo? ¿Crees que se acepta o que se rechaza que una mujer se quede embarazada y pará, para otros?

Sí que es verdad que el movimiento feminista aquí en España, mayoritariamente, se ha mostrado en contra de la gestación subrogadas, pero a nivel internacional no es así. Yo creo que en España lo que ha ocurrido es que como Ciudadanos ha hecho una propuesta que se ha hecho muy famosa el tema se ha politizado. Ha dejado de ser un debate teórico para ser un debate político. En cambio, en países como México donde la gestación subrogada es una realidad los grupos feministas están a favor, lo consideran parte de la autonomía reproductiva de la mujer y defienden que si hay mujeres que quieren hacer esto se les debe garantizar sus derechos y ayudarles y apoyarles. 

Este tema puede generar mucho debate y muchas posturas diferentes, una de las preguntas que me vienen ahora a la cabeza y la que no puedo dejar de hacerte con intención de llevarme una respuesta clara, aunque creo que es una idea que has desarrollado a lo largo de la entrevista, es: ¿Puede una mujer sin necesidad económica desear gestar?

Sí, y además sin ninguna duda. Para mí es muy importante serte sincero y decirte que por ejemplo en Ucrania a día de hoy no creo que haya mujeres ricas que quieran gestar porque socialmente está mal visto, quiero decir, no abunda mucho esa necesidad, pero en Estados Unidos y Canadá sí, porque las conozco, trabajo con ellas y pueden incluso tener muchísimo dinero.

Liza, mujer gestación subrogada
La gestante que hablara por Skype en Landaize.

De hecho, vas a hablar de este tema en las Jornadas que organiza Landaize.

Sí, así es. Trabajo en un ámbito que es relativamente novedoso y que genera mucha inquietud y Landaize acudió a mí porque dentro de España no hay muchas personas que trabajen con este tema a diario. Eso sí, les dije que cada vez me gusta menos hablar de esto en público porque soy un hombre y creo que no está bien que hable de algo que ocurre en el cuerpo de las mujeres, así que les propuse que viniera conmigo una de las mujeres que ha sido gestante en Ucrania y han accedido; creo que va a ser más interesante escucharle a ella que a mí (reímos).

De Peculiares

8 de marzo

Foto de Bruna Avellaneda

8 de marzo de 2019

Somos Peculiares
Foto de Bruna Avellaneda

La violencia es el miedo a los ideales del otro, es por ello que os pedimos, por favor, desde @somospeculiares, que no juzguéis a aquellas mujeres que por decisión propia no quieran salir hoy a la calle a gritar, que respetéis a aquellas que no pueden o que luchan en silencio, a aquellas que no tienen voz, a aquellas que deciden manifestarse de maneras diversas y a aquellas que se dejen el pulmón y la garganta esta tarde, porque estamos aquí, en esta lucha, para apoyarnos, no para juzgarnos entre nosotras, recordad que sois hermanas y que aquella mujer que os cruzáis en el metro, la que trabaja junto a vosotras en la oficina, en el trabajo, en tu edificio, aquella que te dio la vida y la que se la dio a ella… todas esas mujeres son y están aquí para recordarnos que no estamos solas. Dedicarles un momento y miradles a los ojos, reconocerlas, observad la fuerza que se esconde detrás de cada una de ellas, y no la juzguéis, amadla tal cuál es, con sus decisiones, sus emociones y sus actos.

También os animamos a que no solo veáis el día de hoy como representativo. Salir en las noticias todas juntas y que se vea nuestro apoyo está bien, pero no solo hay que luchar durante unas horas por aquello que queremos conseguir todos los días. Recordad que la lucha es con nosotras mismas y con las nuevas generaciones. Con nosotras porque a quien debemos superar a diario es a nuestro yo de ayer, ese es el gran reto, y a las nuevas generaciones porque necesitan voces, referentes, en los que apoyarse para impulsar su nuevo yo.

Como dijo Gandhi: Si lo que dices, lo que piensas y lo que haces está en perfecta armonía serás feliz. No amoldéis vuestro discurso al de las demás solo porque a vosotras también se os escuche, sentíos cómodas con lo que decís y con cómo pensáis. El poder no está en equipararnos entre todas, no está en un mundo de maniquíes, el poder esté en la diferencia de pensamiento, en las diferentes voces. Pero que quede claro que para todas las mujeres que forman parte de este equipo tener un día en el que unirnos para gritar o callar juntas, para confirmarnos, valorarnos y mirarnos a los ojos, es precioso y necesario.

