De Peculiares

Masturdating: la práctica que todos deberíamos probar una vez en la vida

12 de febrero de 2020

Laura Marcilla

Masturdating es un término inglés que viene de masturbate” y “dating, es decir, masturbación y cita. Pero no, no consiste en quedar con alguien para masturbarse, la cosa es algo más compleja. Más bien, la parte de la “masturbación” es una metáfora de la capacidad de disfrutar en solitario, sin más compañía que uno mismo. Así pues, practicar masturdating significa tener la costumbre de organizar citas con uno mismo y, obviamente, pasarlo bien en ellas.

Muchas veces hemos insistido en la importancia del amor propio, del espacio propio y de los autocuidados. Poner de moda el masturdating implica llevar todo esto un nivel más allá. Las relaciones hay que cultivarlas y cuando no se invierte tiempo y cariño en ellas existen más riesgos de que éstas se deterioren. Esto mismo es aplicable a la relación con uno mismo. Vivimos en una época en la que muchas personas nos quejamos de que nos faltan horas en el día para atender a todos los compromisos laborales, sociales y familiares. En este contexto, es muy sencillo que los autocuidados o el tiempo que invirtamos en nosotros mismos queden relegados a un segundo plano.

En el mismo sentido, cuidar una relación no es una cuestión solo de tiempo, sino de tiempo de calidad, tiempo bien aprovechado. Así que lo siento mucho, pero las duchas largas pensando en cómo cambiar el mundo no cuentan como masturdating per se.

Masturdating consiste en planificar y llevar a cabo una cita divertida, entretenida o bonita, exactamente igual que lo haríamos con una pareja o un grupo de amigos, pero con la idea de disfrutarlo en solitario. Claro que los planes no tienen por qué ser exactamente los mismos que cuando los organizamos con otra persona, pero lo ideal es que pongamos el mismo cariño en pensar qué actividad nos apetece hacer, en elegir la ropa que vamos a llevar y en reservar la fecha y considerar que la tenemos comprometida a todos los efectos. Y por supuesto, llegado el día de la importante cita, dejarnos llevar y disfrutarla sin estar pendientes de la pantalla del móvil.

¿Y por qué es importante y creo firmemente que todos deberíamos hacerlo de vez en cuando? Porque, ¿cómo vamos a mantener una relación positiva con alguien con quien nos relacionamos? ¿Cómo vamos a relacionarnos con nosotros mismos, a querernos, a aceptarnos, si todo nuestro tiempo libre lo invertimos en los demás? La habilidad de pasar tiempo a solas haciendo algo activamente (algo más elaborado que manta y Netflix, sin despreciar también este tipo de planes) es una oportunidad maravillosa que seguramente traería muchos beneficios a nuestra autoestima y nuestro bienestar.

Como todas las “prácticas” quizá deba ser entrenada y nos cueste más que nos salga al principio de forma natural y satisfactoria. Es comprensible. Hay una serie de planes (restaurantes, cine, etc.) que se perciben como exclusivos de la pareja o los amigos. Muchas personas no se sentirían cómodas yendo a cenar sin compañía o sabiéndose observadas en situaciones que suelan realizarse en grupo. El miedo a los juicios de los demás (e incluso a los propios juicios) también se supera si nos enfrentamos a él.

Además, las opciones para practicar masturdating son casi infinitas, tantas como se nos puedan ocurrir (ir a un museo, a un concierto, a un spa, al teatro, al campo…) y ofrecen la ventaja de que no es necesario consensuarlo con otra persona y negociar para alcanzar un acuerdo entre sus gustos y los propios.

Ahora que se acerca “San Valentín”, parece la mejor de las ocasiones para iniciarse en el masturdating. Ahora que ya vamos interiorizando (poco a poco) que tener pareja no es necesariamente mejor que estar soltero, que el amor propio es esencial para todas las personas, enamoradas o no, y que se critica la hipocresía de demostrar amor un día del año “porque toca” y no porque apetece, ¿por qué no darle la vuelta a la celebración y empezar a pasar mas tiempo con la única persona que, de seguro, va a acompañarnos toda la vida? Nosotros mismos.

De Peculiares

Aceites afrodisiacos naturales: origen y empleo

10 de febrero de 2020

Yaiza Morales

Hablar de afrodisíacos lleva consigo bastante controversia ya que, en general, hay bastante desacuerdo en el hecho de su efectividad. A nivel histórico y científico, no hay pruebas concluyentes al respecto pero sí que se asocia su funcionamiento al efecto placebo; es decir, los afrodisíacos en este caso, tendrían un efecto real si la  persona que lo toma, está convencido de su eficacia.

La palabra afrodisíaco deriva del griego, más en concreto del nombre de la diosa Afrodita (Venus para los romanos), considerada la diosa del amor, el sexo y la belleza; y que está relacionada con temas como la fecundidad, la pasión, la voluptuosidad, la dulzura y el placer. Viendo ésta información, queda más que explicado cuál sería el papel de los afrodisíacos pero por si las moscas, diremos que se conoce como  afrodisíaco cualquier sustancia o actividad que, estimulando los sentidos; incrementa el deseo sexual, la líbido o la excitación.

Que quede claro que se trata de crear o potenciar deseo y no de mejorar el rendimiento y la capacidad sexual.

Algunos de los afrodisíacos que conocemos, deben su fama (ya desde la antigüedad) al hecho de que su forma natural, tiene ciertos parecidos con los órganos sexuales. Así podríamos hablar de las ostras y su evidente parecido a una vulva; el pepino o el plátano y su forma fálica; las fresas y su semejanza a las mucosas genitales o el aguacate y su asociación con los testículos. Como dato curioso y que relaciona un poco todo, la  mitología griega nos narra cómo Afrodita, fue engendrada en una ostra en el mar.

Se dice que la primera vez que se habló de afrodisíacos fue en unos papiros egipcios de los años 2200 y 1700 a.C y es que antiguamente, existían muchos ritos y creencias asociadas a la fertilidad y gran parte de ellos eran prácticamente ineludibles ante cualquier planteamiento de relación sexual y/o amorosa.

El deseo sexual en todo caso, depende de varios factores así que el solo hecho de usar afrodisíacos, no sería significativo si no se mantienen unos hábitos de vida saludables y se tienen en cuenta también  éstos otros factores para aumentar la libido.

La eficacia en hombres y mujeres de los afrodisíacos es similar y esto es debido a que uno de las características básicas y comunes a la mayoría de los afrodisíacos  es que ayudan a tener una mejor irrigación sanguínea y de ésta forma, mejoran la función sexual. Existen varios tipos de afrodisíacos catalogados tanto por su zona de acción tanto por cómo se perciben.

En éste artículo me voy a centrar en los segundos y más específicamente en los que actúan por excitación de vías afines a las sexuales como serían el olfato o el tacto. En este grupo, uno de los elementos principales son los perfumes y las fragancias o esencias.

