“El problema no es decir una machistada, el problema es ser inconsciente de lo que estás diciendo porque lo has normalizado”

Vivimos en una sociedad con actitudes machistas muy interiorizadas. El trabajo de deconstruirlas no es fácil y menos con gente que no ve, no quiere ver o no es capaz de ver lo malsano de esos comportamientos. Por eso el arte es una gran herramienta para que la las personas sean capaces de ser conscientes, aprender y mejorar.

A sus 30 años Rocío es una mujer pluriempleada con gran obsesión por cumplir sus sueños. Todo lo que se moría por decir decidió hacerlo a través de sus dibujos, y hoy día, gracias a ese empeño dibuja en El Jueves, forma parte del equipo de Sextories y a publicado su primer libro: Machistadas.

¿Por qué Machistadas?

Porque la mayor parte de las situaciones de Machistadas me han ocurrido en el trabajo y me ocurrieron por desgracia en un Salón de Cómic.

Cuál fue el primer mensaje que quisiste lanzar…

La primera la hice por un comentario que me hizo un lector del Jueves: “¿No tienes miedo a que te confundan con un hombre dibujando? Tienes un estilo muy masculino, una línea muy fuerte y muy basta y parece un dibujo de un tío.” De hecho, apareció en redes y así fue cómo me contactó el editor.

La recopilación de todas las anécdotas tubo que ser dura.

Un puto infierno (ríe irónicamente). Fue muy duro porque es un cómic que se ha hecho en menos de un año y el proceso de creación ha sido primero recopilar mis vivencias y después de mi gente cercana con la que digamos yo tengo suficiente confianza como para preguntarles; y luego, gente que se quería añadir.

De hecho, el personaje principal eres tú, ¿verdad?

Sí, por eso es una sensación de exposición total. Obviamente, esa versión de mí, es solo una de las tantas capas que tengo, pero es un tema de exponerse. Después, el resto de personajes suelen ser un monigote que no tiene físico ni sexo determinado solo tiene cara de gilipollas.

¿Cara de gilipillas?

Sabes cuando ves a alguien y dices, este tiene cara de gilipollas. Pues eso es lo que quería reflejar (reímos) porque es un personaje que cualquiera podría encarnar ya que cualquiera puede soltar una Machistada.

También hay colaboraciones de alguna persona conocida ¿no?

De hecho, conté con Elsa Ruiz, que es monologuista transexual y que me ha podido hablar desde la perspectiva trans; y ha habido mujeres lesbianas que me hablaron también de esa experiencia, entre otras. Así que fue muy guay el poder ver todas esas cosas que me transmitía la gente.¿Qué quieres transmitir con Machistadas?

 Que somos inconscientes y que ¡deberíamos aprender a darnos cuenta! (recalca con énfasis). Machistadas no es un manual sobre feminismo, es un libro sobre experiencias reales que evidencian que hay mucha inconsciencia respecto al machismo cotidiano. Que no quiere decir que porque hagas machismo cotidiano seas mala persona, nadie está diciendo eso, pero lo que se está diciendo es que somos muy inconscientes de esas pequeñas cosas, que al final hacen todo más grande.

Como por ejemplo…

Frases como: “Aish que gracia eeh, que pague la chica” o “Madre mía tu CV es estupendo, pero ¿te has planeado tener hijos?” No me he metido mucho en temas maternales porque no los sabía tocar y no tenía en su momento a nadie cerca. Bueno, de hecho, sí hay una compañera, una amiga a la que echaron por estar embarazada y que está en el libro. Que además hizo una obra de teatro de cómo la echaron y de como denunció.

 

¿Cuál es el micromachismo que se te hizo más duro de ver o intentar cambiar el chip a través de tus dibujos?

La que más dura se me hizo ver y vivir fue una con unos familiares. Un crio que se había puesto un collar de unas primas y venía con el contento; cuando el padre lo vio le dijo: “¿Quieres quitarte eso? ¿Quieres que te haga una foto vestido de mariquita y se la envíe a tus amigos?” Automáticamente el niño se puso a decir que no y se lo quitó con lo cual el niño relaciona que ser maricón, ser gay, es malo porque es parecerse a una mujer y nadie quiere parecerse a una mujer… al parecer.

Supongo que a lo largo de la creación del libro te has ido dando cuenta de la cantidad de micromachismos que nos rodean, ¿cómo te has sentido con ello?