Melanie Quintana

 

Estas son algunas de las frases más representativas de las mujeres que forman este equipo. En ellas os daréis cuenta de nuestra preciosa diversidad:

“No vale ser feminista de boca para afuera, si no lo eres de corazón para dentro.” Norma J.Brau

“La igualdad no se defiende solo un día, para muchas personas es una lucha constante y en muchos casos una lucha desigual y desequilibrada. Es necesario apoyarnos entre todas y dejar de lado las diferencias personales que existen dentro del feminismo (al fin y al cabo, tampoco somos una mente colmena, somos personas con diferentes vivencias, opiniones y valores). Pero el 8 de marzo, las pequeñas disputas desaparecen porque todas tenemos un objetivo común más grande y más importante.” Laura Marcilla

“El feminismo no es un logo, ni una consigna. El feminismo está compuesto de ideas que cuestionar, aprender y cultivar. Por un 8 de marzo reivindicativo, crítico, constructivo e inclusivo.” Anabel Mira

“Las morales hacen que se establezcan criterios rígidos sobre qué, cómo, dónde, con quién, cuándo... debemos ser. Los modelos a seguir se convierten en objetivos para el resto de los mortales, hasta tal punto que podemos pasarnos la vida intentando ser alguien que no somos ni nunca seremos. Se esperan comportamientos, actitudes, estéticas, valores, prácticas... muy concretas de las mujeres y los hombres. Las morales matan la diversidad, la dejan sin aliento hasta ahogarla, la silencian, la castigan...” Maitena Usabiaga

“A veces el silencio dice mucho más que las palabras. Se me ha quedado grabado ese momento en el que el año pasado hicimos que el centro de Bilbao se quedara mudo. Como si no tuviera nada que decir. Ese silencio, esa ausencia de palabras, dijo mucho más que todas las que pudiéramos decir. Fue tan significante que espero que todas las que compartimos ese momento lo recuerden como yo.” María Torre

“La única respuesta que de momento encuentro es el “ser referencial”, es decir, yo soy en referencia a lo que los demás son. Convirtiendo nuestra vida en lo que nos pautan que “debe ser” en lugar de en lo que “deseamos que sea”. Detrás de esto suelen decir que se encuentra el miedo al rechazo, la necesidad de pertenencia, la deseabilidad social, la baja autoestima…y una larga lista de productos que puedes comprar en cualquier sociedad. Pero aún así, no logro comprenderlo. Quizá la clave esté en la creencia de sentir que lo que somos, lo somos libremente.” Carolina García

"Nosotrxs lxs sexólogxs, no deberíamos ser ni jueces, ni moralistas, ni deberíamos decirle a la gente lo que es bueno o malo." Isilla LM

“¡El feminismo es cosa de todos y todas! No obstante, el comportamiento de algunas mujeres no ayuda en nada en la lucha por la igualdad, ya que hay muchas que se alinean para criticar a quien ha cogido unos kilos, quien decide renunciar a la depilación o quien, simplemente, no responde a los cánones estándar de belleza... además de tristeza, da una sensación enorme de falta de solidaridad. Flaco favor le estamos haciendo al feminismo si no respetamos que otras mujeres trabajen o dejen de trabajar tras ser madres, que opten por la lactancia materna o no, que salgan, entren y, en general, que vivan la maternidad como quieran o puedan sin temer las etiquetas de 'mala madre'. Porque... ¿cuándo se critica por esto a los hombres?” Iria Ferrari

"Muchas veces cae en el olvido tanto en la enseñanza como en el propio ser el hecho de que el cuerpo es el que da las señales para descifrar lo que gusta, lo que no y los ritmos y necesidades. Se olvida también que esto es algo que no solo se aprende a raíz de tener encuentros eróticos con otras personas." Sara Enjuto

"¿Un ejemplo más de la opresión de la mujer? Sin duda, pero también del miedo. El miedo a no ser decente, a atreverse, a estar sola, a los rumores, al juicio, al embarazo, a las infecciones, a la vergüenza…" Lucía Sumillera

"Las Sexólogas y Sexólogos seguimos trabajando 365 días al año desde las aulas y nuestros despachos haciendo educación para los sexos. Aportando nuestro granito de arena para la buena convivencia y sinergia de los sexos." Xandra Garcia

PD: ¡Gracias a Bruna Avellaneda por cedernos su obra de arte para este artículo!

