De Peculiares

No soy tuya, soy mía

Día contra la violencia de género

25 de noviembre de 2018

Melanie Quintana Molero

¿Sabías que 43 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas en 2018? Y ya van 971 desde el 1 de enero de 2003, cuando se empezaron a contabilizar. Y todavía nos preguntan ¿por qué nos manifestamos? Porque al parecer todavía no se han dado cuenta que NO SOMOS SUYAS. Suyas para hacer lo que quieran con nosotras, con nuestra vida. Porque todavía hoy gran parte de la sociedad vive en el patriarcado, aceptando la situación de dominio masculino.

¿Y sabíais que los meses con mayor tasa de asesinatos son septiembre, seguido de julio y agosto? Los que deberían de ser considerados meses de vacaciones para pasar tiempo con nuestra pareja resulta que son la puesta en marcha del contador. ¿Y sabíais que el año pasado por estas fechas ya eran 44?, ¿y que al final del año fueron 51 mujeres las que perdieron la vida?

¡Ya no me callo! Ni yo, ni ninguna de nosotras. Y por eso salimos a la calle, para decir, una vez más: ¡Basta! Por nosotras y por las mujeres que nos han robado, para darles voz a aquellas que ya no la tienen. Hoy es un día para recordar, pero también para reivindicar.

Para recordar porqué el 25 de noviembre salimos a la calle a chillar bien alto que no queremos que nos maten. Para recordar a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, las tres hermanas que fueron asesinadas en 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras; y por las que en 1999 la ONU se sumó a la jornada reivindicativa y declaró el 25 de noviembre ‘Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer’, lo que hoy día conocemos como el ‘Día contra la violencia de género’.

Si todavía te preguntas por qué salimos a la calle, que sepas que es para homenajear a estas mujeres y a todas las que mataron anteriormente y de las que nadie supo nada. Para homenajear a aquellas que están muriendo ahora, para decirles de manera simbólica que no les hemos olvidado y para intentar que no muera ninguna más.

Chillamos y hacemos ruido para reivindicar que no somos de nadie, que la única propiedad sobre nosotras mismas la tenemos nosotras mismas. Para decirle a la sociedad que no puede llamarse demócrata si tolera que a las mujeres se les esté maltratando y asesinando.

Hoy salimos a la calle porque todavía hoy muchas mujeres a un espacio al que deberían de llamar hogar lo están llamando tumba. ¡Y ya no me callo! Ni yo, ni ninguna de nosotras. Para decirles a todas aquellas mujeres que todavía piensan que un insulto, un empujón, tener relaciones sexuales contra su voluntad o no poder ver a su familia o amigos porque a su pareja no le gusta, no quiere o no le deja, NO ES NORMAL.

Salimos para dar fuerzas a aquellas mujeres que viven en esta situación de miedo y ataduras. Para decirles que se puede denunciar, que aún están a tiempo. Para decirles a los jueces que si sueltan a aquellos hombres que se demuestra que les han pegado a sus mujeres y que estas corren un grave riesgo, no les suelten. Para que lo que empezó como un insulto ‘inofensivo’ no se convierta en un número más de la lista.

Para que no seamos nosotras las que después de denunciar tengamos que vivir con miedo de que nos persigan. Porque no queremos tener que llevar seguridad, un perro o un chip para que no nos maten, para sentirnos libres. Porque somos libres. Porque no soy tuya, soy mía. ¡Entérate!

De Peculiares

Día de la memoria Trans

Día de la memoria Trans, LGTB, transfobia

21 de noviembre de 2018

Laura Marcilla

De entre los muchos ‘Días Internacionales de’ que existen a lo largo del año, siempre hay algunos que nos afectan más o con los que nos sentimos especialmente sensibilizados. Algunos parecen estar más enfocados a la celebración (por ejemplo, el día del orgullo LGBT o los días del padre y de la madre) y otros se encuentran más empañados por el recuerdo y la tristeza. Esto ocurre con el Día contra la Violencia de Género que tendrá lugar a finales de esta semana, pero también con el Día de la Memoria Trans que hemos celebrado el 20 de noviembre. Aunque quizá no es tan conocido como el 25-N, el Día de la Memoria Trans es otra fecha en la que recordamos a las personas que aún deberían estar con nosotros si el mundo fuera un lugar más justo.

