De Peculiares

5 (no) preliminares para combatir el frío

5 (no) preliminares para combatir el frío

30 de enero de 2019

María Torre, Ars Eróticas

No hay excusas, ni el frío ni la lluvia pueden acabar con nuestros deseos sexuales. Os proponemos 5 (no) preliminares para calentaros antes de llegar a casa. Ideas para ponerlas en práctica mientras estáis tomando una cerveza o un vino. El juego empieza fuera del dormitorio, porque ¿quién dijo que los preliminares son para casa?

Los preliminares son esos juegos que hacemos antes de meternos más en faena, pero no estamos de acuerdo con esta idea, ¿por qué los juegos sexuales no son sexo también? Que no haya penetración o que los genitales no sean los protagonistas no es motivo para no llamarlo sexo. Todo lo contrario, esos juegos pre son a veces mucho más excitantes y satisfactorios que el propio clímax. Y si no que levante la mano a quien no le guste la fase de excitación en la que todo el cuerpo participa. A veces es mucho más placentera que el propio orgasmo.

Además, en esto los heteros no tienen ventajas. Aquí todos podemos practicarlo sin ningún obstáculo. Es cierto que en invierno con las varias capas de ropa que llevamos y la pereza, no vamos a negarlo, el frío da pereza sexual, hace que el sexo sea algo más de interior, pero da igual, podemos combatirlo. Un pequeño anticipo de lo que ocurrirá después mientras estás fuera de casa, te quitará toda la desgana e incluso te atreverás a quitarte una de las chaquetas.

Para los amantes del placer compartido

Ivagina la situación, esto quiere decir que la imagines desde ahí abajo. Tú (chica) estás con tu pareja, hombre o mujer, en este caso da igual, en un bar y te excusas para ir al baño. Te llevas muy secretamente tu bolso porque ahí es donde llevas el arma. Has escondido entre las cosas un huevo vibrador con mando a distancia. Lo sacas, lo activas para que ambos dispositivos se conecten y te lo introduces. Una vez cómoda y segura sales del baño triunfante. Entrega el mando a tu pareja y empieza a vibrar a su antojo. No os vayáis rápidamente a casa, disfrutad de la velada y compartid las sensaciones que sentís. Que se alargue el placer.

Sería una situación muy divertida si estáis en una doble cita y hay posibilidades de abrir vuestro encuentro erótico. Deja que el mando cambie de mano y que jueguen con él.

Si crees que es demasiado eso de llevarte un sextoy, hacedlo más sencillo. Id al baño por separado, quitaros la ropa interior y volved al sitio donde estabais. Ahora los dos sabéis el secreto. ¿Quién aguantará más?

Adivina adivinanza

Otra forma de excitarnos fuera de casa es ponernos debajo de la ropa algo en lo que nuestra pareja jamás pensaría. Y mira, así también nos vale para el frío. Si te atreves y te apetece, ¿por qué no te pones un disfraz de algo que sepas que os excite? Con solo pensar en lo que llevas puesto tú misma te vas a ir calentando.

El truco está en elegir algo sencillo, que no abulte mucho y que tenga los toques necesarios para haceros pensar en cómo de caliente os pone la situación. Ponte algo fácil de quitar por encima y que conste de varias piezas. Por ejemplo, una camisa abotonada. Llegado el momento y con la aglomeración del local y el aumento de temperatura, vas a tener que desabrocharte un poco y ¡zas! ya has lanzado una pista. Sus ojos irán directamente a esa tela que reconoce y que ambos sabéis que no está libre de pecados.

Que todo fluya

Sencillo, rápido y extremadamente excitante. Este truco es infalible. Elige un lubricante o cosmético erótico con alguna propiedad. Que haga cosquillas, que cambie de temperatura, que te refresque y a ser posible que sea comestible.

Haz una excursión al baño. Aplícate el bálsamo por los labios vaginales superiores y listo. Ahora sal ahí fuera y déjate sentir. ¿Por qué no retarle a que haga lo mismo? Pásale el bote y desafíale a que sienta lo mismo que tú. Después hablad sobre lo que está pasando entre vuestras piernas. El sexo oral es el más poderoso de todos, oír qué siente, cómo lo siente y compartir vuestras sensaciones será el principio de un gran fin.

No te despegues del teléfono

Solo por esta vez no dejes tu smartphone. Abre tu aplicación de mensajería instantánea favorita o usa el chat privado de alguna aplicación para parejas y lánzate al sexting. Solo entre tu pareja y tú. Mandaos mensajes que os alteren el ritmo. Podéis elegir entre estar al lado, aunque habléis a través el teléfono, o hacer que no os conocéis. Entre textos y miradas esto puede ponerse muy interesante.