De Peculiares

“Al concepto de asexualidad le falta muchísimo recorrido y entendimiento a nivel social”

Pablo Ortiz Navarro

Pablo Ortiz Navarro

Pablo es una de las pocas personas asexuales reconocidas que hablan de esta peculiaridad erótica en los medios de comunicación. Él lo sabía desde la pubertad pero por aquel entonces había menos información que ahora.

4 de marzo de 2019

Entrevista de Melanie Quintana Molero

En abril de 2016 se estrenó un anuncio de Flex en el que se hablaba, casi por primera vez, de la asexualidad y Pablo fue uno de los protagonistas. Desde entonces el concepto o la definición de esta peculiaridad erótica ha dado a entender al mundo que las personas asexuales no tienen sexo, deseos o que no se masturban, y no es así.

La mayoría de personas que entren a leer la entrevista será para resolver su propia duda: ¿qué significa ser asexual?

(Sonríe) Ser asexual significa, simplemente, no sentir atracción sexual, no sentir lo que podríamos llamar como el impulso de mantener relaciones sexuales. Sin embargo, las personas asexuales sí que pueden tener ganas de tener sexo, sin que esto se oriente hacia nada ni nadie.

¿Pero cómo llegas a descubrir e identificarte dentro de esta peculiaridad erótica?

Te vas dando cuenta desde la pubertad, cuando comienza a haber una mayor conciencia de la propia sexualidad. Te das cuenta que no lo estás viviendo como todos los demás. El desarrollo se da igual, pero el interés hacia compartirlo con otras personas no aparece.

Diferenciemos conceptos: desear, gustar y practicar no es lo mismo. ¿Puede gustarte o puedes practicar sexo, aunque no experimentes atracción sexual hacia otra persona identificándote como asexual?

Por supuesto. Desde luego, siempre es más fácil practicar sexo que el hecho de que te guste tenerlo. E incluso podríamos diferenciar el hecho específico de que te guste tener sexo por el hecho de la excitación asociada o con el momento de intimidad y comunicación. En cualquier caso, en la comunidad asexual lo tenemos claro: la mejor manera de tener sexo con alguien asexual es no querer tener sexo con esa persona. Y es que esa es la mejor manera de evitar la presión social que llevamos tantos años arrastrando, y que lleva a unas expectativas que probablemente no va a cumplirse de la manera esperada.

¿Y cómo encaja el amor dentro de esta peculiaridad erótica? ¿Puedes llegar a amar o enamorarte de otra persona?

En mi caso queda clarísimo que sí, (ríe a carcajadas). Pero hasta cierto punto lo vivo con algo de miedo. Me imagino bien viviendo con alguien que me quiera independientemente de la orientación sexual con la que se identifique. Pero cuando alguien se entera de que te catalogas como asexual, pues comienza a dudar. Más aún si lo has hecho público, porque siente que pondrán en duda su propia sexualidad. Ocultar que eres asexual no es mucho mejor. Creo que es peor, de hecho: nadie va a poder entender aquello que no se le ha explicado y el intento de relación va a comenzar a fallar por todos sitios.

¿Has intentando tener relaciones de pareja?

Bueno, cuando yo me di cuenta de que era asexual la información era mucha menos de la que es ahora, que ya es decir. Ante la pregunta “¿cómo vive la experiencia de intentar tener pareja una persona asexual que no sabe que lo es?”, la respuesta seguramente es bastante común: “un desastre”.

Tengo curiosidad y te lo tengo que preguntar. La excitación se entiende de muchas formas diferentes, según a quién le preguntes. Qué responderías si te preguntara: ¿qué es lo que más te excita en el mundo?

(Reímos) Por lo general, el hecho de excitarme depende mucho de mi decisión de estarlo. Para intentar responder un poco más, puedo hablar de contextos que me atraen. Compartir un rato de intimidad, con o sin contacto físico, con alguien con quien siento mucha confianza e incluso cariño es seguramente lo mejor. Si tiene que ser en contextos más sexualizados siempre me he sentido más atraído hacia la comunidad BDSM, porque en esta comunidad se da por hecho que antes de lanzarse a mantener relaciones sexuales hay que acordar qué va a hacerse y que no.

Y tú necesitas saber qué va a pasar…

Eso es. Para alguien asexual, desde mi punto de vista, es mucho más gratificante poder experimentar sabiendo qué pasará, e ir entendiendo en qué situaciones se puede estar con comodidad y en cuáles no. Evidentemente, si alguien de fuera de la comunidad BDSM es capaz de entender esto, no es necesario recurrir a ninguna de las prácticas que podrían ser más características de esta comunidad. Aunque siempre desde mi punto de vista.

