De Peculiares

“Pintar con la menstruación me pareció reivindicativo. Quería mostrar lo que mucha gente no quiere ver, por asco o vergüenza, convertido en arte”

Mercè Riera Fiol

Entrevista a Mercè Riera Fiol

La menstruación se puede vivir y sentir de tantas formas diferentes como mujeres hay. Pero muy pocas conocen que con ella pueden dar vida y hacer verdaderas obras de arte, como la que ha pintado Mercè, titulada: “A la sangre”.

24 de junio de 2019

Entrevista de Yaiza Morales

Mercè practica la menstruación consciente. Ve la regla como algo útil y eso hace que la aplique de múltiples formas en su vida diaria. Usos que cada vez son más visibles y practicados por muchas mujeres, aunque siguen arrastrando la lacra de los ascos y las vergüenzas.

Antes de nada, ¿qué es la menstruación consciente?

Es básicamente entender, sentir y vivir la menstruación, conocerse a través de ella. Hablar de ella, recogerla, tocarla, usarla…que forme parte de tu vida.

¿Por qué has decidido practicarla?

Porque llevaba 5 años tomando anticonceptivos por un ovario poliquístico y no tenía ningún contacto con ella. Hace 6 meses paré porque me empezó a rondar la idea de querer desprenderme de cualquier medicamento por el bien de mi futura salud y mi estado natural, así que las dejé. Decidí centrarme más en mi misma y escuchar mi cuerpo tal y como se manifestaba naturalmente.

¿Notaste cambios en ti?

La verdad es que sí. Empecé a apreciar más todo lo que engloba el ser mujer y ser cíclica. Ahora me siento en sintonía con la naturaleza, de hecho, lo primero que decidí fue darle uso a mi menstruación regando las plantas. Para mí es muy gratificante, es como si le estuviera agradeciendo a la tierra todos los placeres que nos aporta a través de mi sangre.

¿Cómo llegaste a conocer los usos que tenía la menstruación?

La verdad es que he empezado hace relativamente poco y estoy en proceso de informarme más, sobre todo el tema de la menstruación consciente, pero lo que sé lo he leído en blogs y artículos, y hablando con amigas. En las redes sociales, así como en otros proyectos, cada vez hay más movimiento para visibilizar la menstruación y romper tabúes, y es muy bonito ver como muchas mujeres nos acompañamos y apoyamos en esta lucha.

¿Qué te empujó a querer pintar un cuadro con tu menstruación?

(Ríe) No le di muchas vueltas… simplemente me levanté una mañana y pensé que, en lugar de regar las plantas, podría probar a pintar un dibujo, como experimento. El hecho de pintar con la menstruación me pareció reivindicativo. Me invadió el sentimiento de querer mostrar lo que mucha gente no quiere ver, por asco o vergüenza, convertido en arte. Lo plasmé en un papel y el resultado me gustó mucho, estoy muy satisfecha.

Pintura con sangre - arte¿Crees que es importante el uso consciente de nuestra menstruación?

Creo que hay muchas chicas y mujeres que le dan muy poca importancia a la menstruación, sin saber lo que supone todo el ciclo menstrual en nuestros cuerpos y entorno, por el sistema, la educación y la sociedad de hoy en día, las cuales no permiten la visibilización de este hecho. Es más, pretenden que la regla sea un tabú, con lo cual hablar de ella públicamente se considera grosero e inadecuado.

Y es importante hablar de ella…

¡Exacto! Esto realmente retiene a muchas de nosotras en la sombra. No nos atrevemos ha escucharnos ni a conocernos. Yo animo a las mujeres a salir a la luz, a buscar, encontrar y a conocer y averiguar el medio que más las una con la vida y la naturaleza, cada una a su manera.

¿En qué nos ayudaría?

En ser conscientes de nuestra menstruación, conocernos a nosotras mismas profunda y vitalmente. La menstruación no es sólo sangrar un par de días al mes. El ciclo junto a todas las emociones, sensaciones, manifestaciones físicas, nos indican el porqué de muchas cosas, simplemente hay que escucharse, conocerse y autogestionarse.

Has mencionado el riego de las plantas, ¿qué otros usos le das a la menstruación?

Regar las plantas es la práctica con la que me siento más cómoda y realizada, las riego cada mes. Suelo mezclar media copa menstrual con medio litro de agua aproximadamente, o un litro de agua por una copa llena, por si a alguien le interesa cómo hacerlo… (Reímos) También me lavo el pelo. Hago la misma “poción”, como lo llamo yo, que con las plantas. Medio litro de agua por media copa. Después de aplicármela en la cabeza y darme un masaje capilar, esperó unos cinco minutos y me la aclaro, no es necesario poner champú después, no huele. Tengo pendiente probarla como mascarilla facial, y estoy abierta a nuevas propuestas.

¿Has notado diferencia en el pelo?

Un montón. El pelo queda mucho más limpio, yo antes tenía que lavarlo casi cada día, y con esto tarda mucho más en ensuciarse, puedo estar tres días sin la necesidad de lavarlo.

¿Y las plantas?

Las flores que estaban casi moribundas volvieron a vivir. Esta comparación me la puedo aplicar a mí misma. Después de pasar una etapa en la que no encontraba el camino, todo este conocimiento me está haciendo crecer. Sigo en proceso de aprendizaje y espero que sea así toda la vida. La relación con mi cuerpo y mi ser y la naturaleza han pasado a ser el punto principal de mi rutina. Me siento muy fuerte y reboso de alegría y felicidad. Sonará muy 'hippie', pero es que realmente es así (sonríe).

También pintas sobre lienzo con ella, ¿la aplicarías a otros materiales?

La verdad es que no me lo he planteado. A lo mejor quedaría bien pintar cerámica con menstruación, por ejemplo. Lo tendré en mente.

¿Tienes algún referente artístico?

No me dedico al arte, las pocas cosas que he pintado han sido para mí y para mi gusto. Pero ya puestos, me llama la atención la gente que está aquí para romper tabúes y desmontar estereotipos. Algunas de las personas que me inspiran son Kyne, es una cantante barcelonesa con muchísimo potencial y muy buena vibra feminista; algunas de las cuentas de Instagram de ilustradoras como Lola Vendetta o Feminista Ilustrada y por supuesto, mis amigas, las mejores guerreras que me ha podido brindar la vida.

¿Crees que el arte ha podido provocar un antes y un después en tu vida erótica?

Es verdad que el arte y su potencialidad en el aspecto feminista, en estos últimos años, me han ayudado en la aceptación y en coger confianza en mí misma en este aspecto. Podría decir que el erotismo es arte en sí mismo.