De Peculiares

Aceites afrodisiacos naturales: origen y empleo

10 de febrero de 2020

Yaiza Morales

Hablar de afrodisíacos lleva consigo bastante controversia ya que, en general, hay bastante desacuerdo en el hecho de su efectividad. A nivel histórico y científico, no hay pruebas concluyentes al respecto pero sí que se asocia su funcionamiento al efecto placebo; es decir, los afrodisíacos en este caso, tendrían un efecto real si la  persona que lo toma, está convencido de su eficacia.

La palabra afrodisíaco deriva del griego, más en concreto del nombre de la diosa Afrodita (Venus para los romanos), considerada la diosa del amor, el sexo y la belleza; y que está relacionada con temas como la fecundidad, la pasión, la voluptuosidad, la dulzura y el placer. Viendo ésta información, queda más que explicado cuál sería el papel de los afrodisíacos pero por si las moscas, diremos que se conoce como  afrodisíaco cualquier sustancia o actividad que, estimulando los sentidos; incrementa el deseo sexual, la líbido o la excitación.

Que quede claro que se trata de crear o potenciar deseo y no de mejorar el rendimiento y la capacidad sexual.

Algunos de los afrodisíacos que conocemos, deben su fama (ya desde la antigüedad) al hecho de que su forma natural, tiene ciertos parecidos con los órganos sexuales. Así podríamos hablar de las ostras y su evidente parecido a una vulva; el pepino o el plátano y su forma fálica; las fresas y su semejanza a las mucosas genitales o el aguacate y su asociación con los testículos. Como dato curioso y que relaciona un poco todo, la  mitología griega nos narra cómo Afrodita, fue engendrada en una ostra en el mar.

Se dice que la primera vez que se habló de afrodisíacos fue en unos papiros egipcios de los años 2200 y 1700 a.C y es que antiguamente, existían muchos ritos y creencias asociadas a la fertilidad y gran parte de ellos eran prácticamente ineludibles ante cualquier planteamiento de relación sexual y/o amorosa.

El deseo sexual en todo caso, depende de varios factores así que el solo hecho de usar afrodisíacos, no sería significativo si no se mantienen unos hábitos de vida saludables y se tienen en cuenta también  éstos otros factores para aumentar la libido.

La eficacia en hombres y mujeres de los afrodisíacos es similar y esto es debido a que uno de las características básicas y comunes a la mayoría de los afrodisíacos  es que ayudan a tener una mejor irrigación sanguínea y de ésta forma, mejoran la función sexual. Existen varios tipos de afrodisíacos catalogados tanto por su zona de acción tanto por cómo se perciben.

En éste artículo me voy a centrar en los segundos y más específicamente en los que actúan por excitación de vías afines a las sexuales como serían el olfato o el tacto. En este grupo, uno de los elementos principales son los perfumes y las fragancias o esencias.

Para ello he contado con la ayuda de Lua Villar, fundadora de la empresa Awen de cosmética natural. Como buena conocedora de las propiedades de muchos de estos elementos, nos ha hablado de algunos de los más significativos:

ACEITE ESENCIAL DE ROSA

Este aceite tiene un aroma muy sutil y un alto contenido en vitamina E, ácidos grasos y antioxidantes lo cual beneficia la salud de la piel. La rosa está estrechamente relacionada en nuestras mentes con el romanticismo con lo cual es fácil asociarlo con el uso en juegos y masajes eróticos. Tiene un efecto bastante potente sobretodo en el sistema hormonal de la mujer y su aroma es altamente sensual aunque claro está, todo dependerá de los gustos olfativos de la persona para elegirlo. El aceite de rosas es bueno para disminuir el estrés físico y mental ya que tiene efecto aliviante para los músculos cansados. Cómo dato extra, también es usado para tratar infecciones vaginales y los cólicos menstruales. El aceite de rosas aplicado en la zona vaginal puede ayudar a aumentar la lubricación.

Antes de continuar remarcar que para el uso de todos estos aceites hace falta su disolución en otros aceites portadores o base como por ejemplo el aceite de almendras dulces, el de oliva, de semillas de uva…, ya que si no pueden resultar bastante agresivos por su concentración. Lua remarca que ella no usa aceites como  el de aguacate o coco ya que el primero es muy espeso y el segundo, en épocas de más frío como el invierno se solidifica y cambia las texturas.

ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA

La lavanda es conocida por sus propiedades relajantes y revitalizadoras y por este motivo es también un buen afrodisiaco ya que ayudaría a mejorar nuestro estado de ánimo. Contribuye a mejorar la circulación y con ello aumenta la sensibilidad de los órganos sexuales y por ende ayuda a despertar el deseo sexual. A parte de poderlo usar como aceite de masajes os aconsejo también diluir unas gotas en agua hirviendo para que los vapores de su olor floten en el ambiente y así la habitación se inunde de su aroma.