Si tuvieras que destacar algún momento en particular que marcara un antes y un después en tu vida erótica, ¿cuál sería?

Esta pregunta me la esperaba… (reímos). No me imagino una entrevista vuestra sin esta pregunta. (Volvemos a reír) En mi vida he ido haciendo varios cambios, algunos respecto a mi vida erótica, otros a mi personalidad, pero también a nivel formativo… Pero si tuviera que elegir uno a nivel erótico, seguramente sería el hecho de permitirme usar la etiqueta asexual y permitirme decirlo públicamente. A nivel de autoestima esto es esencial, lo que revierte en poder tener relaciones sanas, a mi parecer.

¿Nos cuentas alguna experiencia que recuerdes con mucho cariño dentro de tu vida erótica?

Venga, sí. No suelo hacerlo, pero me acaban de venir dos que creo que merecen referencia. Espero no defraudar a nadie por ser poco… ¿picantes? (Ríe) Estaba en la playa, no recuerdo qué pasaba, creo que jugábamos a algo. Probablemente en aquel momento tampoco entendía a qué jugábamos. El caso es que de repente una chica me estaba intentando estrujar entre sus piernas. Creo que el objetivo era retenerme por no sé qué objetivo del juego, pero no estaba usando toda la fuerza que tenía. Me sentí bien estando ahí, así que consiguió su objetivo: no me moví del sitio. En otra ocasión estaba en una cafetería bastante ideal: no era grande, la luz era cálida y poco intensa, sabían que la Coca Cola debe servirse de botella de vidrio en un vaso de vidrio con hielo y limón y el café era de tostado natural. Estuve toda la tarde hablando con un chico al que apreciaba mucho, y al despedirnos junto a la parada de Metro nos abrazamos y volví a sentir el mismo cariño que ya había sentido antes.

¿Crees que al concepto ‘asexual’ aún le hace falta recorrido y entendimiento por parte de la sociedad, al igual que paso con la ‘homosexualidad’ o la transexualidad’?

Al concepto de asexualidad le falta muchísimo recorrido y entendimiento a nivel social, seguramente más que al concepto de homosexualidad y quizá un poquito más que al hecho trans. Hacer comparaciones es difícil, pero sí que es cierto que parece haber un proceso social cuyos patrones se repiten siempre. En 2016 hicimos las primeras acciones para visibilizarnos masivamente y comenzaron también los ataques masivos. Ahora, poco a poco, se va escuchando hablar de la asexualidad de manera no estigmatizante. Es el proceso por el que pasa siempre la diversidad, aquello que se sale de la norma.

Pablo OrtizHasta 2013 ser asexual se consideraba una enfermedad. ¿Te has encontrado con personas que han intentado curarte?

A nivel de profesionales, no. Pero porque soy suficientemente consciente de que aún a día de hoy hay supuestos profesionales que patologizan a personas asexuales. Por eso filtro antes de acercarme a alguno de ellos. E intento que estos encuentros se realicen dentro de las fronteras de Catalunya, para recibir el amparo de la ley 11/2014 del Parlament contra la discriminación por motivos de orientación sexual. Y por si acaso, el móvil siempre con batería por si tengo que llamar al 112. En mi vida personal, creo que la gente ya sabe que no voy a responder de buenas a algún mensaje que pueda sugerir algo así, por lo que nadie lo ha intentado. Honestamente, creo que tampoco nadie cree que necesite curarme nada.

Cuando nos ponemos una etiqueta parece que entramos en un colectivo y perdemos la individualidad, pero no por ser o sentirte asexual tienes que ser de una forma u otra, como si hubiera un manual: un asexual es así. ¿Te has enfrentado a esta idea teniendo que dar explicaciones de que al igual que cada persona es un mundo, cada asexual vive su peculiaridad de un modo u otro?