Una de tapas

Ay la comida. Qué tiene que tanto nos estimula y que tanto nos recuerda al sexo. Pasa de recetas afrodisíacas. Pídete una ración de algo y observa cómo se lo come. Tal vez cuando llegue el postre prefiráis comerlo en casa. Vale, puede que si has pedido una de callos pues no sea muy sugerente y no te haga pensar en sexo, pero recuerda que todo está en nuestra cabeza. Que somos capaces de transformar casi cualquier cosa en algo erótico. Y la salsa cayendo por la comisura del labio puede ser realmente excitante. Solo tienes que elegir si tienes más humos de dulce o de salado. Sugerencia: el coulant de chocolate es una opción muy acertada.

Para ponerlo más picante puedes añadir algún toqueteo por debajo de la mesa o por encima de la ropa.

De Peculiares

Adiós verano, adiós vacaciones, ¿adiós pasiones?

¿La vuelta a la rutina nos deja sin pasión en la pareja?

8 de octubre de 2018

Norma J. Brau, Sexuenea

Ya hemos despedido al verano y muchos también hemos dicho adiós a las vacaciones. La vuelta al curro, al cole, la vuelta a todo. A todo lo monótono y repetitivo, la vuelta a la rutina. Al menos esta es la experiencia de gran parte de la población, por algo la gente dice que septiembre es ‘el lunes de los meses’. Pero y en lo sexual, en lo erótico, ¿es igual de horrible?¿Se acaban las pasiones tras el verano?

Está claro que los picaflores y sexploradores lo tienen mucho más complicado en la temporada otoño-invierno. Si lo tuyo es el ‘pim-pam, trucu-trucu’ de una noche, ahora hay menos fiestas populares y volvemos a los ‘antros’ de siempre. Pero no queremos hablar del reto de ser una persona hedónica en épocas menos vacacionales, sino del reto de ser una pareja relativamente estable.

Respondiendo ya a la pregunta, sí y no. Hay veces en las que la vuelta de vacaciones supone todo un cúmulo de responsabilidades a retomar que de repente se te pueden atragantar. Trabajo, o búsqueda del mismo, los niños, quien los tenga, criaturas no bípedas, responsabilidades familiares, vuelta al gym y similares… En el peor de los casos, pasamos de tener una vida tan estresante como la de Garfield a una como el Correcaminos.

Está claro que los cambios bruscos nos dejan, como mínimo, desorientados y ya, si son a peor, más ariscos. Pero no está todo partido y hasta en la peor de las ‘operaciones retorno’, hay luz al final del túnel y, para eso, os traemos cinco tips eróticos:

1. Ronronear no cuesta tanto: 

No descansar, roncar a pierna suelta y hacer miles de cosas otra vez agobia, pero tu entorno no tiene la culpa. No seas más arisco simplemente porque hayas tenido un día duro. Ronronea y pide mimos, te darás cuenta de que obtienes mucho más (sí, es un tip muy gatuno pero no sé de qué os extrañáis de una tía que se hace llamar felina).

2. Deja volar tu imaginación: 

El repetitivo día a día no se vence con ‘sexo soso para gente sosa’, criatura. Piensa en una de esas noches que tan idílica ha sido en tu relación y revívela. Si crees que necesitas algo más, explora en tu imaginación. Prepara con tu pareja una velada especial, daos tiempo, explorar vuestros deseos y vuestros cuerpos; ¡disfrutad perdiéndoos sin presiones!

3. Recuerda porqué elegiste a esa persona: 

Elegimos a nuestra pareja. Frente a otras personas candidatas o frente a la soledad. Fue nuestra preferencia. ¿Qué merecía tanto la alegría? ¿Cuáles son esas cosas que te engancharon? Seguro que si miras al ahora con cuidado también eres capaz de ver esas cualidades mágicas que te hechizaron. Valóralas, agradécelas. Y te darás cuenta de que las tuyas también lo son.

4. Los momentos a solas son tesoros: 

Una pareja necesita intimidad. No como eufemismo de ‘mandanga’, sino como ‘espacio propio y único. Los momentos para seguir conociéndoos y cuidándoos son imprescindibles para ello.

5. Ni insistencia, ni pereza; constancia:

Si quieres algo no esperes a que llegue por arte de magia, pero tampoco entres en bucle repetitivo. Eso no seduce. Una relación se mima día a día y sólo de ese pequeño gesto diario llega otra vez el dinamismo, la inspiración, la cercanía.

