De Peculiares

Succionarás y succionarás y el orgasmo alcanzarás

 

 

Están hasta en la sopa. Solo se habla de ellos. Incluso han llegado a eclipsar a muchos juguetes eróticos. Los succionadores de clítoris están de moda, pero ¿qué son?¿Realmente es cierto que pueden provocar el “orgasmo definitivo” como dicen? Nosotras hemos querido averiguarlo y gracias el equipo de Diversual, quienes nos dejaron probar la joya de la corona, el Satisfyer Pro2, hemos llegado a varias conclusiones. Pero vayamos por orden.

Melanie Quintana Molero 

 SUCCIONADORES:

¿Qué son los succionadores de clítoris?

Son unos juguetes que estimulan el clítoris gracias a la circulación de aire que producen con golpes de succión y liberación del mismo que pueden llegar a estimular y erectar el clítoris. Los más antiguos estaban diseñados para abarcar tanto el clítoris como los labios vaginales; ahora están diseñados para centrarse en el primero.

¿Orgasmos rápidos?

Depende. Según el momento, el lugar, tu estado de ánimo, si estás a lo que estás o pensando en el trabajo. Cada mujer es un mundo, con sus modos y sus maneras, no os dejéis influenciar por las experiencias de las demás. ¡Probadlo!

Hemos de señalar que para aquellas personas que no están familiarizadas con los succionadores la primera impresión es extraña, nueva e impredecible. Puede encantarte o disgustarte. Sea como fuere, dadle más oportunidades. Así como la primera vez que tenemos un encuentro con una persona diferente a la que estamos acostumbradas o si mantenemos una relación erótica por primera vez con alguien, hay que cogerle los ritmos, las maneras, amoldarse al otro, con el succionador pasa igual. Lo primero es descubrir qué es lo que te gusta, cómo te gusta. Nuestro gozo depende de cuanto estemos dispuestas a disfrutarlo, a aprender, a acompasarnos al nuevo compañero o compañera. Eso sí, en cuanto le encuentras el gusto al succionador… es otro mundo.

¿Hay alguna manera concreta de usarlo?

El succionador está preparado para actuar por sí solo (ojala todo fuera igual) y diseñado para provocarte sensaciones sin casi cambiarlo de posición. Os recomendamos que la primera vez utilicéis un lubricante de agua para que no se reseque la zona y empezar de menos a más. Explorad, y no os emocionéis poniéndolo a toda potencia la primera vez.

Al tener varias velocidades, lo primero que os aconsejamos es que busquéis aquella que os hace estar cómodas y que no lo utilicéis como si fuera un vibrador. ¡No os emocionéis moviendo la mano! Dejad que él haga su trabajo y luego, si queréis, introducir vuestro ritmo en el movimiento.

¿Se puede lavar?

Sí. De hecho se puede utilizar bajo el agua. Los cabezales son de silicona, preparados para evitar posibles reacciones alérgicas. Tiene un cargador con entrada USB que permite cargarlo tanto con el cabezal del cargador del teléfono móvil como con el ordenador. Recomendamos lavarlo después de cada uso para alargar la vida del juguete y mantenerlo cargado. La primera vez dejad que se cargue del todo antes de usarlo.

¿Vale cualquiera?

Elegir bien el modelo es importante. Aunque todos parezcan iguales no lo son. El diseño de cada succionador está preparado para diferentes morfologías y sensibilidades. Hay cabezales más grandes para clítoris más voluminosos y modelos más o menos potentes para mujeres con más o menos sensibilidad. Y el diseño también influye en si estamos más o menos cómodas sujetándolo. Os invitamos a que investiguéis la web de Diversual y descubráis de cuáles disponéis. Nosotras os dejamos el enlace al Satisfyer Pro 2, que es el que hemos probado y dos succinadores más de los muchos que tienen en su web. 

De Peculiares

Deliciosa ceguera

¿Cuál es el sentido que más utilizamos? Es probable que alguna vez te lo hayas preguntado y también que si debatiéramos sobre esto no estuviéramos todos de acuerdo. Un equipo de científicos en Alemania, dirigidos por Lila San Roque del Instituto Max Planck, una organización independiente y sin ánimo de lucro, también se lo preguntó. El resultado del estudio: la vista. De hecho, concluyeron que en España la jerarquía de los sentidos es: Vista, Oído, Gusto, Tacto y Olfato. Sea como fuere, lo que hoy os propongo es potenciar los demás sentidos y en concreto el del gusto. ¿Cómo? Con un juego en pareja donde uno le tape los ojos al otro y le dé de comer. ¡Qué sencillo!, pensaréis. Pero el juego no se queda ahí. He aquí mi propuesta.