Para ello he contado con la ayuda de Lua Villar, fundadora de la empresa Awen de cosmética natural. Como buena conocedora de las propiedades de muchos de estos elementos, nos ha hablado de algunos de los más significativos:

ACEITE ESENCIAL DE ROSA

Este aceite tiene un aroma muy sutil y un alto contenido en vitamina E, ácidos grasos y antioxidantes lo cual beneficia la salud de la piel. La rosa está estrechamente relacionada en nuestras mentes con el romanticismo con lo cual es fácil asociarlo con el uso en juegos y masajes eróticos. Tiene un efecto bastante potente sobretodo en el sistema hormonal de la mujer y su aroma es altamente sensual aunque claro está, todo dependerá de los gustos olfativos de la persona para elegirlo. El aceite de rosas es bueno para disminuir el estrés físico y mental ya que tiene efecto aliviante para los músculos cansados. Cómo dato extra, también es usado para tratar infecciones vaginales y los cólicos menstruales. El aceite de rosas aplicado en la zona vaginal puede ayudar a aumentar la lubricación.

Antes de continuar remarcar que para el uso de todos estos aceites hace falta su disolución en otros aceites portadores o base como por ejemplo el aceite de almendras dulces, el de oliva, de semillas de uva…, ya que si no pueden resultar bastante agresivos por su concentración. Lua remarca que ella no usa aceites como  el de aguacate o coco ya que el primero es muy espeso y el segundo, en épocas de más frío como el invierno se solidifica y cambia las texturas.

ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA

La lavanda es conocida por sus propiedades relajantes y revitalizadoras y por este motivo es también un buen afrodisiaco ya que ayudaría a mejorar nuestro estado de ánimo. Contribuye a mejorar la circulación y con ello aumenta la sensibilidad de los órganos sexuales y por ende ayuda a despertar el deseo sexual. A parte de poderlo usar como aceite de masajes os aconsejo también diluir unas gotas en agua hirviendo para que los vapores de su olor floten en el ambiente y así la habitación se inunde de su aroma.

ACEITE ESENCIAL DE JAZMÍN

Tiene un aroma muy seductor y relajante lo que una vez más ayudaría a distender el ambiente y disfrutar de nuestros encuentros sexuales. Se le considera uno de los aceites afrodisíacos más populares ya desde la antigüedad ya que aseguraban que sus propiedades podían ayudar con problemas tales como la sequedad en las zonas íntimas, la eyaculación precoz o incluso problemas de frigidez. Se usa en aromaterapia sobretodo para tratar estados de intranquilidad o ansiedad y actúa tanto a nivel mental, emocional como físico. Calma y genera estados más eufóricos y optimistas y así ayuda a aumentar el deseo sexual. Este aceite  tiene un aroma muy persistente y está muy ligado a la energía femenina. Como consejo, se recomienda aplicarlo detrás de las orejas, en el cuello u otras zonas erógenas para que la pareja pueda percibir su olor con mayor facilidad.

ACEITE ESENCIAL DE NUEZ MOSCADA

Aunque no es tan popular como los anteriores, el aceite esencial de nuez moscada es un gran aliado para mejorar la libido femenina y reducir algunos problemas sexuales masculinos. Contiene una sustancia conocida como miristicina, que le confiere propiedades como estimulante sexual. También ayuda a mejorar la circulación y aumenta la energía durante el sexo.

Este aceite está considerado como un A aumentando así la actividad sexual. Durante muchos años, las medicinas alternativas han utilizado el aceite de nuez moscada para problemas o trastornos sexuales masculinos sobre todo, aunque su efecto también recae en la mujer.

¿Cómo utilizarlo? Combina el aceite de nuez moscada con un aceite base (oliva, coco, almendras) y empléalo para realizar masajes en los senos, la espalda o las piernas.

ACEITE ESENCIAL DE JENGIBRE

Con el aceite esencial de jengibre no solo es posible disfrutar un aroma relajante, sino que, por su temperatura característica, también estimulamos nuestras zonas erógenas. Sus propiedades afrodisíacas aumentan el deseo sexual y contribuyen a mejorar el rendimiento en el acto íntimo.

El aceite de jengibre es el mejor aceite afrodisíaco para aumentar la temperatura corporal, estimulando con ello nuestra actividad física. Sus propiedades afrodisíacas pueden verse aumentadas si lo mezclamos con alguno de los anteriores aceites. Es conveniente utilizarlo en pequeñas dosis por su fuerte aroma.

También el aceite esencial de jengibre es un poderosos estimulante y excitante sexual, gracias a su aroma dulce y tibio y a sus propiedades para mejorar el sistema circulatorio. Ayuda a encender la pasión tanto de hombres como de mujeres.

¿Cómo utilizarlo? Combina el aceite de jengibre en partes iguales con aceite de oliva o de rosas. Masajea la piel, con movimientos suaves y eróticos.

ACEITE ESENCIAL DE SÁNDALO

Es uno de los aceites afrodisíacos más recomendados para despertar el deseo sexual masculino, ya que su aroma resulta muy atractivo y estimulante. Resulta apropiado en casos de disfunción eréctil o cansancio sexual, puesto que calma los nervios, mejora la circulación en los órganos sexuales y es euforizante.

Sándalo: este olor exótico característico de las culturas asiáticas promueve la apertura emocional para favorecer el aumento de la pasión en las parejas.

¿Cómo utilizarlo? Aplica una pequeña cantidad de aceite de sándalo en las zonas erógenas como perfume. Empléalo combinado con otros aceites para realizar un masaje erótico.

ACEITE ESENCIAL AFRODISÍACO DE YLANG-YLANG

Intensifica el deseo sexual gracias a su fragancia picante y dulce a la vez. Su uso estimula cada uno de nuestros sentidos, despertando así, todos los sentimientos que tengamos hacia nuestra pareja. Es un perfecto estimulante para potenciar la sexualidad y la sensualidad. Ylang Ylang: conocido también como flor de cananga, este árbol aromático proviene de algunos países asiáticos y se puede encontrar también en países centroamericanos y sudamericanos. Se trata de un aroma florar que aumenta el deseo sexual y fomenta la atracción de la pareja. Además, también apoya al sistema circulatorio. Es uno de los aceites afrodisíacos más poderosos que se conocen.

ACEITE DE GERANIO

El geranio es un arbusto perenne con pequeñas flores rosadas y hojas puntiagudas nativo del Sur Africa. De las muchas variedades de la planta, Pelargonium graveolens es la que se utiliza para el aceite esencial. Este aceite es muy usado en aromaterapia y contiene una serie de compuestos beneficiosos. En aromaterapia, el aceite esencial de geranio se usa para tratar acné, dolor de garganta, ansiedad, depresión e insomnio. Sus usuarios son principalmente mujeres debido a su efecto beneficioso en la menstruación y la menopausia. Este aceite esencial también puede elevar el estado de ánimo, reducir la fatiga y promover el bienestar emocional.

