De Peculiares

“My husband won´t fit” o la historia del vaginismo selectivo

7 de febrero de 2020

Juncal Altzugarai

¿Y si no te entrara el pene de tu pareja en la vagina? ¿Y si te llevaras muy bien con él, pero no pudierais llegar al coito, cambiaría algo?

Estas son las preguntas que me surgen al terminar de ver la serie japonesa de Netflix “My husband won´t fit”. La historia comienza con una chica de pueblo que va a la capital a estudiar a la universidad, y al lado de su apartamento vive un chico, que se le presenta en casa, como si fuera colega suyo de toda la vida. Ella parece que lo vive con cierto estupor y se deja hacer hasta tal punto que se empiezan a enrollar (sin poder ser penetrada, eso sí) y ya parece que son pareja. Qué cosa esto de la sexualidad en Japón. Qué diferente se vive todo. A mí, al principio me resultó hasta violento el papel activo del chico con respecto a la pasividad de ella. Entrar en esos códigos a una occidental como a mí, me costó, la verdad.

El tiempo pasa y a ellos dos se los ve súper felices. Se quieren mucho. Existe una complicidad maravillosa entre ellos… pero siguen sin poder tener relaciones sexuales con penetración (aunque se acarician, se masturban, practican sexo oral… se disfrutan). Lo intentan todo, con lubricantes, aceites, creando ambientes especiales… y nada. Alguna vez un poco con consecuencias un poco desastrosas para ella, que sangra bastante (aunque le dice a su chico que no le duele). Y allí siguen los dos. Con sus idas y venidas. Sus trabajos, sus inseguridades, sus deseos incumplidos…

Él recurre a la vía fácil: pagar por poder penetrar a una mujer. Ella encuentra un foro de internet, donde conoce a otros hombres que sí que son capaces de penetrarla. Qué cosa. Relaciones en las que no existe ni un ápice de cuidados, ni la más remota sombra de amorcito. La penetración como mera transacción y sí, así ella sí que puede albergar un pene en su vagina. Llegado a este punto a mí se me hacen las tripas un nudo y se me empiezan a ver las etiquetas que tengo tan incrustadas en mi ADN como mujer heterosexual que soy.

¿Cómo es posible que en situaciones tan desagradables puedas abrirte a que un hombre te penetre y no puedas hacerlo con tu pareja que tanto te quiere y tanto te cuida? ¿En qué se basa una relación de pareja? ¿Están sustentadas las relaciones heterosexuales en la capacidad para el coito? ¿Qué define una relación sentimental? ¿Y qué define una relación sexual? Se me amontonan las preguntas y las dudas. Yo como fisioterapeuta especializada en fisiosexología comienzo a cuestionarme muy fuerte: pero, el vaginismo… ¿es o no es? ¿Es un término absoluto? ¿No se da todo el rato ese cierre de la vagina, sin opción a que nada ni nadie nos penetre? Se ve que no y en “My husband won´t fit” lo narran muy clarito.

La serie sigue avanzando, como la relación entre ella y él. Y llega ese momentazo de la presión social por (tachán) tener criaturas. En Japón, a lo que se ve, tampoco se libran de esto. En el sexo se andan sin remilgos, pero luego son más tradicionales que en occidente, telita. Vaya temazo este. Y aquí comienzan sus dudas gordas, porque, claro, si él no puede eyacular dentro de ella de ninguna manera, no hay posibilidad alguna de que se pueda quedar embarazada. ¿Qué va a pasar, entonces? ¿Quieren realmente tener hijos? ¿Lo hacen por contentar a las familias, porque es lo que ahora se espera de ellos? No quiero hacer mucho spoiler, pero hay una escena absolutamente maravillosa (y bastante heavy metal) de ellos dos con sus respectivas familias hablando del tema criaturas que es canela en rama. Da para una tesis doctoral solamente esa escena.

