La RAE recoge la palabra invertida como sinónimo de homosexual

Aunque ya no se use tanto esta palabra como insulto, las creencias que se esconden detrás siguen vivas. La RAE recoge esta palabra como sinónimo de homosexual, mayoritariamente en masculino. Esta academia responsable de constatar la “realidad” lingüística y por tanto, crear realidades, sigue nombrando a las personas homosexuales como personas invertidas. Viene de la palabra invertir que es cambiar, sustituyéndolos por sus contrarios, la posición, el orden o el sentido de las cosas. Y leyendo esto me vengo arriba y digo; “te lo compro”.

Lo compro porque efectivamente queremos deshacer, que es un cambio, la posición, el orden y el sentido de las cosas porque si no quisiéramos esto, seríamos como ellos. Parte de un sistema que se basa en la superiorización e inferiorización de colectivos dependiendo de su capacidad productiva, un sistema que necesita la desigualdad para seguir funcionando, que precariza para hacer ricos a los mismos de siempre, un sistema que odia la diferencia.

Y es curioso porque el capitalismos ha sabido comprar esas luchas que reclamaban la diferencia y aquellas luchas que parten de una denuncia contra las desigualdades. Lo podemos ver con el feminismo (que ahora en Zara te venden una camiseta que te nombra como feminista), el racismo y también con lo que llaman el orgullo. Esta fiesta se ha convertido en un escaparate colorido y pomposo, un lugar donde no se busca romper con lo establecido, sino ser integradas dentro del sistema explotador. Y se trata del mismo sistema que te ha excluido a ti y que seguirá haciéndolo con otrxs porque no todo vende. Cambia de disfraz, pero lo que está dentro, sigue siendo lo mismo. Puede tener cara de feminista, colores del arcoíris por todas partes, piel antiracista... pero sigue siendo el mismo.

Cambiamos de jugadorxs pero no cambiamos el juego. Esto le da otro color y otra vida, indudablemente, pero seguimos siendo parte de aquello que no nos deja ser y sólo nos deja hacer. No quiero sonar pesimista. Sé que han cambiado muchas cosas y que mi madre y yo tenemos un escenario muy diferente. Lo visual es diferente, los discursos son diferentes, más amables, y me pregunto si las creencias también lo son.

Cambiar de fuera no es tan difícil, pero cuando intentamos cambiar algo de dentro, flipamos. Porque replantearte tus adentros, tus creencias, tus inercias... amigas, no es tan fácil. Se trata de una revolución radical, no de parches ni pelucas. La revolución viene cuando ponemos en el centro la vida. La vida de cada uno de los seres vivientes de este planeta, aquí y ahora. Una vida que reconoce que nos somos nada sin las otras, que somos interdependientes y necesitamos cuidados para sobrevivir. Nos necesitamos. Nuestro valor no reside en cuánto produzcamos a costa de la naturaleza y de la vida de tantos seres, así no cambiaremos nada. Sin cambio radical, no hay orgullo que valga.

Firmado: Las invertidas

Sexóloga y Psicóloga
Mi especialidad es el acompañamiento de colectivos vulnerables, proyectos con perspectivas no normativas a través de una mirada sin juicio que busca la autorregulación, la autonomía, el autoconocimiento... Definitivamente, buscando ser responsables de nuestra propia vida.
También te puede interesar:
Condones y mascarillas: educación sexual en tiempos de coronavirus

El inicio del curso escolar está a la vuelta de la esquina y todavía son muchos los aspectos que no Leer más

Y sí, eres vulnerable y tienes miedo. ¿Quieres vivir así?

Cuántas conversaciones sobre lo que nos está ocurriendo. Que si no se cuantos positivos más, si viene otro confinamiento, la eficacia Leer más

Las personas con diversidad funcional también son y practican sexo

Es indiscutible que la irrupción de una disfuncionalidad orgánica en la biografía de cualquier persona va a condicionar en mayor Leer más

Te impongo un problema

¿Cuándo se convierte un hecho en problema? ¿Quién dice qué es problemático y qué no? Desde un punto de vista Leer más

Aún no te has mojado y lo sabes. Hablemos de nuestra relación. ¿La ampliamos?

Ir arriba