Melanie Quintana Molero 

Necesitas:

Ser un ninja

Que nadie se entere de que estás preparando el juego

Tener ganas de sorprender

Y de probar cosas nuevas

Espacio agradable

Que os haga sentir bien

Play List de música ambiente

Podéis hacerla a vuestro gusto o bajaros alguna nuestra

Venda para los ojos

Cuanto más oscura, mejor

Recetas

Os dejamos algunas opciones, aunque el límite está en vuestra imaginación

 JUEGO PASO A PASO:

PASO 1: El más complicado. Que vuestra pareja no sepa que va a disfrutar de esta experiencia. Cuanto más sorpresa sea, mejor. Sin expectativas.

PASO 2: Decidir qué vais a cocinar. Os recomiendo jugar a probar algo de contraste, o algo que no haya probado todavía. Dulce y salado, por ejemplo. Lo que sí os puedo recomendar es que cuanto menos líquido sea menos dificultad tendrá el llevarlo del plato a la boca. Eso no quiere decir que no podáis jugar con ello, pero va a vuestra cuenta y riesgo.

PASO 3: Cocinar todo esto sin que se entere. Sí, soy una pesada, pero es importante.

PASO 4: Preparar la casa acorde a la experiencia. Aunque vayamos a intentar potenciar el gusto eso no quiere decir que no les demos placer a los demás sentidos. Si cuando entra por la puerta le invade un olor rico, una música excitante o una temperatura agradable, seguro que lo disfruta más.

PASO 5: Explicarle, sin que vea la comida, que le vas a tapar los ojos con una venda y le vas a dar de comer o de cenar. Le vendas los ojos y, muy amablemente, guiándole con tus manos, le acompañas a donde se va a sentar para disfrutar del festín. Ese día no tiene por qué ser en la cocina. Improvisad.

PASO 6: Poco a poco, sin prisa, para que le dé tiempo a disfrutarlo, le vas ofreciendo la comida. Puedes llevárselo directamente a la boca o dejar que sus manos toquen la comida antes de ingerirla. Saber, conocer, disfrutar de la textura de lo que comemos es toda una experiencia. De vez en cuando podéis ofrecerle vuestra boca o untaros algún sabor en los labios para que continúe la experiencia.

PASO 7: Lo que hagáis después es cosa vuestra. Puede dar pie a una conversación increíblemente estimulante o a comer otras cosas. Placeres varios. Jugad.

PASO 8: Al día siguiente proponle que otro día te sorprenda a ti con la misma experiencia. Al fin y al cabo, seguro que es una deliciosa ceguera.

De Peculiares

Completos desconocidos

 

¿Estáis solos el fin de semana y queréis probar algo nuevo? ¿Qué tal un role-playing? Un juego donde tenéis que fingir ser otros. ¿Cómo? Pues según lo que os atreváis a hacer. Podéis jugar dentro de casa a disfrazaros o simplemente a cambiar vuestro nombre y actuar de otra manera para que parezca que estáis hablando e interactuando con otra persona o podéis llevarlo a la calle, cosa que os recomendamos.

Melanie Quintana Molero

 JUEGO PASO A PASO:

He aquí nuestra propuesta de role-playing:

PASO 1: Ese día pasad la tarde solos, cada uno por su cuenta. Sin que el otro sepa dónde estáis o qué hacéis. Vestiros de forma diferente a la que estáis acostumbrados. Podéis jugar con el pelo, el maquillaje o los complementos. Sed originales. Tenéis toda la tarde para construiros una identidad. Un trabajo, unos amigos, una familia diferente. Unos gustos eróticos peculiares o una nueva forma de seducción.

PASO 2: A cierta hora de la tarde, por ejemplo las 19:00, quedad en que vais a estar en un bar, a poder ser concurrido. Que se pueda hablar pero dónde no estéis solos.

PASO 3: Tomaros algo, aún sabiendo que la otra persona está viéndoos en la sala. Podéis jugar con eso, con miraros de reojo como completos desconocidos.

PASO 4: Esa noche sois personas diferentes y de eso se trata. Pensad en que no sabéis quién es la otra persona. En que tenéis que descubriros y seduciros. Podéis invitarle a cenar o a tomar una copa. Puede que si elegís una discoteca os apetezca bailar o ir al baño. Esa noche es vuestra, con los límites que vuestro personaje tenga.