Desde luego. Lo curioso es que he tenido que combatir esta idea tanto fuera como dentro del colectivo. Desde fuera, ha sido especialmente evidente al intentar explicárselo a periodistas. En alguna ocasión han intentado vender la idea de la asexualidad como aquello opuesto al sexo: la antisexualidad. Cada vez que en un medio de comunicación han intentado hacer una entrevista así, el resultado ha sido el mismo. Quien me entrevistaba me miraba a los ojos, con un deje de entre confusión y decepción, para concluir “no entiendo qué es la asexualidad”. Es evidente que si intentan reducir la sexualidad humana a blanco o negro y se quedan con esa idea sin escuchar más, no van a entender nada. Sobre combatir esta idea a nivel interno, me he encontrado ya con varios casos de personas que creen que su realidad, su manera de vivir su asexualidad, es exactamente la que se corresponde a todas las personas asexuales. Para más inri, acostumbran a ser justamente las personas que han vivido unas cosas menos frecuentes estadísticamente en la comunidad. El perfil también suele ser de persona que ha tenido que forjarse una cierta coraza, tras varias décadas de matrimonio intentando convencer a todo el mundo de que en su relación todo era como debía ser. Ahora se descubren asexuales y…

¿Alguna vez te han intentado convencer de que tu peculiaridad erótica no existía o que la podrías cambiar si hacías esto o lo otro?

¿Cuentan los comentarios al vídeo de Código Nuevo o la entrevista en Crónica Global? Yo creo que el peor que he vivido ha sido en Catalunya Ràdio, en el que una señora que decía ser psicóloga intentaba algo así como diagnosticarme fobia a los genitales en directo. La verdad es que me hizo pasar vergüenza intelectual, tantos años de estudios para liarse con sustantivismos que no hacían más que demostrar que del tema ni sabía, ni quería saber. Imagínate que tu único discurso al explicarte que las personas asexuales sufren discriminación fuera que no te gusta la palabra asexual. Y, peor aún, que ni seas capaz de sugerir una mejor. Pues en esas estamos.

Se ha relacionado incluso la salud física con tener sexo, ¿cómo vives el hecho de que os digan que por que no tenéis sexo estáis menos sanos?

Me suelo preguntar si se refieren a los beneficios físicos de hacer deporte, a los beneficios fisiológicos de tener sexo o a los beneficios de tener relaciones afectivas. Con todo, nunca les pregunto a cuál de las tres se refieren. Les suelo preguntar si conocen los efectos de forzar a alguien a tener relaciones sexuales que no quiere mantener, porque eso nunca se lo plantean.

Muchas personas incluso se preguntarán si tenéis sexo con vosotros mismos, ¿la falta de deseo sexual también incluye vuestro cuerpo?

Ser asexual hace referencia a la atracción sexual y no al deseo. Creo haber visto estadísticas en las que se reflejaban que las personas asexuales se masturban con la misma frecuencia que lo hacen las personas de cualquier otra orientación.

¿Entra la posibilidad de que el deseo de ser padre/madre coexista con tu peculiaridad erótica?

Es totalmente posible, conozco a personas asexuales que se encuentran en esa tesitura. En cualquier caso, yo no me imagino cuidando a niños fuera cual fuera mi orientación sexual. Se me dio mal cuidar un caracol que recogí del césped cercano de casa. Y tampoco se me daban bien aquellos dos periquitos. Ni la tortuguita. No, no me veo teniendo hijos. (Reímos)

 Llevemos esto a la ficción de una pantalla de televisión o cine, ¿hechas en falta un personaje con el que sentirte identificado? ¿Crees que si este personaje existiera ayudaría a entenderos?

Desde luego. Seguramente el mejor referente en este momento sea Todd, de la serie Bojack Horseman. También debo decir que plantear personajes asexuales desde la visión de que son los más raros/antisociales o poco deseables físicamente justo va contra visibilidad bien a la comunidad porque caricaturiza y refuerza estereotipos negativos.

 Si una persona tuviera dudas de si es o no es asexual, ¿qué le recomendarías?

Para mí las etiquetas se usan porque hay una finalidad detrás. Si es simplemente curiosidad académica, para categorizarse sin más, le recomendaría que dedicara su tiempo a cosas mejores como correr por la montaña. Pero esto no suele pasar. Si alguien se ha puesto a buscar etiquetas e intentar encajar en algún sitio es porque ahora mismo no lo está consiguiendo. Lo mejor que puede hacer es leer más sobre asexualidad, quedar con otras personas asexuales si hay algún grupo cercano. Y si necesita ayuda, contactar con alguna persona profesional de la Sexología sensibilizada con la diversidad y, a ser posible, con la asexualidad. La comunidad no está para dar ni quitar etiquetas, por lo que yo no le diré a nadie si me parece que es asexual o no, aunque algún pensamiento así se me pueda pasar por la cabeza en algún momento.