El origen de esta conmemoración data de 1998, hace 20 años, con el asesinato de Rita Hester, una mujer trans afroamericana que fue apuñalada 20 veces en el pecho en su propio apartamento. Por desgracia, el caso de Rita Hester sigue sin resolverse a día de hoy, pero su brutal asesinato sirvió de inspiración para que Gwendolyn Ann Smith y otros activistas fundasen en 1999 el Día de la Memoria Trans.

No es un día para celebrar, pero sí es un día para recordar a todas las personas que han sido asesinadas por el mero hecho de ser trans y poner en entredicho el ‘cistema’, la cisnormatividad. Muchas de estas personas fueron perseguidas por luchar para construir un mundo más inclusivo, a todas se les ha arrebatado la vida por atreverse a existir.

infografía que ha hecho la plataforma TRANSRESPETO
Infografía que ha hecho la plataforma TRANSRESPETO

El Observatorio de las Personas Trans Asesinadas (TMM por sus siglas en inglés) lleva desde 2008 un registro del número de homicidios a personas trans en todo el mundo. En el último año la cifra asciende 369, 44 más que en 2017 y 74 más que en 2016. Parece que la violencia no deja de aumentar. El número total de muertes en los 10 años transcurridos desde que se creó el TMM llega a la friolera de 2982 (casi tres mil personas asesinadas, que se dice pronto).

Y aquí no acaba la tragedia, porque el propio TMM admite que este cálculo es muy inferior a los asesinatos totales que tienen lugar en todo el mundo, ya que se basan únicamente en los informes confirmados y aún existen países en los que no encontramos registros de estos crímenes, y otros muchos casos en los que a la víctima se la registra con su nombre de nacimiento y el sexo equivocado, sin indicar que se trata de una persona trans. Ni siquiera tras su muerte se respeta su identidad.

Aunque los países donde el número de homicidios es mayor son Brasil, México y Estados Unidos, no tenemos que irnos muy lejos para encontrar actos similares. Sin ir más lejos, el pasado 24 de septiembre en Valladolid murió Ely, una mujer de 55 años que había recibido una paliza de un menor de tan solo 15 años. Como si los hechos no fueran ya suficientemente infames por sí mismos, la prensa dio un tratamiento pésimo a la noticia, refiriéndose a Ely como ‘hombre’ y en algunos casos incluso ‘hombre vestido de mujer’ u ‘hombre homosexual’. El asesinato y su horrible trato mediático evidencian de nuevo lo necesario que es educar a la sociedad sobre diversidad sexual.

Tampoco podemos olvidar en un día como éste a las personas que, sin ser asesinadas, han acabado suicidándose a causa de la violencia de la que eran víctimas en su vida diaria, y a todas aquellas que aún sufren a día de hoy delitos de odio, bullyng, transfobia, etc.

No es difícil coincidir en que un asesinato es algo abominable (y tres mil asesinatos algo para lo que no existen palabras), pero es necesario recordar que el asesinato y las agresiones son sólo el último peldaño en una escalera de violencia. La transfobia es violencia, y no necesitamos más muertes para percibirlo porque, incluso en nuestro país, la vemos a diario si sabemos mirar bien: cada vez que a una persona trans se la obliga a ir a los baños del sexo opuesto. Cada vez que a un menor se le niega elegir un nombre acorde con su género. Cada vez que no se respeta la identidad de los demás, o se pone en duda. Cada vez que una persona trans es discriminada laboralmente (viéndose algunas de ellas empujadas al trabajo sexual). O simplemente cada vez que alguien es testigo de alguno de estos comportamientos sin hacer nada al respecto o tender una mano amiga. En todas estas situaciones, estamos perpetuando el sistema que ha permitido que a tres mil personas trans se les asesine por el mero hecho de serlo.

