Suelo pélvico masculino: Qué es, patologías y cómo trabajarlo

Parece que con la moda esta de hablar del suelo pélvico de las personas con vagina, de sus patologías, de sus agujeros, de los ejercicios y los gadgets para su recuperación, se nos ha olvidado que las personas con pene también tienen suelo pélvico y que también puede afectarles para bien y para mal.

Cuando, en consulta, y tras realizar las preguntas de rigor y la anamnesis, una sugiere que quizá pueda ser problema del suelo pélvico, algunos hombres de pronto se sienten un poco intimidados e incluso, a veces, insultados, como que eso no va con ellos, como si su musculatura pélvica no existiera y tuvieran un agujero negro en la base de su pelvis. 

Es curioso cómo asociamos los problemas del suelo pélvico al universo femenino… y si para nosotras es un poco tabú, no podemos imaginarnos lo tabú que puede ser para ellos.

El periné de las personas con pene, es cierto que quizá no se vea tan afectado por las vicisitudes de la gravedad, los embarazos o los partos, claro… tampoco tan afectado por la desconexión del centro del placer, como se suele dar en las personas con vulva. 

Pero hay algo que las personas con pene sufren, quizá más que nosotras y es que, en esta cultura falocentrista, en el que el pene tiene que estar siempre erecto, dispuesto y durar como si no hubiera un mañana durante las relaciones sexuales coitocentristas, las cosas, en ocasiones, caen por su propio peso. La cultura patriarcal, el porno y la falta de educación sexual son un combo fatídico para quienes viven en un cuerpo con pene.

Con esta presión, este tabú, esta sensación de tener que llevar el control, de no poder admitir ciertas cosas, mucha de la patología asociada al suelo pélvico masculino se tiende a esconder, a hacer como que no existe, se invisibiliza. Quizá para nosotras sea más natural acudir a consulta a revisar nuestros bajos fondos, ya que estamos acostumbradas a ir a la consulta del ginecólogo o la matrona. 

En su caso, puede ser mejor tirar de “pastillita azul” o de métodos de pago para intentar esconder un problema que puede tener solución con una buena valoración por parte de una fisioterapeuta de suelo pélvico.

EL MUNDO NECESITA EDUCACIÓN SEXUAL. ¿APOSTAMOS POR ELLA?

Caratula de cerrado por obras  de SP

¿En qué situaciones puede ayudarte la fisioterapia del suelo pélvico?

Hay diversos casos en los que una fisioterapeuta especializada puede ayudarte. Aunque, quizá solamente se derive tras una cirugía de próstata y no siempre. Se tienden a normalizar las pérdidas de orina, los escapes de gases y de heces y la pauta suele ser la utilización de un pañal (a veces de forma temporal y otras, permanente). La buena noticia es que hay muchos casos donde la fisioterapia es fundamental y puede ayudar mucho a solucionar problemas, que a veces, se obvian. Son estos:

  • Dificultad para iniciar la micción
  • Aumento de la frecuencia miccional sin infección aparente
  • Molestias por el pubis y/o abdominales inferiores
  • Malestar en las relaciones sexuales y dolor al final de la eyaculación
  • Pinchazos en esfínter anal
  • Dolor pélvico al estar sentado
  • Dificultad para la defecación
  • Problemas de continencia fecal y de gases
  • Disfunciones mecánicas en la esfera sexual (eyaculación precoz/ retardada, dificultades en la erección,...)
  • Postcirugía de próstata

Como veis, son casos muy diferentes y patología relativamente común. Y sí, en un porcentaje muy alto, con un poco de trabajo por parte del paciente, los resultados son visibles en muy poco tiempo. La musculatura del suelo pélvico es muy agradecida si se es constante con el trabajo de la misma. 

¿Qué podemos hacer ante un caso de patología de suelo pélvico?

Es probable que alguien se haya podido ver reflejado en alguno de estos casos. Y es por ello, que vamos a pasar a recomendar algunos ejercicios o tips para poder conectar con el suelo pélvico y ponernos manos a la obra lo antes posible. 

Es importante reseñar que esto no sustituye en ningún caso la valoración, ni el tratamiento de fisioterapia y que si estás en el caso de alguno de los puntos anteriormente descritos, lo mejor es que acudas a una fisioterapeuta especializada o a una sexóloga que pueda hacer un diagnóstico preciso y derivar tu caso a otra especialista en el caso que sea necesario.

