¿Las bolas chinas son útiles para todos los suelos pélvicos?

Hace unos años, en las sex shops, nos vendían las esferas pélvicas (bolas chinas) como un juguete sexual más. Nos contaban que utilizarlas era placentero per se. Pero hay mujeres que no le ven la gracia o que les duele la vagina de llevarlas puestas para la clase de salsa-aerobic y se les termina escapando el pis. 

Y es por esto que las esferas pélvicas en muchas ocasiones acababan en un cajón o en la basura, directamente. Claro, es que nadie nos explicó que las esferas en sí tampoco son el camino al orgasmo y que son inútiles en algunos casos.

Para qué son útiles las bolas chinas

Las esferas pélvicas son una herramienta más para la rehabilitación del suelo pélvico y hay que comprender bien cómo funcionan. Para eso tenemos que tener en cuenta los dos factores de este artilugio: el peso y la vibración. Como bien sabemos, el peso no es el mejor aliado de la musculatura del periné y un peso excesivo en la vagina puede conducirnos irremediablemente a una contractura o, lo que es peor, a una mayor debilidad.

Esto puede ocurrir por llevar demasiado peso en nuestra vagina durante demasiado tiempo. Las fibras musculares se saturan y al final, se agotan. La vibración, en cambio, juega a nuestro favor, ya que lo que hace es reclutar a las fibras musculares más “vagas” a que comiencen a hacer su trabajo: las activa.

EL MUNDO NECESITA EDUCACIÓN SEXUAL. ¿APOSTAMOS POR ELLA?

suscripciones @somospeculiares

¿Puedes utilizarlas en casa cuando te apetezcan?

Nuestro consejo es que siempre hagas una revisión del suelo pélvico con una fisioterapeuta especializada y que sea ella quien te las paute y te diga cómo utilizarlas. Es importante que el trabajo con las esferas pélvicas se haga con cuidado para no contracturar, ni agotar a la musculatura.

¿Cómo empezar con ellas?

Lo primero, es una toma de conciencia de cómo está el periné. Para esto, podemos introducir un dedo en la vagina y ver cómo nos recibe: vemos si existe tensión, si está todo demasiado blandito,… observamos  y sentimos. Intentamos realizar una contracción vaginal (hacia dentro y hacia arriba).

Si vemos que tenemos dificultad, podemos pensar que las esferas son una buena opción para nosotras (ojo, nuestra recomendación es siempre una valoración por una especialista). Podemos comenzar con una bola, la de menor peso, bien untada en lubricante al agua (nada de aceites ni siliconas, que pueden dañar el material), nosotras recostadas.

Introducimos la bola y observamos mientras realizamos respiraciones profundas. Cuando cojo aire, las paredes vaginales se tendrían que separar levemente de la esfera y al soltar el aire, la vagina tendría que abrazarla. Observo si esto sucede. Si es así, puedo pasar a ponerme de pie. ¿Qué sensaciones tengo de pie con la esfera dentro de mi vagina? ¿Es demasiado peso? ¿Siento molestias? ¿Siento que se cae? Todas las respuestas a estas preguntas nos van a dar información del estado de nuestra musculatura perineal.

Si veo que estoy cómoda en bipedestación, lo ideal sería comenzar a mover un poco la pelvis. Un poco de música ayuda a conectar con el cuerpo y dejarse llevar. ¿Siento la pequeña vibración en mis paredes vaginales? ¿Es agradable esta sensación? Puede que mientras te estés moviendo sientas incluso que lubricas más. O que se sueltan los hombros.

Son sensaciones que tienes que ir recogiendo. Toda esa información es oro… para saber cómo estás tú y para contárselo a tu fisio de suelo pélvico cuando vayas a consulta. Nunca estés mucho tiempo trabajando con las bolas en tu interior. Aunque suelen recomendar un trabajo máximo de 30 minutos, una tercera parte de ese tiempo (10 minutos) es más que suficiente para un trabajo óptimo y minimizar los riesgos de fatiga muscular.

Recuerda que nos son un juguete sexual, sino una herramienta para el trabajo del suelo pélvico. Es importante, que aunque leas muchos consejos por internet (como este artículo), lo ideal es que te sea pautado por una especialista tras analizar tu caso concreto. Y, quizá, si algo de lo que has leído te ha tocado, puede que sea el momento de acudir a consulta.

Si te interesa saber cómo está tu suelo pélvico quizás te interese leer:

¿Cómo hacer una primera autoexploración de tu vulva y tu vagina?

¿Sirve cualquier vibrador para trabajar el suelo pélvico?

¿Cómo trabajar el suelo pélvico con cosas que tenemos por casa?

Fisioterapeuta experta en sexología y suelo pélvico.
Especializado en minorías eróticas y su análisis en la cultura popular y medios.
También te puede interesar:
Suelo pélvico masculino: Qué es, patologías y cómo trabajarlo

Parece que con la moda esta de hablar del suelo pélvico de las personas con vagina, de sus patologías, de Leer más

Cómo trabajar el CORE y el suelo pélvico con cosas que tenemos en casa

A menudo, cuando comenzamos a descubrir técnicas nuevas para trabajar nuestro cuerpo, y sobre todo si lo hacemos por redes Leer más

¿Sirve cualquier vibrador para trabajar el suelo pélvico?

Últimamente está tan de moda hablar del suelo pélvico como de los diversos juguetes sexuales que existen en el mercado. Leer más

⭐ ¿Cómo es la vagina? Te explicamos las tres partes que tiene

Muchas de nosotras, espejo en mano, hemos observado nuestra vulva muchas veces, en momentos diferentes de nuestro ciclo, incluso nos Leer más

Que la educación sexual te haga vivir la vida y tus relaciones de otro modo.

¡Accede a todo nuestro contenido, ofertas y sorteos!

Ir arriba