Los viajeros pueden usar este aceite como repelente de insectos natural. Además puede ser utilizado como un aceite de masaje para aliviar el dolor de músculos y el estrés. Puede ayudar a mejorar la circulación de sangre justo debajo de la superficie de la piel. El aceite de geranio no debe aplicarse directamente sobre la piel como aceite de masaje, primero debe ser diluido con un aceite portador como el aceite de jojoba, aceite de oliva o aceite de almendras dulce.

De Peculiares

¿Sirve cualquier vibrador para trabajar el suelo pélvico?

15 de enero de 2020

Juncal Altzugarai

Últimamente está tan de moda hablar del suelo pélvico como de los diversos juguetes sexuales que existen en el mercado. Lo que está claro es que hace tiempo que estos artefactos son mucho más fáciles de comprar, que hace años, y que, además, las personas que los venden están mucho más formadas y son capaces de aconsejar con mucha precisión sobre lo que necesitamos o queremos.

Por esta misma razón ha surgido todo un mundo de herramientas vibratorias tanto para nuestro placer, como para trabajar nuestra musculatura pélvica. Pero claro, el mercado es quien nos dice cosas como: este vibrador con esta forma concreta es para masturbarme; este otro, con esta otra forma es para trabajar por fuera de mi vulva; este otro es sólo para currar mi suelo pélvico desde mi vagina; y así, nos juntamos con varios dispositivos, que, aunque tengan una forma similar y movimientos vibratorios parecidos, dejamos que cada cual cumpla la función para la que viene destinado, porque, por ejemplo, viene escrito en la caja, o lo he comprado en una farmacia.

Pues resulta que existe una buena noticia para quienes no queréis acumular cacharritos vibratorios en vuestros cajones y para los que no os queráis gastar una pasta: los vibradores sirven tanto para masturbarnos como para trabajar el suelo pélvico (¡así, como lo lees!). Sólo es importante atender al tipo de vibración y saber qué queremos trabajar.

Comencemos hablando de la forma de los vibradores. Sabemos que en su mayoría son de forma fálica, pero existen además en forma de huevito, de bala, incluso de mariposa o patito. Los que van a ser más versátiles a la hora de realizar ejercicios terapéuticos, serán los de forma más o menos fálica y lo de forma de huevito o bala, ya que podremos utilizarlos, tanto por fuera (en nuestra vulva), como por dentro (trabajando tanto la musculatura vaginal, como, si lo necesitamos, también la anal). Así que, si tienes a mano algún vibrador de este tipo e intuyes que tienes problemas de suelo pélvico, puedes seguir leyendo este artículo y enterarte de todo.

Si no tengo un diagnóstico claro de mi musculatura perineal, pero tengo la sospecha de que algo sucede por esos lares, lo primero que he de hacer es una labor de observación. Es decir, si observo o siento que se me escapa la orina, si tengo pedos vaginales, si noto que me entra agua en mi cavidad vaginal cuando voy a la piscina, si tengo estreñimiento crónico, si tengo una mala postura y trabajo muchas horas de pie o sentada… Todo esto puede darme pistas de que mi suelo pélvico está un poco débil.

Si por el contrario, las sensaciones en mi vagina son de quemazón al intentar la penetración, si noto sequedad vaginal, si aprieto la mandíbula, si utilizo de forma habitual tacones, si sufro de endometriosis o de síndrome de congestión pélvica… lo más seguro es que mi suelo pélvico esté en tensión o en el peor de los casos, contracturado. Esto que contamos a continuación, no es sustitutivo de un buen tratamiento con una fisioterapeuta especializada, pero sí que te va a dar mucha información válida para hacerte consciente de tu salud muscular y será de gran ayuda para tu tratamiento.

¿Cómo comenzamos a trabajar con un vibrador en nuestra casa?

Mi consejo es siempre que elijas un momento en el que sepas que vas a estar sola y que no vayas a tener interrupciones posibles, ya que es un trabajo que ha de hacerse desde el cuidado y el mimo más absoluto y prestando atención en lo que está sucediendo. También te recomendaría anotar qué se te mueve durante los ejercicios, ya que a veces, al prestar atención de manera tan directa a nuestra vulva y vagina, pueden saltar alarmas, o emociones desagradables, en ocasiones, incluso, se despiertan fantasmas ya dormidos. No tiene por qué pasar, pero si sucede, es buen ejercicio escribir qué ha sucedido y acompañar el proceso de terapia sexológica.

Una vez realizada esta advertencia, que creo que es importante remarcar, vamos a ponernos manos a la obra.

  1. Para un suelo pélvico débil

En la gran mayoría de los casos, solemos atender a nuestra salud pélvica cuando sentimos que se nos escapa la orina o que, a lo mejor, no la retenemos como antes. Para potenciar y despertar a la musculatura “dormida”, que es la que está más débil, debemos aumentar el riego sanguíneo y estimular el sistema nervioso. Comprobamos que el vibrador que vamos a utilizar tiene un modo de vibración discontínua (probablemente, tenga más de un modo en discontínuo, pero comenzaremos por el más sencillo).

Una vez localizamos este modo, empezaremos a masajear de fuera hacia dentro ayudados de lubricante de agua (podríamos utilizar un aceite de masaje formulado para uso genital, pero no sería óptimo para la durabilidad de nuestro aparato); desde las ingles a los labios externos, de los labios externos a los internos, de los internos a la cavidad vaginal, podemos trabajar también alrededor del ano.

El movimiento ha de ser armónico y suave, sin golpeteos. Si hay una zona especialmente adormilada, podemos insistir ahí, dejando quieto nuestro vibrador en esta zona. Una vez hayamos terminado por la parte de fuera, siempre muy bien lubricado y lo más importante, si me siento preparada para ello, introduciremos el vibrador en la cavidad vaginal.

Al principio, el vibrador ha de dejarse quieto y sentiremos las ondas vibratorias a través de las paredes vaginales. Este primer ejercicio con el vibrador dentro es curioso, ya que se trata de observar nada más y hay veces que se sienten cosas nuevas. Una vez reconozcamos qué sucede en nuestra vagina (la musculatura ya va despertando), podemos acompañar con una contracción a cada vibración, acompañada de la exhalación del aire (la contracción siempre al soltar el aire).

Recuerda que la contracción vaginal hay que realizarla como si estuviéramos sorbiendo espaguetis, pero con el chichi. Cuando tengamos el ejercicio controlado, podemos intentarlo con otros modos de vibración discontínua que tenga tu juguete. Y cuando la vibración sea más fuerte, intentar contraer más fuerte también. Nunca realices el ejercicio durante más de 7/10 minutos, ya que la musculatura del suelo pélvico es muy sensible y no queremos agotarla. Eso sí, sé constante.