Así que, ya sabes, keep calm y recuerda estos tips para conseguir un otoño más llevadero y agradable para ti y tu pareja.

De Peculiares

¿Qué es un beso Singapur?

¿Qué es un beso Singapur?

29 de mayo de 2018

Melanie Quintana Molero

Empecemos por explicar que no es un beso con la boca. La historia de este beso tiene miles de años y se dice que adquirió fama gracias a una prostituta de Singapur que era capaz de introducir y expulsar el pene solo y exclusivamente con movimientos de su vagina.

Este tipo de beso se empezó a llamar Pompoir cuando la técnica se extendió por Francia, así que podéis encontrar más información buscando ambas palabras en Google. Incluso hay algunos vídeos de esta técnica si sabéis dónde buscar. Y lo magnifico de esto es que todas las vaginas pueden dar un beso Singapur.

Es más sencillo de lo que creéis, solo hace falta tiempo y práctica. Se trata de contraer y relajar la vagina durante la penetración. Concretamente, es el músculo pubocoxígeo el que se encarga de estimular el pene con los movimientos de contracción.

Muchas mujeres lo hacen de forma natural, sobre todos aquellas que sean más conscientes de su suelo pélvico y lo ejerciten de manera rutinaria. A otras seguramente esto les suene a chino, porque nunca lo han puesto en práctica, pero es muy fácil y empezar a hacerlo sin duda alguna tiene su gracia.

Puedes practicar la próxima vez que vayas al baño, intentando cortar el pis a la mitad durante unos segundos. Ese ejercicio te ayudará a identificar ese músculo y controlarlo para que en el próximo encuentro puedas hacer el mismo ejercicio. También puedes ponerlo en práctica en cualquier momento: es imperceptible a simple vista, así que solo tú sabrás que lo estás ejercitando, dándote la posibilidad de hacerlo en el autobús o mientras andas.

Ya no solo por sumar esta experiencia a tu vida erótica, pues este ejercicio te servirá para mantener en forma parte de la zona pélvica y evitar en un futuro las pérdidas de orina. ¡Ah! Y recuerda que esta práctica no es solo para él, está comprobado que tú conseguirás intensificar tu orgasmo, así que… ¿a quién le apetece besar esta noche?

De Peculiares

Completos desconocidos

 

¿Estáis solos el fin de semana y queréis probar algo nuevo? ¿Qué tal un role-playing? Un juego donde tenéis que fingir ser otros. ¿Cómo? Pues según lo que os atreváis a hacer. Podéis jugar dentro de casa a disfrazaros o simplemente a cambiar vuestro nombre y actuar de otra manera para que parezca que estáis hablando e interactuando con otra persona o podéis llevarlo a la calle, cosa que os recomendamos.

Melanie Quintana Molero

 JUEGO PASO A PASO:

He aquí nuestra propuesta de role-playing:

PASO 1: Ese día pasad la tarde solos, cada uno por su cuenta. Sin que el otro sepa dónde estáis o qué hacéis. Vestiros de forma diferente a la que estáis acostumbrados. Podéis jugar con el pelo, el maquillaje o los complementos. Sed originales. Tenéis toda la tarde para construiros una identidad. Un trabajo, unos amigos, una familia diferente. Unos gustos eróticos peculiares o una nueva forma de seducción.

PASO 2: A cierta hora de la tarde, por ejemplo las 19:00, quedad en que vais a estar en un bar, a poder ser concurrido. Que se pueda hablar pero dónde no estéis solos.

PASO 3: Tomaros algo, aún sabiendo que la otra persona está viéndoos en la sala. Podéis jugar con eso, con miraros de reojo como completos desconocidos.

PASO 4: Esa noche sois personas diferentes y de eso se trata. Pensad en que no sabéis quién es la otra persona. En que tenéis que descubriros y seduciros. Podéis invitarle a cenar o a tomar una copa. Puede que si elegís una discoteca os apetezca bailar o ir al baño. Esa noche es vuestra, con los límites que vuestro personaje tenga.

PASO 5: Y no solo a la hora de interactuar fuera de casa, si alguno de los dos decide invitarle a su piso a tomar la última al otro, fingid que no conocéis la casa, meteros de lleno en vuestro papel.

PASO 6: Es vuestra fantasía y vuestra originalidad la que da vida a esta propuesta de noche diferente. ¡Disfrutad seáis quien seáis!