PASO 5: Y no solo a la hora de interactuar fuera de casa, si alguno de los dos decide invitarle a su piso a tomar la última al otro, fingid que no conocéis la casa, meteros de lleno en vuestro papel.

PASO 6: Es vuestra fantasía y vuestra originalidad la que da vida a esta propuesta de noche diferente. ¡Disfrutad seáis quien seáis!

 

 

De Peculiares

Cuerpo a cuerpo

 

El masaje en pareja es un recurso erótico ancestral y aunque el masaje cuerpo a cuerpo, también llamado Body masaje, no sea un invento reciente, sí que os animamos a probarlo. 

Melanie Quintana Molero

Necesitas:

Un lugar amplio con luz tenue

Aunque no siempre tiene que ser así, os vale cualquier lugar donde tengáis espacio y no os importe pringar.

Una sábana

Extendida sobre el lugar donde lo vais a practicar.

Temperatura agradable

No paséis frío.

Play List de música ambiente

Podéis hacerla a vuestro gusto o bajaros la nuestra. Os dejamos un vídeo de Youtube también.

Un aceite especial

Yo os recomiendo los aceites Shunga.

¿De dónde viene?

Este tipo de masaje se desarrolló en países como Grecia, Brasil o la India.

Pero, ¿qué es?

Es un acercamiento manual y corporal. Con las manos y con el cuerpo entero. Muchos recalcan el hecho de recordar que ni es masturbación ni es penetración, aunque a mi me gusta jugar con la idea de que es una opción que no puedes negarte, si te apetece ¡claro! No me gusta negar el hecho de que existe esa posibilidad, ni prohibirla. Es decir, si estáis haciendo un masaje cuerpo a cuerpo y os apetece jugar a la masturbación o a la penetración, entre otras muchas variables, ¿por qué no? 

 


 

Se trata de estar completamente desnudos sobre un espacio cómodo, algún colchón o cama hinchable, incluso sobre alguna esterilla. El que vaya a recibir el masaje ha de ponerse tumbado, o bien boca arriba o boca abajo y dejar que la otra persona se tumbe encima. Entre los dos cuerpos ha de estar el aceite, para que el masaje sea posible. Luego es tan sencillo como incluir caricias, presión sobre ciertas partes del cuerpo, hacer que la otra persona os sienta en su totalidad.

Con este tipo de masajes la sensación corporal se amplia ya que la piel que está en contacto es mayor que con un simple masaje de manos.

De Peculiares

Chocolate dorado

La navidad es una época que se asocia a los regalos y muchas veces tendemos a darle más valor a aquellos que más dinero nos han costado. De hecho, nos pasamos largas temporadas pensando qué le gustará a nuestra pareja, qué regalarle esta navidad. Nos perdemos en el qué y dejamos de lado el con quién. Con quién va a disfrutar ese regalo.

En ocasiones, cuando lo material deja de tener el significado que queremos, optamos por el plan B: un viaje juntos. Resultado: más dinero. Y en un tiempo en el que son todo gastos, que si comidas, que si cenas de familia, de empresa, regalar a nuestra pareja algo que signifique mucho por poco dinero es casi algo imposible.

¡Pues bien! Os propongo un juego que podéis convertir en regalo. Un juego para dos que no os cueste más que 15 euros (a lo sumo), tiempo y algo de imaginación. ¡Chocolate dorado! ¿Que qué locura es esta? Sencillo. ¿Conocéis a Willy Wonka, el chocolatero que puso tras varias tabletas de chocolate unas tarjetas doradas a las que solo unos pocos afortunados tuvieron acceso? Pues este juego es algo así.

Melanie Quintana Molero

 JUEGO PASO A PASO:

PASO 1: Comprar un par de folios dorados y un total de diez tabletas de chocolate (pueden ser las más pequeñas e incluso de marca blanca, lo importante no es el chocolate).

PASO 2: Cada uno de vosotros coge un folio y lo divide en dos cachos que tengan el tamaño de las tabletas. Cada uno tendrá dos tarjetas doradas y cinco tabletas de chocolate en la mano.