  1. Para un suelo pélvico con demasiado tono

Quizá no lo sepamos, pero muchas de nosotras, por el tipo de vida que llevamos, es probable que tengamos un suelo pélvico demasiado estresado, lo que a la larga nos va a llevar a que nuestra musculatura perineal se agote y termine por lo suelos. Así que, aunque no crea que pueda tener un problema, este ejercicio puede ser bueno para ti.

Esta vez, utilizaremos el vibrador el modo vibración constante. Así, conseguiremos adormecer el sistema nervioso que inerva nuestra vulva y vagina. Digamos que vamos a acunar a nuestras fibras musculares. La vibración constante atonta y relaja la musculatura (esto sirve pata toda la musculatura del cuerpo, sí, también para las cervicales).

Procederemos de igual manera que con el vibrador en modo discontínuo, de fuera hacia adentro. E igualmente, cuando introduzcamos nuestro artefacto en la vagina, también realizaremos rimero una labor de observación del impacto de las ondas en nuestra cavidad. Al terminar este ejercicio, es importante retirar el vibrador muy despacio y con sumo cuidado, para no “asustar” a la musculatura vaginal y que vuelva a tensionarse por el impacto de la extrusión.

En ambos casos, podemos terminar masturbándonos si nos da la gana. La liberación de endorfinas y oxitocina que consigamos mediante nuestro placer va a ser tan bueno tanto como para desestresar nuestras fibras musculares, como para despertar a las mismas.

Démonos placeres, todo el rato. Cada vez que podamos. Y démonos espacios para observarnos y cuidarnos.

De Peculiares

Reciclar los juguetes eróticos

¿Dónde reciclar los juguetes eróticos?
Sona Cruise de LELO

22 de agosto de 2019

Yaiza Morales, Universopornico

Pongamos que estás en tu casa, viendo una película tan ricamente en tu cama o en el sofá. No hay nadie a la vista y la cosa se empieza a poner tórrida así que te iluminas, paras un segundo la película y te acercas al cajón donde guardas la magia, es decir, donde tienes tus  juguetes. Coges tu vibrador preferido y cuando tratas de encenderlo no funciona.

Para muchos de nosotros esto podría ser parecido al inicio de una película de terror, pero a parte de eso se nos plantean algunas dudas tipo ¿Y ahora qué?, ¿qué hago con mi vibrador?, ¿le doy un entierro digno?, ¿lo guardo de recuerdo?, ¿puedo reciclarlo?, y en ese caso, ¿dónde y cómo? ¿Existe algún contenedor específico donde desecharlos o alguna entidad dedicada a la recogida de los susodichos?

Nosotras nos hemos planteado también estas preguntas y queremos compartir lo que hemos encontrado al respecto ya que nos gustaría poderles dar un final digno a nuestros juguetes y además seguir contribuyendo en la tarea de cuidar nuestro planeta.

Después de decidir que tal vez almacenarlos en casa no era la mejor idea, la primera pregunta que nos planteamos fue; si pudiéramos reciclar nuestros juguetes eróticos, ¿a qué contenedor irían?

Pues bien,  a nivel del territorio Español ( y que sepamos a nivel internacional de momento tampoco), no existe un contenedor específico para reciclarlos, ni empresas que reciclen al 100% los juguetes eróticos. Pero sí que hemos averiguado que cuando se trate de vibradores, se les considera como pequeños electrodomésticos así que deberían ser reciclados como tal. Aunque no es tan fácil como parece.

Hablamos con Oscar Pierre Fernandez, copropietario y fundador de los supermecados LysStore, e impulsor de la campaña “El placer de reciclar”;  y nos dijo que: “Las empresas de reciclaje, no tienen protocolos para estos juguetes que tendrían que pasar, por razones sanitarias, por un sistema de autoclave para su posterior manipulación. Al carecer de este sistema, simplemente los juguetes son redirigidos al circuito normal de basura, en el mejor de los casos son incinerados y en el peor enterrados.”

Viendo esto no nos quedamos muy contentas y la pregunta posterior fue, ¿qué podemos hacer al respecto? Óscar nos comentó también que tras reunirse con el ayuntamiento de su localidad para ver qué es lo que podían hacer ellos, la mejor opción que encontraron fue instalar en sus tiendas unos contenedores para que la gente pudiera ir y depositarlos allí y así ellos encargarse de separar los materiales y llevarlos de ésta forma al punto limpio de la ciudad. Por un lado se depositan pilas, motores y cualquier material considerado eléctrico y por otro los desechos de silicona, látex o cualquiera que sea el material del que esté hecho el juguete.

Lamentablemente si no somos de Madrid o alrededores, no disponemos de ninguna de sus tiendas cerca y esta opción se nos hace poco abarcable. Aunque sabemos de la iniciativa de   firmas que envían sobres a sus clientes para que les devuelvan los juguetes una vez acabada su vida útil ofreciendo a cambio descuentos en futuras compras; o la opción de algunos pequeños comercios eróticos que queriendo poner su granito de arena, se ofrecen también a recoger los juguetes y tratar de devolverlos a los fabricantes una vez ya no se les puede dar más uso, no existe una empresa que se haga cargo real de ellos y no podemos asegurarnos que el reciclaje se lleve a cabo.

Es una pena que pese a lo que ha evolucionado el mundo de los juguetes eróticos, no existan más alternativas o más accesibles al respecto cuando reciclar no debería ser una opción.

De Peculiares

Usos y utilidades de la sangre menstrual

Usos y utilidades de la menstruación @somospeculiares

13 de junio de 2019

Yaiza Morales, Universopornico

Hay una idea en torno al ciclo menstrual que nos ha acompañado durante mucho tiempo y es el hecho de que éste consiste sólo en los días de sangrado del mes que suelen ocurrir cada 28 días, pudiendo variar de una mujer a otra.

Pero, como su nombre indica, es un ciclo y por tanto consta de varias fases y no solo de una. Pese a ello, nos han enseñado a ignorar ciertas partes, así como a vivir en la vergüenza y sin llamar mucho la atención este proceso vital de nuestros cuerpos.

Cada fase del ciclo tiene unas características concretas y unas energías que, entre otras cosas, nos inducen a pasar por diferentes estados de ánimo, por eso es importante conocerlas y poder adaptar nuestros ritmos diarios a ellas para gozar de un mejor funcionamiento y para estar más en armonía con nuestro propio cuerpo. El ciclo consta de 4 fases:  preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual.

Hoy nos vamos a centrar en la fase menstrual y más en concreto en el propio sangrado, con intención de fomentar una visión natural, abierta, creativa e informada del ciclo menstrual y del cuerpo femenino. Porque aunque a diario nos bombardean desde los medios con imágenes de violencia con las que parece que estamos totalmente inmunizados al ver sangre, cuando se trata de la sangre menstrual nos sobrevienen todos los males del mundo y nos echamos las manos a la cabeza.