Como una puta mierda, yo digo muchas palabrotas aquí y en el libro eh (aclara con humor), pero cualquier persona en su día a día puede decir “no, esto tampoco pasa tanto, esto solo lo dice el típico cuñao de ciudadanos” y al final todos caemos en ello. El libro es una evidencia de que aún nos queda mucho por hacer y que somos muy inconscientes. El problema no es decir una machistada, el problema es ser inconsciente de lo que estás haciendo, porque a todos se nos puede escapar alguna, no somos blancos o negros, somos grises pero el problema es cuando esto lo expresas como una normalización de esa expresión sin entender cuál es el contexto, y eso es una putada.

¿Cuál crees que es el mayor problema con los micromachismos?

El problema de los micromachismos es que los puedes hacer como broma y muy bien, pero en el fondo llevan algo de verdad y eso es lo jodido. Freud decía que toda mentira lleva algo de verdad y mira que era un machista consumado, pero oye también tenía reflexiones acertadas.

¿A quiénes van dirigidos estos mensajes?

A todo el mundo que se quiera reír y con un poco de suerte se quiera plantear las cosas. Mi intención es que, si tú eres un chico, por ejemplo, y lees Machistadas, no pienses que eres el malo de la película porque todos somos los malos de la peli en alguna ocasión. Obviamente las Machistadas suelen estar en su mayoría hechas o dichas por hombres, pero también hay muchísimas mujeres que las dicen, y de hecho, todas en algún momento tenemos algún deje o actitud que alimenta ese machismo así que va dirigido a gente que se quiera divertir, reír un rato y que le interese descubrir un poco más de la realidad que vivimos.

Tristemente no a todo el mundo le va a interesar entonces…

(Reímos) Si eres Santiago Abascal obviamente no te lo vas a leer y si te lo lees será para quemarlo en la hoguera, pero mira, mientras lo compre y haga un meeting con eso, para mi es la mejor publicidad que puedo tener estar en un meeting de Vox.

Si tuvieras que escoger una tira, ¿con cuál te quedarías?

Con la de la masturbación. Es una dedicada a mi adolescencia. Hay una dedicada a la bisexualidad que también me gusta mucho, así que hay dos. La primera soy yo viajando para darle Neutrex a mi yo adolescente, y en vez de Neutrex, le doy consejos de la vida, cosa que todos hubiésemos hecho pudiendo aparecer en la vida de nuestro yo adolescente (reímos a carcajadas). Aunque pensándolo bien, te voy a tener que decir tres; porque hay una sobre el amor romántico que es la única doble pero que va sobre las medias naranjas y después la 7.7 “Eso es todo tío”. Como ves me cuesta elegir.

 ¿Futuros proyectos?

Tengo dos en mente. Uno es Retazos, que es un proyecto que dejé a medias por Machistadas, y trata sobre 5 personas en la ciudad de Barcelona que se reafirman, se descubren y se entienden a través de las relaciones y la sexualidad y de las maneras diferentes que tienen de enfocar estos temas. Por otro lado, hay una cosa que me gustaría hacer con Antonio, mi pareja, que sería acerca de hablar de sexualidad los dos en una especie de diálogo en forma de cómic, que habláramos de lo que supone la sexualidad para nosotros, o sea como si tuviésemos ese debate entre nosotros. Me gustaría trabajar en eso, pero con tranquilidad.

Coordinadora de equipo en Somos Peculiares.
Terapeuta especializada en temas de género, sexualidad y parejas.
También te puede interesar:
“Veo en el culturismo la posibilidad de poner la identidad de género a debate”

He encontrado en la expresión artística de las performances un inmenso marco de posibilidades para interpelar a la audiencia, sacudiéndola, Leer más

“Lo que más nos duele es que nos digan que nos pagan por violarnos”

Han hablado de ellas como si de dos bandos se trataran, como si fuera una guerra entre malos y buenos Leer más

“El éxito a la hora de ligar en las apps de citas depende en gran parte de la foto de perfil que escojamos”

Las imágenes dicen mucho de nosotrxs, y más en el mundo tan visual en el que vivimos. ¿Cuáles son las Leer más

“El abusador sexual casi siempre está cerca del entorno familiar”

España es uno de los sitios donde más abusos sexuales están denunciados, por lo menos registrados, pero esto es tan Leer más

Aún no te has mojado y lo sabes. Hablemos de nuestra relación. ¿La ampliamos?

Ir arriba