No dejemos que esto siga ocurriendo. Por todas las personas que han perdido la vida a manos de la transfobia, esforcémonos en ser parte de la solución y no del problema.

De Peculiares

Sexo sucio

"La mirada hacia la violencia sigue haciéndonos dependientes de este sistema que sigue aprovechándose de nosotras. No nos protegen, hacen negocio"

 

Maitena Usabiaga Sarasua

11 de septiembre del 2018

Si has empezado a leer este artículo porque creías que encontrarías perversidades eróticas, juegos salvajes o un fragmento donde las fantasías campen a sus anchas, no es precisamente lo que vas a encontrar. Esto es una reflexión sobre el lado oscuro del sexo, un lado que nos persigue desde hace demasiado tiempo y que al parecer sigue haciendo negocio.

 

sexo sucio

 

Un lado del sexo que se sigue relacionando con violencia, enfermedades o patologías, es decir, la relación directa con lo que consideramos el ‘mal’. ¿Será que la iglesia tiene razón? Porque, desgraciadamente, ha dicho demasiado respecto al sexo, y sigue haciéndolo con palabras, hechos o a través de nuestros cuerpos. Y es por la Iglesia por lo que le damos este significado a todo lo relacionado con lo sexual, a nuestro cuerpo y a los placeres. Nos dijeron, hace ya más de 2.000 años, que debíamos de huir ante las tentaciones del cuerpo, que el sexo era (y para ellos sigue siendo) impuro, sucio y pecado. Y aunque parezca mentira, estas ideas siguen vivas hoy en día.

 

"Y es por la Iglesia por lo que le damos este significado a todo lo relacionado con lo sexual, a nuestro cuerpo y a los placeres"

 

Indudablemente han hecho un buen trabajo, han conseguido que sigamos hablando de ello(s) y siguen influyendo en los discursos imperantes sobre el sexo, aunque ahora estén disfrazados de marcas de condones. Creo que uno de sus éxitos se debe a que redujeron toda cuestión existencial, toda duda sobre cómo tenemos que comportarnos, hacia dónde vamos, en dos categorías simples: el bien y el mal. Dentro de cada una de ellas se recogían actos, pensamientos, deberes, lecciones..., y como podemos comprobar para la Iglesia el sexo estaba dentro de la categoría del ‘mal’. Y no sólo el acto, sino que también los pensamientos relacionados con ello, incluso el ser mujer, menstruar, correrse fuera de la vagina o imaginarte los pechos de tu vecina. ¿Difícil de escapar verdad?

Esta moral estaba llena de exigencias imposibles de cumplir, incluso para aquellos que cumplían más o menos todos los requisitos fundamentales: ser hombre, trabajar en algo honrado, servir al imperio, ser fiel a tu dios, casarte con una mujer decente y tener niños (en masculino). Y si no cumplías con ellos debías rendir cuentas a ese dios que te había dado la vida, y confesarte, porque la culpa te carcomía por dentro. Y así se inventó la culpa, esa emoción construida que hoy día nos sigue haciendo tanto daño. La culpa alimentaba al pecado y el pecado al final facilitaba mucho el trabajo a los controladores. Estas son las palabras de un dios patriarcal y puritano. Jódete y baila y a ver si puedes salir de ésta gozándola.

 

"La culpa alimentaba al pecado y el pecado al final facilitaba mucho el trabajo a los controladores"

 

Con esta formulación que nos precede está claro que nuestra relación con el cuerpo, con el placer y qué decir de la relación con los otros cuerpos, no ha sido ni es fácil y supongo que nunca será fácil. Fácil entendiéndolo como un camino sin obstáculos ni dificultades; y no será porque todas las relaciones conllevan obstáculos y dificultades, inevitablemente.