Entre medias se cruzan un montón de subtramas con mucha miga: la situación familiar de una de las alumnas de ella, una posible maldición familiar, un amante con cierta dosis de empatía…

Después de un tiempo rumiando la serie, creo que tengo que volver a verla, a ver cuántas etiquetas se me revuelven esta vez y cuántos estereotipos que pensaba ya superados vuelvo a encontrarme pegados al cuerpo. Que hayan tenido que venir desde Japón a desmontarme el vaginismo me hace cierta gracia…

De Peculiares

You: la serie de Netflix que nos lleva a creer que el amor todo lo justifica

10 de enero de 2020

Melanie Quintana Molero

¿Por qué matan los asesinos en serie? ¿Por qué nos creemos que cuando estamos obsesionado/as con alguien es porque el destino nos ha puesto en este mundo para acabar junto/as? ¿Por qué seguimos creyendo que la frase: “lo haría todo por ti”, no tiene límites?

El amor romántico nos lleva a ideas como que todo vale por amor y lo peor: que todo se justifica. You, la serie de Netflix que estrenó su segunda temporada el 26 de diciembre es poner en imágenes literalmente esta creencia.

Para aquello/as que todavía no saben de qué va esta serie o la tienen en la lista de pendientes, os hacemos un breve resumen sin destripar mucho toda la trama. Joe Goldberg (Penn Badgley), es un joven neoyorquino obsesivo compulsivo, adicto a los libros y con una mente retorcida y oscura, pero brillante, que se obsesiona (aunque él os diría que se enamora) de Beck (Elizabeth Lail) una joven escritora que está en Nueva York con la intención de ver cumplidos sus sueños. Su conquista se basa en perseguir a Beck, investigarla, seguir a sus amistades y descubrir sus detalles más íntimos hasta que consigue pasar de acosador a novio. Y lo que crees al principio de la serie que empieza como un flechazo, se convierte en una obsesión, en la que él de forma estratégica se deshace de todos los obstáculos y personas que se crucen entre Beck y él, entre su relación, entre lo que les impide estar juntos, o, dicho de otra manera: entre lo que Joe piensa que es estar juntos.

Parece que a simple vista es una serie donde puedes ver todo lo que está mal en las conductas de Joe, una trama donde acabas odiando al acosador, piensas que lo que está haciendo es injustificable y que deberían de llevarle a la cárcel. Pero una de las cosas que más asusta de esta serie de Netflix es cómo te lleva a justificar, inconscientemente, todos los actos de Joe, hasta el punto en el que lo ves como una víctima y no como un agresor, cosa que inevitablemente nos conecta con aquellas personas que han sufrido y que están sufriendo tanto acoso como maltrato (el que más reflejado se puede ver es el psicológico). ¿Será así como lo ven quienes lo viven desde dentro? ¿Será así como nos hace ver y justificar nuestra mente las conductas del otro cuando estamos enamorado/as?

Y es que la serie está grabada de tal manera que lleva al espectador a ponerse en el lugar del asesino. Te seduce tanto su personalidad, como sus pensamientos en voz en off, hasta el punto que te crees lo que él mismo se cree de algún modo: que es un justiciero.

Ambas temporadas están basadas en las novelas de Caroline Kepnes, aunque con grandes adaptaciones y con personajes nuevos que hacen que la serie tenga más trama que el propio libro. Personajes que despiertan nuestra curiosidad y nos llevan a preguntarnos: ¿cómo va a reaccionar Joe?, ¿qué es lo va a hacer ahora? Y aunque juegan con la idea de una posible redención en la segunda parte, definitivamente hay muchos puntos en común con la primera temporada.

Lo que sí os podemos decir, sin destriparos lo que pasa en la primera temporada, es que el final ya nos sugería que iba a haber un cambio, un camino sin retorno para el personaje que llegamos a ver en un principio como un acosador encantador, por ponerle términos a su personalidad, aunque no son exactamente quizás esas palabras las correctas…; para dejarnos claro que Joe es simplemente un criminal con una visión del amor de lo más retorcida.

Por eso, por ese cambio que él mismo busca, en esta segunda entrega empieza intentando dejar de comportarse como lo hacía en el pasado, pero vuelve a recaer, una y otra vez. Eso sí, los guionistas esta vez han intentado de algún modo llevarnos al pasado del personaje, dándoles una justificación a sus actos, llevándonos a su niñez, a un origen.