Lo primero de todo es aclarar que la sangre menstrual no es un desecho y por tanto no debe ser tratada como tal. Para demostrarlo y desmitificar tanta vergüenza, os queremos compartir varios de los usos que nosotras conocemos con intención de que la empecéis a ver de diferente manera:

PARA PINTAR CUADROS

Hay varias artistas que ya se han sumado al carro de hacer arte con sangre menstrual. Incluso existen concursos como es el caso del que llevó a cabo en 2014 el colectivo Alternativas Ecológicas de México.

Vanessa Tiegs es una de estas artistas y podéis disfrutar de su proyecto MENSTRALA que consiste en un conjunto de 88 pinturas con las que pretende reafirmar la importancia de “lo oculto prohibido del ciclo rojo brillante de renovación” según sus propias palabras.

Zanele Muholi es otra de éstas maravillosas artistas que desde Sudáfrica y con su obra Isilumo siyaluma (traducido del zulú como los dolores de la época) viene a hablarnos de la dura e injusta situación que viven las lesbianas negras que sufren casos de “violaciones curativas” en comunidades donde no se tolera la homosexualidad femenina.

PARA FERTILIZAR LAS PLANTAS

La sangre menstrual es rica en nutrientes, tiene nitrógeno, fósforo y potasio (3 elementos clave para fertilizar) y además tiene un alto contenido en células madre. Estas características la convierten un potente fertilizante que además tiene la ventaja de ser natural. Eso sí, hay que ir con ojo a la hora de las proporciones de mezcla con el agua para regar nuestras plantitas ya que también tiene mucho hierro y éste en grandes proporciones puede llegar a matarlas.

Lo ideal es coger un litro de agua y en él disolver el contenido de una copa menstrual. Por otra parte, el sangrado menstrual es una forma que tiene nuestro cuerpo de limpiarse cada mes y por tanto hay que tener en cuenta que, debido a los químicos y toxinas que llevan muchos de los productos que consumimos, la sangre menstrual también contendrá restos de todos esos residuos tóxicos.

TINTURAS Y MASCARILLAS PARA EL PELO Y PIEL

¡Así es! Aunque de entrada a algunas les pueda sonar asqueroso, la sangre menstrual también se usa para nutrir nuestro pelo y nuestra piel para dejarlos más brillantes y sedosos. Como hemos dicho en el apartado anterior, la sangre menstrual tiene un alto contenido en nutrientes y si éstos son buenos para las plantas, no lo son menos para nuestro pelo o nuestra piel.

En el caso del pelo, la clave está en aplicarlo tras el lavado normal y con el pelo aún húmedo, aplicar sobre todo en la zona de las puntas y dejarlo unos minutos para que actúe tras lo cual volvemos a enjuagar con abundante agua y ¡listos!

En el uso en la piel, lo más común es en forma de mascarilla hidratante para la cara, aunque también se puede usar como un ingrediente más a la hora de elaborar cremas hidratantes. Para la mascarilla facial, La sangre se diluye con un poco de agua y se aplica en el rostro dejándola que se seque y endurezca durante unos minutos, tras los cuales la retiramos. ¡Los resultados en ambos casos son asombrosos!

PARA USOS DERMATOLÓGICOS (en cápsulas o tinturas madre)

La sangre menstrual se usaba ya en tiempo de nuestras ancestras como medicina alternativa, pero con el tiempo ésta práctica se perdió y nos parece interesante recuperarla. Se puede usar de forma oral pero nunca se debe consumir directamente.

Lo que se hace es crear una tintura madre que consiste en un proceso de extracción y concentración de los principios activos de alguna planta o en este caso de la sangre menstrual y que se realiza con alcohol y agua destilada pero no es un proceso fácil. Es de gran utilidad en procesos de recuperación de trasplantes regenerativos tanto de órganos como de tejidos y una medicina muy potente para el equilibrio, la restauración y el empoderamiento físico, psíquico y emocional. Cabe especificar que previo al uso de estas tinturas, es idóneo realizar una depuración física del organismo para que su uso sea eficaz

Para acabar solo nos queda recordaros que, pese a que estas prácticas nos puedan chocar en un principio, son una forma más de reconectar con nosotras mismas, con nuestros ciclos, con nuestro cuerpo y con nuestra feminidad y que todo uso positivo que podamos hacer de nuestro sangrado nos enriquece.

¿Os atrevéis con ello?

De Peculiares

Calladitx estás más agustito: cómo elegir la mordaza perfecta

cómo elegir la mordaza perfecta

6 de junio de 2019

Norma J. Brau, Sexuenea

“Quien tiene boca se equivoca”, pero créeme que no querrás equivocarte eligiendo una mordaza para tu boca. En este breve post te explicaremos cómo puedes seleccionar la adecuada y evitar disgustos, ¡no te pierdas ni una coma! Ya sea de piñón, bocaza o bocachancla, seguro que hay una mordaza para ti.

Lo primero de todo decir que hay dos maneras de obtener una mordaza, como en lo que cualquier juguete BDSMero se refiere: haciéndola o comprándola. Cómo no, ambas opciones tienen sus pros y sus contras.

Si eres fan del DIY, por favor, usa materiales seguros para introducirlos en la boca y no las hagas con objetos que se puedan soltar y desprender. Lo de meter unas bragas en la boca queda muy peliculero, pero puede perder el chiste si la tela se empapa y empieza a deslizarse hacia tu garganta. Tampoco uses cinta americana ni ningún adherente similar que resulte abrasivo con la piel, ¡borregueces no! Avisos dado y quien avisa no es traidor.

Si vas a comprarla, ten en cuenta lo siguiente:

– Hay más mordazas que personas amordazables en el mundo. Las hay de agujero, de araña, con bola agujereada, con bola rígida, con arnés facial, con un dildo hacia fuera para realizar penetraciones, con forma de huesito, con forma de corazón… Cada una de ellas nos transporta a un nuevo contexto de juego, ¡toma la escena que quieres realizar como punto de partida!

– No podrás probarlas. Son como las bragas de algunas tiendas: sin derecho a probar ni a devolver (por motivos obvios). Por tanto, una buena idea es saber el tamaño aproximado de tu cavidad bucal. Prueba, por un tiempo prolongado a tener algún objeto seguro con parte del mismo en tu boca. ¿Cual es tu apertura máxima en situación de comodidad? Anótala y tenla en cuenta cuando te hablen del diámetro de circunferencia de la bola, el aro… o lo que sea que tenga tu mordaza.

Si nunca has probado una, no seas ansias y ve con precaución. Especialmente si eres una persona que tiende a tener nauseas, ten en cuenta que el exceso de salivación también podría provocártelas.