ACEITE ESENCIAL DE JAZMÍN

Tiene un aroma muy seductor y relajante lo que una vez más ayudaría a distender el ambiente y disfrutar de nuestros encuentros sexuales. Se le considera uno de los aceites afrodisíacos más populares ya desde la antigüedad ya que aseguraban que sus propiedades podían ayudar con problemas tales como la sequedad en las zonas íntimas, la eyaculación precoz o incluso problemas de frigidez. Se usa en aromaterapia sobretodo para tratar estados de intranquilidad o ansiedad y actúa tanto a nivel mental, emocional como físico. Calma y genera estados más eufóricos y optimistas y así ayuda a aumentar el deseo sexual. Este aceite  tiene un aroma muy persistente y está muy ligado a la energía femenina. Como consejo, se recomienda aplicarlo detrás de las orejas, en el cuello u otras zonas erógenas para que la pareja pueda percibir su olor con mayor facilidad.

ACEITE ESENCIAL DE NUEZ MOSCADA

Aunque no es tan popular como los anteriores, el aceite esencial de nuez moscada es un gran aliado para mejorar la libido femenina y reducir algunos problemas sexuales masculinos. Contiene una sustancia conocida como miristicina, que le confiere propiedades como estimulante sexual. También ayuda a mejorar la circulación y aumenta la energía durante el sexo.

Este aceite está considerado como un A aumentando así la actividad sexual. Durante muchos años, las medicinas alternativas han utilizado el aceite de nuez moscada para problemas o trastornos sexuales masculinos sobre todo, aunque su efecto también recae en la mujer.

¿Cómo utilizarlo? Combina el aceite de nuez moscada con un aceite base (oliva, coco, almendras) y empléalo para realizar masajes en los senos, la espalda o las piernas.

ACEITE ESENCIAL DE JENGIBRE

Con el aceite esencial de jengibre no solo es posible disfrutar un aroma relajante, sino que, por su temperatura característica, también estimulamos nuestras zonas erógenas. Sus propiedades afrodisíacas aumentan el deseo sexual y contribuyen a mejorar el rendimiento en el acto íntimo.

El aceite de jengibre es el mejor aceite afrodisíaco para aumentar la temperatura corporal, estimulando con ello nuestra actividad física. Sus propiedades afrodisíacas pueden verse aumentadas si lo mezclamos con alguno de los anteriores aceites. Es conveniente utilizarlo en pequeñas dosis por su fuerte aroma.

También el aceite esencial de jengibre es un poderosos estimulante y excitante sexual, gracias a su aroma dulce y tibio y a sus propiedades para mejorar el sistema circulatorio. Ayuda a encender la pasión tanto de hombres como de mujeres.

¿Cómo utilizarlo? Combina el aceite de jengibre en partes iguales con aceite de oliva o de rosas. Masajea la piel, con movimientos suaves y eróticos.

ACEITE ESENCIAL DE SÁNDALO

Es uno de los aceites afrodisíacos más recomendados para despertar el deseo sexual masculino, ya que su aroma resulta muy atractivo y estimulante. Resulta apropiado en casos de disfunción eréctil o cansancio sexual, puesto que calma los nervios, mejora la circulación en los órganos sexuales y es euforizante.

Sándalo: este olor exótico característico de las culturas asiáticas promueve la apertura emocional para favorecer el aumento de la pasión en las parejas.

¿Cómo utilizarlo? Aplica una pequeña cantidad de aceite de sándalo en las zonas erógenas como perfume. Empléalo combinado con otros aceites para realizar un masaje erótico.

ACEITE ESENCIAL AFRODISÍACO DE YLANG-YLANG

Intensifica el deseo sexual gracias a su fragancia picante y dulce a la vez. Su uso estimula cada uno de nuestros sentidos, despertando así, todos los sentimientos que tengamos hacia nuestra pareja. Es un perfecto estimulante para potenciar la sexualidad y la sensualidad. Ylang Ylang: conocido también como flor de cananga, este árbol aromático proviene de algunos países asiáticos y se puede encontrar también en países centroamericanos y sudamericanos. Se trata de un aroma florar que aumenta el deseo sexual y fomenta la atracción de la pareja. Además, también apoya al sistema circulatorio. Es uno de los aceites afrodisíacos más poderosos que se conocen.

ACEITE DE GERANIO

El geranio es un arbusto perenne con pequeñas flores rosadas y hojas puntiagudas nativo del Sur Africa. De las muchas variedades de la planta, Pelargonium graveolens es la que se utiliza para el aceite esencial. Este aceite es muy usado en aromaterapia y contiene una serie de compuestos beneficiosos. En aromaterapia, el aceite esencial de geranio se usa para tratar acné, dolor de garganta, ansiedad, depresión e insomnio. Sus usuarios son principalmente mujeres debido a su efecto beneficioso en la menstruación y la menopausia. Este aceite esencial también puede elevar el estado de ánimo, reducir la fatiga y promover el bienestar emocional.

