Los juegos sexuales más peligrosos

Los juegos sexuales son tan variados como las personas que los practican. Habitualmente el sexo es una práctica saludable que nos conecta con nuestro cuerpo y con el de la otra u otras personas. Pero no todo vale y podemos encontramos prácticas que no son nada recomendables.

Hay dos variables a tener en cuenta para determinar que una práctica sexual se considere saludable, una es que no afecte a la salud afectivo-sexual y psicológica del individuo y la otra que preserve la integridad física del o los participantes.

¿Cuál es el motivo de jugarse la salud por sexo? Este tipo de prácticas puede resultar un subidón de adrenalina para quienes las practican. El consumo de drogas o alcohol pueden precipitar conductas sexuales de riesgo. En el momento de la acción ese subidón es más fuerte que las posibles consecuencias nocivas posteriores, que pueden ser desde infecciones de todo tipo, a embarazos no deseados o, en casos extremos, provocar lesiones graves o incluso la muerte.

La clave para tener sexo de manera sana es que este se dé con plena conciencia, con libertad y pleno consentimiento para no perder el control de los elementos o juegos sexuales. 

¿Pero cuáles son las prácticas sexuales más dañinas?

La imaginación humana es inagotable a la hora de experimentar con el placer y con lo prohibido socialmente, por lo que hay conductas peligrosas de los más variado. A continuación enumero una pequeña muestra de prácticas bastantes comunes y que no son nada aconsejables si queremos cuidar nuestra salud. Innovar en las relaciones sexuales es muy importante ya que nos ayuda a tener un sexo satisfactorio, sin embargo, estas prácticas distan mucho de ser sanas y son un peligro para la salud.

  • Uso de objetos no aptos para prácticas sexuales

Las prácticas en las que se utilizan objetos no aptos o animales pueden llegar a ser muy peligrosas para la salud. Introducir objetos por la vagina o el recto frágiles y que pueden romperse o con aristas son un gran peligro. Es bastante habitual la visita a los servicios de Urgencias de personas que han usado botellas o artículos no diseñados para la penetración anal y se han perdido o roto en el recto.

  • El muelle

También conocido como ruleta rusa sexual, es un juego que se ha hecho viral entre los adolescentes y consiste en un grupo de chicos que se sientan o se tumban con los genitales desnudos mientras una chica o varias se sienta encima de ellos buscando la penetración con todos ellos durante un tiempo estipulado que suele ser de 30 segundos. El primer chico que eyacula pierde, así hasta que solo quede uno. También hay la versión de un solo chico y varias chicas. Este tipo de práctica está relacionada con una escasa y deficiente educación sexual de los jóvenes y es peligrosa ya que presenta un riesgo muy elevado de contraer infecciones de trasmisión sexual además de embarazos no deseados.

  • El Bugchasing

Se trata de ir a la caza del bicho, o lo que es lo mismo realizar prácticas sexuales con la finalidad de contraer el VIH. Este tipo de juego se relaciona a menudo con la ingesta de alcohol y drogas y el sexo en grupo sin protección por lo que no solo existe el riesgo de coger el VIH sino de otras infecciones como la gonorrea, clamidia, etc.

  • El chemsex

Propio de fiestas donde es habitual el consumo de drogas como la metanfetamina, por su efecto deshinibidor y afrodisiaco que se conjugan con el sexo. Su principal peligro es que el sexo se suele realizar sin protección y con múltiples parejas. Dentro del chemsex la versión más peligrosa es el slamsex, en el cual se comparten jeringuillas para drogarse mientras practican sexo, con lo cual además del riesgo de trasmitir infecciones genitales se une el riesgo de contraer la hepatitis.

  • Stealthing

Practica en la cual se retira sin consentimiento ni previo aviso el preservativo durante la penetración. Se considera una práctica de abuso sexual ya que atenta contra la libertad y la indemnidad de la otra persona.

  • Asfixia erótica

Aunque no es nueva, esta práctica está ganando fama en los últimos tiempos. Consiste en cortar el suministro de oxígeno al cerebro mediante la asfixia con una bolsa o estrangulando a la persona durante la relación sexual. Es un acto muy peligroso que puede llevar a la otra persona a la muerte.

Todo lo anteriormente expuesto, las prácticas, los riesgos, forman parte de una sociedad que necesita educación sexual para poder decidir, hacer o dejar de hacer, poder elegir los cómos, conocer las consecuencias. El sexo es algo que puede ser muy placentero, pero debemos de realizarlo con conocimiento de aquello que hacemos si no queremos arrepentirnos en un futuro. La educación sexual es una herramienta clave para que las personas tengamos una visión positiva y responsable de nuestra sexualidad.

Psicóloga, sexóloga y escritora.
Autora del blog Educandosobresexo y del libro Vaginismo,conócelo,conócete. Me apasiona la Educación sexual y acompañar a las personas en la mejora de su bienestar físico y psicológico.
También te puede interesar:
Juego erótico en pareja: un relato a medias

Hoy os traemos un juego erótico para parejas. En nuestro día a día, muchas personas encontramos pocos espacios (y aún Leer más

Crea tu propia ruleta erótica

Hoy en día tenemos muchos juegos y juguetes llamados eróticos. Accesorios que introducimos en nuestras prácticas erotico-festivas y que nos Leer más

When you talk dirty to me: el arte de decir guarradas

La comunicación en pareja, también durante el sexo, es uno de los factores más importantes para la satisfacción sexual. Los Leer más

Menstruación y masturbación: una cita mensual contigo misma

Para muchas la menstruación se convierte en un suplicio por el analfabetismo menstrual, la normalización del dolor femenino y la Leer más

Que la educación sexual te haga vivir la vida y tus relaciones de otro modo.

¡Accede a todo nuestro contenido, ofertas y sorteos!

Ir arriba