– Cómo no, una mordaza por cada bottom, mínimo, porfa plis. Si no podemos asegurar la adecuada limpieza del juguete, no seamos cutres.

Como decíamos antes, hay una mordaza para cada ocasión:

– Una primera experiencia: una con una pequeña bola de silicona o de plástico con agujeros es ideal; te acostumbras a la sensación, tienes mayor facilidad para respirar…

– Una escena en la que quieres poder meter cosas en la boca o tentar con la idea: las gags de anillo o de araña son tus mejores aliadas.Pero, cuidado, muchas veces son de metal y, por tanto, ¡morderlas te puede salir caro!

No obstante, si buscas insonorizar, necesitarás una que además de bola tenga una almohadilla externa o una capucha adherida. Ten en cuenta que, cuanta menos cara vemos, más necesidad tendremos de señales de seguridad. Por lo que este tipo de juguetes es mejor probarlos con experiencia (con el juguete, el juego y la persona con quien juegues).

– Cuando necesitas algo más: también las hay más bizarras, como por ejemplo las que tienen la parte interna inflable. Obviamente, es un juego que requiere de mucha confianza y mucho (auto)conocimiento.

– El postureo: why not? también nos gusta ser coquetxs y debo reconocer que hay mordazas con bola de cristal que veo muy peligrosas para los dientes pero que pueden quedar realmente preciosas en la foto adecuada.

At last, but not least:

Nunca infravaloréis el riesgo de este juguete. Nunca penséis que es inocuo sólo porque es muy común. Safety first. Actúa de forma sensata y sé consciente de los riesgos:

Primero y antes de introducir este juguete en tus juegos, párate a pensar en todos sus efectos, bondades y complicaciones. Es un juguete de restricción, impide el habla (algunas de las más complejas también parte del ruido), por lo que tendrás que optar por una “señal de seguridad” que sustituya a la palabra de seguridad. A su vez, también restringes una de las vías respiratorias con varias de ellas, por lo que es un juguete a poder descartar en periodos de gripe o alergia si eres una persona que no aprecia la sensación de asfixia.

Además, hay que tener en cuenta la salivación, es decir, no es deseable que estés en una posición donde puedas ahogarte fácilmente con tus propias babas (por ejemplo: boca arriba y sin tener la cabeza más alta que el cuerpo). Todas las posturas que faciliten que controles cuando tragas o que ayuden a expulsar el exceso de salivación son bienvenidas. Es más, hay quien las usa por el valor añadido erótico que le puede dar a una escena ver un reguero de babas. Para gustos, colores, ¡no seáis juzgones pero sí jugones!

De Peculiares

Operación Cuerpo

Ya que te vas a poner a trabajar el cuerpo para el verano, ¿qué tal si empiezas por entenderlo? ¡Hola! Nos llamamos Melanie y María, somos las que van a impartir este taller en el que vamos a intentar que tomes conciencia de lo que te puede aportar tu cuerpo y lo importante que es cuidarlo. Descubre cosas que no sabías sobre él y tómate un ratito para sentirte.

¿CUÁNDO?

19 DE JUNIO 2019

¿DÓNDE?

INÉDITO BILBAO

CONTACTO

somospeculiares@gmail.com

HORA

18:00 - 20:00

PRECIO

25€

TIEMPO

Tienes hasta el 18 de junio

FORMA DE PAGO E INSCRIPCIÓN:

► 1. Pago único mediante transferencia bancaria en el siguiente número de cuenta:

ES76 2095 0141 4091 0164 8046 (Kutxabank)

Indicando en el concepto: OPERACIÓN CUERPO + Nombre y Apellido

► 2. Envío de justificante de pago y datos de inscripción: Completa el siguiente formulario de inscripción, no te olvides de adjuntar el justificante de pago. ¡Nos pondremos en contacto contigo para confirmarte la reserva de tu plaza!

 

MujerHombreOtro


Adjuntar justificante de pago


De Peculiares

Todas las maneras de utilizar el vibrador ‘Soraya’, el conejito rampante de lujo de LeLo

"Dos discretos y potentes motores, que garantizan los orgasmos más estremecedores"
-18%  DE DESCUENTO por ser #familiapeculiar
con el código: PECULIARES

 

23 de mayo de 2019

Melanie Quintana Molero

¡Cómo no íbamos a hablar en el mes de la masturbación de la estimulación de nuestros genitales a través de algún juguete erótico! Y ojo…. que no es cualquier juguete. Es ‘Soraya’, el conejito rampante con el mejor diseño del mercado, elegante, sofisticado y ¡está de rebajas!

Son muchas las personas que se aventuran a entrar en una tienda erótica con intención de avivar la chispa de sus encuentros, ya sean solxs o en compañía. El problema está cuando la oferta es tan grande y acabas con mil preguntas: ¿Qué vibrador elijo? ¿De qué material está hecho? ¿Lo puedo utilizar en diferentes escenarios? ¿Cómo se utiliza? En definitiva… ¿cuál me compro?

Sí, es normal que dudes, hay un montón de productos y es difícil elegir, obviamente no hay ninguno que sea mejor o peor, ya que el mejor vibrador es aquel que se ajuste a tus necesidades. Pero sí que es cierto que cuando conoces los juguetes, vas buscando una forma o una función concreta. Y si lo que necesitas es uno que cubra muchas de tus necesidades, te presento a ‘Soraya’.

 

"Alto rendimiento con 8 módulos de estimulación"

 

‘Soraya’ es un vibrador de tipo conejito rampante, esto que quiere decir, que tiene dos extremidades, una más grande que la otra, y que está pensado para estimular la parte interna de la vagina y la parte interna y externa del clítoris. Pero como ya sabéis, el uso que le deis es infinito, acaba allí donde termina vuestra imaginación.

Aún así, aquí van algunas maneras de utilizarlo (como ayudita para vuestras fantasías):

Si lo utilizas en la vagina: Puede estimular el Punto G, el clítoris y además puedes disfrutar de la penetración, en el caso de que dejes el conejito (la parte más pequeña del vibrador) hacía delante. En caso de que decidas jugar con él dándole la vuelta y dirigiendo la parte pequeña hacia atrás podrás estimular otras partes internas de tu vagina y con el conejito la entrada del ano.

Si lo utilizas en el ano: Puedes estimular la próstata en los hombres en caso de que sea la parte más gruesa la que se introduzca, o el ano en general en caso de que decidas introducirlo de una manera o de otra. Para aquellxs que no tienen mucha experiencia con el goce de su ano y tiene ese miedo que les hace que involuntariamente se cierren los músculos y no entre ni un alfiler, también podéis probar a introducir la parte del vibrador más pequeña y dejar que sea esta quien os dé placer.