PASO 3: Cada uno escribe tras cada cacho de folio dorado una cosa que le gustaría que su pareja hiciera, pero que nunca hace. Un total de dos cosas diferentes. No os compliquéis, a veces lo más sencillo es lo que más cuenta. Por ejemplo: “Ir al cine y ver una película que me guste a mí”, “venir a ver un partido de fútbol”, “ir a escalar”… Hay tantos ejemplos como personas. Puede ser algo romántico o atrevido, incluso algo picante, la tableta dorada es vuestra, así que sois quien manda. Pero recordad que se trata de un regalo, no de fastidiar al otro. Pensad en el tiempo que os gustaría pasar con vuestra pareja haciendo algo diferente.

PASO 4: Elegid dos de las tabletas e introducid el folio dorado tras ellas. Más vale maña que fuerza. Paciencia. Si tenéis que volver a pegar el papel que envuelve la tableta con celo, ponédselo a todas, que no se note en qué tableta está.

PASO 5: Mezclar las tabletas y guardarlas en la despensa, armario o lugar donde habitualmente las guardéis. 

PASO 6: Esperad. Esperad a que salga alguna de las tabletas doradas. Si salen no valen prólogas, ni un “ya lo haré”. Si sale un chocolate dorado eso que pone en el papel ha de pasar en un plazo de una semana. Si no ocurre, el otro tiene derecho a no cumplir uno de los deseos del otro, así que intentad que ambos salgáis beneficiados. 

 


 

NOTA: Recordad, el caso no es atiborrarse de chocolate, sino ir sacando las tabletas poco a poco.

 

De Peculiares

La habitación

 

Llega el fin de semana. Estáis todos reunidos, como de costumbre, y ya os habéis aburrido de jugar siempre a los mismos juegos. Siempre que se quiere proponer algo picante sale el yo nunca he… y la verdad es que pensáis que deberíais traer un juego diferente para el siguiente fin de semana, pero nunca os acordáis de hacerlo o simplemente no se os ocurre qué hacer. Os proponemos uno. Un juego para jugar en grupo. Un juego para potenciar la fantasía y la creatividad. ¿De qué va? Consta de cuatro pasos.

Melanie Quintana Molero

 JUEGO PASO A PASO:

PASO 1: Alguien del grupo, quien vaya a dirigir la dinámica, describe una situación en la que los demás se tienen que involucrar. Reparte un folio a cada participantes donde aparece escrito en la parte superior esa situación ficticia. Cuanto más original sea, mejor. La propuesta depende de quién dirige la dinámica. Por ejemplo:

“Colócate como una persona invisible en una habitación. Estás viendo perfectamente a una pareja dentro de ella. Pon un nombre a cada persona para poder relatar los hechos que suceden en esa habitación.” (Podéis especificar si queréis que el relato sea erótico o dejar que cada persona interprete el enunciado como quiera).

 “Colócate como una persona que está viendo a una pareja en la misma habitación en la que te encuentras. Pon un nombre a cada persona para poder relatar los hechos que suceden en esa habitación”. (Puedes participar o no).

 “Visualízate en una habitación en la que estás acompañada o acompañado. Pon nombre a la otra u otras personas y relata los hechos que suceden en esa habitación”.

PASO 2: Cada persona del grupo se toma un tiempo estimado de 20 minutos (podéis acordar el tiempo que dediquéis a este paso) para relatar lo que sucede en esa habitación. Se les explica que no pongan su nombre real en la hoja y que escriban de una forma clara para que se pueda entender bien. Pueden colocarse de la forma que más cómodas se sientan para redactarlo.

PASO 3: El dinamizador recoge todos los relatos y los mezcla en una mesa. Les dice a los participantes que se coloquen en círculo a su alrededor y va repartiendo aleatoriamente los relatos. Si casualmente toca a uno de los participantes el suyo propio, se vuelven a mezclar y a repartir.

PASO 4: Aquí es donde jugáis a conoceros. Quien dirige la dinámica elige a un escritor y este lee el relato que tiene sobre el papel. Los demás tienen que adivinar de quién es el relato, en consenso. El organizador dirigirá el debate con el fin de que haya orden y nadie haga trampas. La persona que haya leído el relato no puede colaborar con la decisión, ya que puede que reconozca la letra del escritor. Tenéis 5 minutos para localizar al autor de tal fantasía. Si sois capaces de localizarlo y se confirma su identidad, este abandonará el juego. Se trata de que seáis originales y que potenciéis vuestra imaginación. Sí no os localizan no digáis quién lo ha escrito hasta el final. Gana a quien no localicen. Podéis jugar vuestras cartas y culpar a otros de la autoría del vuestro mientras se debate. Al fin y al cabo, aquí cuenta la picardía.