Los viajeros pueden usar este aceite como repelente de insectos natural. Además puede ser utilizado como un aceite de masaje para aliviar el dolor de músculos y el estrés. Puede ayudar a mejorar la circulación de sangre justo debajo de la superficie de la piel. El aceite de geranio no debe aplicarse directamente sobre la piel como aceite de masaje, primero debe ser diluido con un aceite portador como el aceite de jojoba, aceite de oliva o aceite de almendras dulce.

De Peculiares

¡Saboréame!

 

Un fin de semana en pareja puede traer consigo muchas experiencias, uniones, conexiones, expectativas y sorpresas. Muchas veces intentamos acompañar esos días con juguetes que satisfagan las necesidades de la relación, de la pareja, sin darnos cuenta que tenemos con nosotros el mejor juguete de todos: nuestro cuerpo. 

Melanie Quintana Molero

 

En ocasiones cuando planificamos una escapada nos complicamos tanto buscando el lugar perfecto, la actividad perfecta, el cómo hacerlo para que sea perfecto, para reavivar la llama, que nos complicamos, lo enredamos, creamos expectativas, no las cumplimos, nos frustramos y acabamos viniendo peor de lo que fuimos al viaje.

Nos pasamos horas buscando herramientas externas que satisfagan la idea de estar de nuevo juntos sin darnos cuenta que tenemos la mejor herramienta con nosotros. La piel. Nuestra piel. Infinidad de sensaciones a nuestra disposición y a la disposición de aquellos con las que las queramos disfrutar.

Con la piel viajamos siempre, pero es tan simple como hacerla comestible, o al menos, hacer sepa diferente para que la experiencia se enriquezca de tonalidades que no habíamos descubierto antes. ¿Qué tal fresa o menta? ¿Y cómo hago eso?, te preguntarás. Con aceites y polvos estimulantes. Gracias al equipo de Diversual nosotras hemos podido rozar el éxtasis con la marca Kamasutra y su surtido de infinitas posibilidades.

Esta marca tiene dos kits de viaje preparados para estas ocasiones, dos kits con 6 productos en tamaño viaje para que lo puedas trasladar a cualquier lugar y guardar en cualquier sitio. Dos kits que os explicamos qué contienen para que la elección esté en vuestras manos.

Luego es tan sencillo como buscar un lugar donde os sintáis cómodos y dispongáis de un tiempo para los dos. Sin prisas, sin expectativas de qué pasará luego. Relájate. Deja que tu pareja se deleite en tu piel sin pensar en qué va a tocar luego o cómo lo va a hacer. Deja que te observe, que memorice cada curva, cada lunar. Que se satisfaga de ti. Deja que te acaricie, te frote, te chupe. Déjate hacer. Y cuando esté saciado de ti y de las formas que quiera, cambiad el rol. Podéis llevarlo hasta donde queráis, pararlo cuando queráis o hacerlo cómo queráis, pero si los dos disfrutáis de la experiencia seguro que se convertirá en un fin de semana inolvidable.

Kit Kamasutra fin de semana Sueños de Fresa que contiene:

ACEITE DE AMOR (5ml) con fresa: Con solo una gotas empezarás a sentir un suave calor y a notar el olor a fresa. Puedes utilizarlo para jugar a que te saboree lo que tu quieras.

BÁLSAMO PLACER (3,5ml) con fresa: Sirve para prolongar y intensificar las sensaciones del tacto. Prueba a dar un masaje con él o a hacer un Body masaje.

POLVO DE MIEL (3,5g) con fresa: Es un estimulante que también sirve para después de la ducha o el baño.

PLUMERO: Con la ayuda del plumero puedes aplicar sobre la piel el polvo de miel y comer, lamer, chupar y saborear… a tu pareja.

LUBRICANTE LOVE LÍQUIDO (6ml): Es un gel lubricante con agua, hipoalergénico, ideal para masaje corporal o lo que os dé la imaginación.

ACEITE DE MASAJE (6ml) con almendra dulce y nutritiva con efectos muy diversos, ofrece una variedad de sensaciones: desde relajante hasta estimulante.

Kamasutra Kit fin de semana que contiene:

ACEITE DE AMOR (5ml) The Original: Con solo una gotas empezarás a sentir un suave calor pero este no tiene olor, aunque potenciará el vuestro propio.

BÁLSAMO PLACER (3,5ml) Menta verde: Sirve para prolongar e intensificar los las sensaciones.
POLVO DE MIEL (3,5g) Puro: Es un estimulante que también sirve para después de la ducha o el baño.

PLUMERO: Con la ayuda del plumero puedes aplicar sobre la piel el polvo de miel y comer, lamer, chupar y saborear… a tu pareja.

LUBRICANTE LOVE LÍQUIDO (6ml): Gel lubricante con agua, hipoalergénico, ideal para masaje corporal o lo que os dé la imaginación.

ACEITE DE MASAJE (6ml) con almendra dulce y nutritiva con efectos muy diversos, ofrece una variedad de sensaciones: desde relajante hasta estimulante.