Si lo utilizas para estimular los pechos: pezones o otras zonas del cuerpo es perfecto por la forma del agarre, el cuál te permite una gran movilidad. Incluso para personas con una movilidad reducida.

Si lo utilizas en pareja: El juego está asegurado. ¡Rompamos esa idea de que los juguetes son solo para utilizarlos en solitario! El placer al utilizarlo en pareja es siempre doble. Darle el poder de tu goce a otra persona es uno de los juegos más excitantes que te puede proporcionar ‘Soraya’.

 

"Discreción, pues parece más bien una obra de arte y es uno de los vibradores más silenciosos"

 

Si lo utilizas con un buen libro: Hay algunos vibradores que no te permiten dejar libre una de las manos para sujetar una buena novela erótica que acompañe tu fantasía, pero ‘Soraya’ sí que te da esa posibilidad gracias a su elegante agarre.

Si lo utilizas en la ducha o en la bañera: ¡Es sumergible! Sí, sí, si es que lo tiene todo. Poder crear espacios de intimidad y de goce en el baño es ahora una realidad.

Si lo utilizas en casa y no estás sola: Al ser uno de los vibradores más silenciosos te permite jugar casi en silencio… bueno eso si no se escuchan tus gemidos de placer… Si tienes hijos, amigos con los que compartas piso, familia o no quieres que tu pareja se entere de que estás jugando, este es tu juguete.

Si te lo quieres llevar de escapada romántica: Si eres de lxs que se llevan juguetes eróticos de fin de semana con ‘Soraya’ lo tienes fácil ya que se recarga rápidamente y la diversión puede durar hasta 4 horas.

Otras dudas que queremos resolver para lxs que se animen a tener a ‘Soraya’ en casa.

¿De qué material está hecho?

Está fabricado a partir de un plástico especial ABS de silicona que es muy limpio y totalmente seguro para nuestros cuerpos.

¿Cuánto mide?

Dimensiones: 22cm x 7cm x 4,5cm.

¿Cuánto me cuesta el pedido?

¡Gratis! Ya que Lelo tiene el envío gratuito y discreto a cualquier parte del mundo para pedidos superiores a 50€.

¿Cuánto tarda en llegar?

Entrega exprés en 3-5 días.

¿Tiene garantía?

Sí, de hecho, tiene 1 año de garantía y 10 años de garantía de calidad.

¿Cuánto dura el descuento de SP?

Fecha inicio: 5/23/2019
Fecha fin: 8/23/2019

De Peculiares

5 posturas unisex del Kamasutra

5 posturas del Kamasutra unisex

1 de mayo de 2019

María Torre, Ars Eróticas

Kamasutra solo hay uno, ese librito hindú que ha llegado hasta nosotros con sus cientos de posturas, pero en realidad, ¿cuántos Kamasutras conoces? Seguro que has oído hablar y, no lo niegues, también le has echado un vistazo al Kamasutra lésbico, al gay y por supuesto al clásico, pero cuando queremos ampliar nuestras relaciones, incorporar a nuevas personas o dar rienda suelta a nuestras fantasías poliamorosas todos se nos quedan cortos. ¿Qué posturas son las mejores para hacer un trío, para relaciones abiertas o sexualidades no normativas? ¡Necesitamos un Kamasutra LGTB!

Que no cunda el pánico, que lo vamos a arreglar. Vamos a dejar el postureo para las redes sociales, no vamos a contorsionarnos como acróbatas de circo ni vamos a proponeros posturas imposibles. Puedes dejar tu traje de elasticgirl que esta vez no lo vas a necesitar. Tan solo hay que ponerle un poco de imaginación, sacarle partido a lo que tenemos en casa y, bueno, no estaría mal preparar un poco de picoteo para posibles invitados sorpresa.

Os proponemos una serie de posturas que sirvan para todo el mundo sin importar su género ni orientación sexual. Son posturas unisex, como esa camiseta que te gusta tanto.

 

Por dónde podemos empezar…

Aprovechando los rincones de nuestras casas. Ya te avisamos que no vas a volver a ver de la misma forma ese sillón, esa silla tan cómoda ni ese marco de la puerta. En casa podemos tener los mejores juguetes sexuales.

1. La puerta atascada

Es tan sencilla como formar una X con los cuerpos en medio de la puerta. Uno frente a otro ambos apoyando la espalda contra el marco contrario y los pies al otro extremo. Las pelvis tienen que encajar justo en el centro para que pueda haber contacto, se rocen u os comencéis a estimular. Está pensada para dos, pero admite la entrada de terceros. Por ejemplo si se coloca justo en el centro y así puede ser tocado o penetrado por delante y por detrás.

Dónde lo hago: Exclusivamente en la puerta. Elige la que quieras, si te animas a usar la de la salida a la calle ganas puntos extra.

Dificultad: 2/5.

Variantes: Uno de los dos puede darse la vuelta dándole la espalda a su compañero y así hacer una versión más atrevida.

2. El movimiento del océano

Coge una mecedora para darle el ritmo perfecto. Uno sentado un poco recostado y otro encima dándole la espalda. Puede haber o no penetración. El de encima debe dejarse caer un poco hacia adelante y jugar con el movimiento de la silla y los cuerpos rozándose.

Dónde lo hago: En una mecedora o silla balancín.

Dificultad: 3/5. Se necesita un poco de equilibrio.

Variantes: Hazlo al revés mirándoos. O uno tumbado con la parte superior de la espalda apoyada en el asiento y la otra persona de pie o de rodillas entre sus piernas. Tendrá acceso pleno a ella. Cuidado, que el movimiento no se puede detener.

 

Posturas para juegos en grupo

3. La máquina

Ya que estamos abiertos a incluir a otras personas en nuestras relaciones sexuales, lo mejor es que la postura sea apta para que todos participen. Ésta está pensada para cuatro personas.

Una se coloca de pie digamos en la parte posterior de la máquina. Delante de ella otra a la que penetrará. Ésta se inclina para facilitar la penetración y al mismo tiempo hacer sexo oral a una nueva compañera de juego que se queda tumbada para que sobre su cara ponga sus genitales el último participante.

Parece un poco complicada, pero no lo es. Una vez que nos hacemos el esquema mental solo es coger posiciones y disfrutar.

Dónde lo hago: Puede hacerse en el suelo, pero si buscas un poco de comodidad la cama es el mejor lugar. Eso sí, no vale cualquiera, tienen que caber cuatro personas.

Dificultad: 3,5/5. Pierde el que primero pierda la concentración.

Variantes: Atrévete a probarlo añadiendo más personas o réstale alguna para que sea más sencillo.

4. El cartero siempre llama dos veces

Esta postura es perfecta para tríos cinéfilos. Una persona acostada penetra a otra que se coloca a horcajadas sobre ella y al mismo tiempo el tercer actor aparece en escena para penetrarla analmente. ¿Cómo acabará la película?