 


 

Descubriréis lo diferente que puede ser una situación, fantasía o realidad, para cada uno, enfrentándose al mismo enunciado. Y seguramente descubriréis hasta dónde llega vuestra propia imaginación. Bien…¿empezamos?

 

De Peculiares

Mi reflejo

Un juego que podéis hacer lo erótico que queráis. Ya que es posible que decidáis cumplir las reglas o acabar dándole un tono más caliente en algún momento; aunque os recomendamos hacerlo al final.

Experimentación y descubrimiento. Algo íntimo para compartir. Una nueva experiencia para la pareja. Las reglas y el material necesario para el juego lo descubriréis en la explicación completa.

*Adaptación de una propuesta de Carlos Menéndez, quien fue director de la desaparecida Escuela Sexológica Sustraia.

Melanie Quintana Molero 

Necesitas:

Velas

Buscamos una luz tenue y un ambiente íntimo.

Espacio amplio

Que permita el movimiento con facilidad.

Temperatura agradable

No paséis frío.

Play List de música ambiente

Podéis hacerla a vuestro gusto o bajaros la nuestra.

Venda para los ojos

Si son dos mejor.

 
REGLAS:
Lo más importante soy yo.

Ambos sois importantes, teneros en cuenta.

No haré nada que no quiera hacer.

No tengáis miedo de decir lo que os apetece hacer en cada momento y lo que no. 

No dejaré de hacer nada que quiera hacer.

No tengáis miedo a expresar los deseos.

 

 JUEGO PASO A PASO:

PASO 1: Intentad dejar cuanto más espacio libre y utilizable en la sala o en la habitación donde estéis. Una vez que os podáis mover con facilidad, colocad las velas de manera que queden repartidas en el espacio y que no corran peligro de volcarse. Que estén alejadas.

PASO 2: Poned la Play List en un reproductor de música, ordenador, móvil… el recurso que más a mano tengáis.

PASO 3: Apagad la luz y quitaos la ropa. Quedaos solo con la ropa interior, si os hace sentir más cómodas estar en sujetador dejáoslo puesto, pero os recomendamos que os lo quitéis para vivir más intensamente la experiencia.

PASO 4: Poneos cara a cara y elegid quién va a empezar el juego. Quien empiece tapará los ojos de su compañero con la venda y se quedará delante suyo haciéndole sentir a gusto, pero sin que note todo vuestro cuerpo. Más o menos a unos 10 centímetros. Dadle al play y que empiece a sonar la música.

PASO 5: Quien tenga los ojos tapados tiene que hacer exactamente lo que siente que le hace el otro. Si nota que le acaricia el pelo, le acariciará el pelo. Y así con todos los movimientos que haga quien puede ver. Os recomendamos acariciaros al ritmo de la música para hacer la sensación más intensa. Podéis empezar por la cabeza o por donde os apetezca. Las manos, los pies, las piernas, el ombligo, la espalda…

NOTA: Habrá zonas en las que tengáis que esperar que primero acaricie uno para poder imitarle y otras que podéis imitar el movimiento a la vez. Lo ideal es que estéis mínimo tres canciones cada uno con los ojos tapados y que luego os cambiéis la venda. Os animamos a que no os toquéis los genitales, al menos en un principio, que disfrutéis de la sensación fuera de la zona genital. Si os apetece y la situación sube de tono, podéis probar a jugar desnudos, teniendo ambos la venda o solo uno.

 


 

Este juego está pensado para realizarlo de pie, pero se puede hacer sentados o tumbados. La experiencia es la misma. Si os apetece hacerlo en la cama podéis jugar a que quien lleve la venda no se pueda mover hasta que la otra persona termine de acariciarle y que luego pase al contrario. Las caricias pueden ser roces o caricias, más suaves o más intensas. 

El juego termina cuando queráis. No lo olvidéis. Y siempre teniendo presente las tres reglas. Si en algún momento sentís incomodidad con el juego podéis acordar una palabra de seguridad que os permita saber que queréis parar. La que queráis. Incluso podéis acordar una palabra para que suba la intensidad o se baje, pero no con intención de que pare. Si lo hacéis, estas palabras se respetarán sobre todas las cosas ya que entran en juego con la primera regla.

Si os apetece contarnos vuestra experiencia podéis mandarnos un email a info@somospeculiares.com o escribirnos por cualquiera de nuestras redes sociales.

Prueba a sentir.