Lo primero que vamos a hacer es ponernos en contacto con el periné: ¿sabes dónde se localiza exactamente y qué funciones tiene? Suponemos que más o menos sí. Aún así, vamos a realizar estos cuatro ejercicios básicos que van a ayudarte a localizarlo y a poner atención a cómo está la salud de tu suelo pélvico:

Cuatro ejercicios para localizar y evaluar tu suelo pélvico

1 – Solo a modo de prueba, sin que se convierta en un hábito, cuando vayas a miccionar, intenta contener la orina una vez que hayas comenzado la micción. Esto te dará pistas sobre cómo está tu esfinter uretral. Si no puedes detener la orina, ya tendrás una pista de que algo no va bien. Recuerda, hazlo solamente a modo de test, porque si se hace de forma continuada, podemos confundir a nuestra vejiga y convertirlo en un problema de vaciado de la misma, así que no te obsesiones.

2 – Intenta retener un gas. Siente cómo al contraer el anillo que rodea a tu ano, es como si se replegara hacia adentro. 

3 – Tócate el núcleo fibroso (la parte que queda entre los testículos y el ano) mientras realizas alguno de los ejercicios anteriores y siente cómo se contrae y se relaja. Comprueba que no exista dolor cuando realizas este ejercicio.

4 – Al terminar de orinar, contrae y relaja el esfínter uretral, como si quisieras expulsar las últimas gotas. Comprueba que es así y que salen las últimas gotas de orina que tenías en tu vejiga.

Una vez que hemos realizado esta rueda de reconocimiento, podemos darnos cuenta de dos cosas

  • Una, que todo va bien, que no hay problema y que el cuerpo funciona fetén. En este caso, si tenemos alguna disfunción, es probable que el origen no sea físico y que el problema esté relacionado con otras causas. En este caso, si el urólogo también ha dicho que todo iba bien, mi consejo es acudir a la consulta de sexología para tratar el asunto.
  • Dos, que existe dificultad para realizar alguno de los ejercicios propuestos, o bien que cursa con dolor. En tal caso, pide cita con tu fisio de suelo pélvico de confianza y ponte manos a la obra.

En el caso de que te hayas encontrado con alguna traba para llevar a cabo lo anteriormente propuesto, puedes comenzar a valorar tu postura en sedestación y bipedestación: ¿estás recto? Es bastante probable que andes cargado de hombros y que estés cargando en exceso tu musculatura abdominopélvica. 

Porque lo pélvico trabaja en equipo con el CORE y tenemos que hacer mucho caso a la zona abdominal y lumbar. Quizá sea el momento de comenzar con unos hipopresivos para tomar consciencia de nuestra higiene postural.

Y ¿si mi postura es adecuada, qué debo hacer? 

Podemos empezar a realizar unos ejercicios de Kegel para tomar consciencia e ir fortaleciendo un poco el periné. La manera correcta para realizarlos es la siguiente: tomaremos aire y al soltar, haremos una contracción voluntaria de la uretra (como si contuviéramos el pis). 

Has de sentir cómo se contrae y va como hacia adentro. Realizaremos lo mismo con la musculatura del ano. Es importante remarcar que tan necesaria es la contracción como la relajación en estos casos. Haz una intensidad y una duración de la contracción que te sea cómoda. Y descansa, tómate tu tiempo. Intenta no ayudarte de la contracción de la musculatura glútea. Investiga si eres capaz de aislar la contracción del ano y de la uretra. Juega, intercala, respira, descansa y vuelve a empezar. Pero no te pases.

¿Te has dado cuenta de que eres un ninja de los Kegel? 

Entonces, tranqui, porque tienes localizada la musculatura y funciona bien. Quizá, si sientes que tienes un problema, vaya por otro lado. Escúchate y deja los tabúes a un lado. Toma las riendas de tu salud pélvica… no lo demores más.

¿Quieres hacer terapia?

Consulta horarios, precios y servicios.

Fisioterapeuta experta en sexología y suelo pélvico.
Especializado en minorías eróticas y su análisis en la cultura popular y medios.
También te puede interesar:
⭐ ¿Solo importa el pene?

En “La dictadura de la normalidad en el orgasmo femenino” abordé cómo las mujeres hemos sido sometidas a una cruel Leer más

10 beneficios de la terapia online

Hasta hace poco las psicoterapias solo se realizaban de forma presencial y es lógico que por este motivo, aún haya Leer más

Cómo trabajar el CORE y el suelo pélvico con cosas que tenemos en casa

A menudo, cuando comenzamos a descubrir técnicas nuevas para trabajar nuestro cuerpo, y sobre todo si lo hacemos por redes Leer más

¿Sirve cualquier vibrador para trabajar el suelo pélvico?

Últimamente está tan de moda hablar del suelo pélvico como de los diversos juguetes sexuales que existen en el mercado. Leer más

Que la educación sexual te haga vivir la vida y tus relaciones de otro modo.

¡Accede a todo nuestro contenido, ofertas y sorteos!

Ir arriba