Hoy día nos encontramos con algunas de esas dificultades relacionadas con nuestros cuerpos, placeres, identidades o deseos, e intentamos luchar contra ellos como podemos, claro está. Pero últimamente estoy muy removida con las estrategias que estamos utilizando en contra de lo que llamamos violencia sexista, machista o de género.

Estoy removida porque sigo escuchando que el sexo es peligroso, violento, sucio y que debemos tomar todo tipo de precauciones para cuando salgamos a la calle como seres sexuadas. Sigo removida porque seguimos siendo las mujeres quienes estamos controladas; ahora tenemos taxis que nos llevan a casa por el módico precio de dos euros, incluso tenemos aplicaciones que incluyen un radar que informa a nuestros padres dónde estamos en cada momento. Seguimos siendo dependientes de la protección paternal y seguimos estando controladas.

 

"Pero últimamente estoy muy removida con las estrategias que estamos utilizando en contra de lo que llamamos violencia sexista, machista o de género"

 

Tengo claro que la violencia también existe en este campo, no se me ocurre ninguna faceta de la vida que no esté influida por la violencia: la educación, el trabajo, el mercado, el negocio del deporte... Lo que me ocupa es la significación que hacemos de cada vivencia violenta y, sobre todo, la que tiene que ver con el sexo. Parece ser que la violencia relacionada con nuestros genitales, nuestros deseos o nuestra erótica es peor, más fuerte que el resto. Sobre todo lo es para las mujeres. ¿Lo es para todas? ¿Tiene que serlo?

Responder a estas preguntas no es complicado. Todas es demasiada gente y si algo tiene que ser… estoy en contra. Soy consciente de que nuestra biografía, nuestra herencia, es jodida atendiendo a la relación con nuestro cuerpo. Y parece que hasta hoy, las mujeres, no éramos un cuerpo, sino que teníamos un cuerpo y es por ello por lo que creo que tenemos mucho de lo que aprender, pero sobre todo que desaprender.

Si queremos andar sobre este camino sería interesante preguntarnos si el uso de los discursos violentos nos ayudan a hacerlo o lo entorpecen. Diciendo que nuestros cuerpos son sagrados o que nuestro coño es lo más íntimo que tenemos, estamos diciendo que la iglesia sigue dentro de nosotras, que el locus genitalis sigue vivito y coleando.

 

"Y parece que hasta hoy, las mujeres, no éramos un cuerpo, sino que teníamos un cuerpo y es por ello por lo que creo que tenemos mucho de lo que aprender, pero sobre todo que desaprender"

 

Cuando dirigimos la mirada hacia la violencia nos entretenemos. Dejamos de lado nuestra erótica, el conocimiento de nuestro cuerpo y de los placeres. Conozco a mujeres jóvenes que se están negando la vivencia de su erótica por miedo a la violencia o porque están demasiado enfadadas para gozar de sus propios cuerpos. El conocimiento del cuerpo, el disfrute, la desmoralización del coño, es conocimiento y el conocimiento puede ser una medida de prevención brutal. ¿Por qué no hay anuncios que te digan: “folla más y mejor, conócete, disfruta y serás más feliz”?

Estoy segura que si hubiera anuncios así, dejaría de haber anuncios que nos alertan de las enfermedades de transmisión genital escondidas detrás de gente atractiva o anuncios en los que nos informara que cada 1 de 3 mujeres tienen un embarazo no deseado. Si queremos ser libres como sujetos eróticos es imprescindible empezar a conocernos y desaprender, resignificar nuestros cuerpos, atrevernos a compartir, a pedir, dar, decir no, decir sí. La mirada hacia la violencia sigue haciéndonos dependientes de este sistema que sigue aprovechándose de nosotras. No nos protegen, hacen negocio.