Dónde lo hago: Si quieres innovar por qué no os colocáis sobre una mesa alta y así el último puede estar de pie justo al borde.

Dificultad: 2/5. No os podéis salir del guión.

Variantes: Aumenta el repertorio. ¿Por qué escenificar alguna toma de vuestra serie favorita?

 

Para nuevos placeres

Buscar nuevas posturas sexuales nos sirve para descubrir diferentes maneras de estimularnos. Para los que queréis empezar a practicar sexo anal os proponemos un par de posturas para principiantes antes de pasar a asuntos más profundos.

5. El asistente levitante

Los dos tumbados uno encima del otro. El culo del que está arriba pega justo sobre los genitales del que hace de base. Para que haya contacto y roce, al tumbarse ha de abrir los mofletes para dejar el ano al descubierto y así sentir el roce de su compañero. Se puede colocar entre ambos un vibrador pequeño para que sea más divertido y la excitación aumente.

Dónde lo hago: En el sofá o en la alfombra. ¡Sal de la cama!

Dificultad: 0/5

Variantes: Elevad las pelvis ayudándoos de un cojín. Varía la postura entre estar tumbado y sentado. O prueba a colocar un rulo de goma (sí como el del gym) entre el suelo y las rodillas.

Ya solo queda ponerlas en práctica y disfrutar del ¡Kamasutra para todos!

De Peculiares

5 (no) preliminares para combatir el frío

5 (no) preliminares para combatir el frío

30 de enero de 2019

María Torre, Ars Eróticas

No hay excusas, ni el frío ni la lluvia pueden acabar con nuestros deseos sexuales. Os proponemos 5 (no) preliminares para calentaros antes de llegar a casa. Ideas para ponerlas en práctica mientras estáis tomando una cerveza o un vino. El juego empieza fuera del dormitorio, porque ¿quién dijo que los preliminares son para casa?

Los preliminares son esos juegos que hacemos antes de meternos más en faena, pero no estamos de acuerdo con esta idea, ¿por qué los juegos sexuales no son sexo también? Que no haya penetración o que los genitales no sean los protagonistas no es motivo para no llamarlo sexo. Todo lo contrario, esos juegos pre son a veces mucho más excitantes y satisfactorios que el propio clímax. Y si no que levante la mano a quien no le guste la fase de excitación en la que todo el cuerpo participa. A veces es mucho más placentera que el propio orgasmo.

Además, en esto los heteros no tienen ventajas. Aquí todos podemos practicarlo sin ningún obstáculo. Es cierto que en invierno con las varias capas de ropa que llevamos y la pereza, no vamos a negarlo, el frío da pereza sexual, hace que el sexo sea algo más de interior, pero da igual, podemos combatirlo. Un pequeño anticipo de lo que ocurrirá después mientras estás fuera de casa, te quitará toda la desgana e incluso te atreverás a quitarte una de las chaquetas.

Para los amantes del placer compartido

Ivagina la situación, esto quiere decir que la imagines desde ahí abajo. Tú (chica) estás con tu pareja, hombre o mujer, en este caso da igual, en un bar y te excusas para ir al baño. Te llevas muy secretamente tu bolso porque ahí es donde llevas el arma. Has escondido entre las cosas un huevo vibrador con mando a distancia. Lo sacas, lo activas para que ambos dispositivos se conecten y te lo introduces. Una vez cómoda y segura sales del baño triunfante. Entrega el mando a tu pareja y empieza a vibrar a su antojo. No os vayáis rápidamente a casa, disfrutad de la velada y compartid las sensaciones que sentís. Que se alargue el placer.

Sería una situación muy divertida si estáis en una doble cita y hay posibilidades de abrir vuestro encuentro erótico. Deja que el mando cambie de mano y que jueguen con él.

Si crees que es demasiado eso de llevarte un sextoy, hacedlo más sencillo. Id al baño por separado, quitaros la ropa interior y volved al sitio donde estabais. Ahora los dos sabéis el secreto. ¿Quién aguantará más?

Adivina adivinanza

Otra forma de excitarnos fuera de casa es ponernos debajo de la ropa algo en lo que nuestra pareja jamás pensaría. Y mira, así también nos vale para el frío. Si te atreves y te apetece, ¿por qué no te pones un disfraz de algo que sepas que os excite? Con solo pensar en lo que llevas puesto tú misma te vas a ir calentando.

El truco está en elegir algo sencillo, que no abulte mucho y que tenga los toques necesarios para haceros pensar en cómo de caliente os pone la situación. Ponte algo fácil de quitar por encima y que conste de varias piezas. Por ejemplo, una camisa abotonada. Llegado el momento y con la aglomeración del local y el aumento de temperatura, vas a tener que desabrocharte un poco y ¡zas! ya has lanzado una pista. Sus ojos irán directamente a esa tela que reconoce y que ambos sabéis que no está libre de pecados.

Que todo fluya

Sencillo, rápido y extremadamente excitante. Este truco es infalible. Elige un lubricante o cosmético erótico con alguna propiedad. Que haga cosquillas, que cambie de temperatura, que te refresque y a ser posible que sea comestible.

Haz una excursión al baño. Aplícate el bálsamo por los labios vaginales superiores y listo. Ahora sal ahí fuera y déjate sentir. ¿Por qué no retarle a que haga lo mismo? Pásale el bote y desafíale a que sienta lo mismo que tú. Después hablad sobre lo que está pasando entre vuestras piernas. El sexo oral es el más poderoso de todos, oír qué siente, cómo lo siente y compartir vuestras sensaciones será el principio de un gran fin.

No te despegues del teléfono

Solo por esta vez no dejes tu smartphone. Abre tu aplicación de mensajería instantánea favorita o usa el chat privado de alguna aplicación para parejas y lánzate al sexting. Solo entre tu pareja y tú. Mandaos mensajes que os alteren el ritmo. Podéis elegir entre estar al lado, aunque habléis a través el teléfono, o hacer que no os conocéis. Entre textos y miradas esto puede ponerse muy interesante.

Una de tapas

Ay la comida. Qué tiene que tanto nos estimula y que tanto nos recuerda al sexo. Pasa de recetas afrodisíacas. Pídete una ración de algo y observa cómo se lo come. Tal vez cuando llegue el postre prefiráis comerlo en casa. Vale, puede que si has pedido una de callos pues no sea muy sugerente y no te haga pensar en sexo, pero recuerda que todo está en nuestra cabeza. Que somos capaces de transformar casi cualquier cosa en algo erótico. Y la salsa cayendo por la comisura del labio puede ser realmente excitante. Solo tienes que elegir si tienes más humos de dulce o de salado. Sugerencia: el coulant de chocolate es una opción muy acertada.

Para ponerlo más picante puedes añadir algún toqueteo por debajo de la mesa o por encima de la ropa.