Nuevos personajes, nuevas obsesiones, nuevas mujeres, que se cuelan en su vida nos dejan claro que este tipo de conductas no tienen sexo, es decir, que se pueden llegar a dar tanto por un hombre, como por una mujer (y hasta aquí podemos leer sin desvelar mucho más). Lo curioso es que la serie abraza los excesos, maquillándolos de “normalidad” y llevándonos a los inevitable: el caos. Una obra de arte que nos lleva a poder sentir y reflexionar sobre cómo funciona la mente cuando se convence de algo, cómo es capaz de justificar y cómo si algo no se trata, no se arregla, si nos creemos que lo que hacemos está bien, es imposible darnos cuenta de las consecuencias de nuestros actos.

De Peculiares

Crece eróticamente: descubre la importancia de expresar y sentir la sensualidad

Crece eróticamente, descubre la importancia de expresar y sentir la sensualidad

16 de agosto de 2019

Anabel Mira, Sexóloga

Decía la filósofa María Zambrano, que el sentir nos constituye más que ninguna otra de las funciones psíquicas. Razón y sentido no le faltaban a María. La historia de la Filosofía occidental está plagada de disputas y teorías acerca del papel en el conocimiento de la razón y los sentidos, siendo la razón la clara ganadora en estas peleas.

Pero, ¿por qué el cuerpo y sus sentidos han sido tan despreciables, corruptos, nada de fiar, etc.… para los filósofos occidentales? La respuesta a esta pregunta precisa de un artículo largo y denso sobre Filosofía que no corresponde a este espacio. ¿Pero sabéis? Sí que le corresponde a la Filosofía compartir camino con la Sexología, y quizás mucho más de lo que pensamos.

Porque amigxs sí, la Filosofía con sus ideas y cuestiones acerca del cuerpo y los sentidos tiene un papel decisivo en lo que pasa cuando nos pensamos y vivimos sexualmente. ¿Y eso? pues porque precisamente qué pensamos y cómo nos pensamos configura no sólo nuestra manera de experienciar la realidad, sino que también viste a nuestras grandes protagonistas, la realidad de la sexualidad y sus vivencias.

¿Qué pasaría si educas a una persona durante toda su existencia en que todo el conocimiento que proviene del cuerpo y los sentidos no es algo que contenga Verdad?, ¿qué importancia y lugar le dará esa persona a su cuerpo y sus sentidos?

Todos podemos enumerar los 5 sentidos que son los causantes de nuestras experiencias sensoriales, ¿podemos todxs diseccionar el papel que juega cada uno de ellos en nuestra vida erótica?, ¿somos realmente conscientes de cómo podemos potenciar el placer a través de ellos?,  ¿creéis que un uso sentido de los sentidos y con sentido ayudaría a nuestro crecimiento erótico?

A priori todo esto que os planteo puede parecer una obviedad, pero no parece que lo sea tanto en el día a día.  Las rutinas se componen de ejercicios mecánicos en los que se piensa poco y se siente menos. Siempre hay tiempo para Netflix, pero no para follar. Empleamos más tiempo y energía en buscar la próxima serie que se convierta en la morfina semanal, más que en explorar y disfrutar de nuestro cuerpo y/o del de nuestra pareja. Y quizás el capítulo más interesante de nuestras vidas nos lo estamos perdiendo y lo tengamos más cerca de lo que pensamos.

Porque lo que no contiene valor o verdad, no es importante. Y la pregunta entonces es, ¿queremos hacerlo importante? Por eso os invito a ser vuestra propia revolución sensorial, para darle a esta experiencia tan viva que son los sentidos el valor y verdad que tienen.

Degustar y no engullir, encontrarnos sin prisa con ellos, dándoles la dimensión que se merecen. Puede ser en la ducha, mientras el agua tibia cae sobre nuestra piel, con el dulzor y frescor de un trozo de sandía estallando lento en la boca, o en dejarse mecer por el sonido ondulante de las olas del mar, o en perseguir con la nariz a ese desconocido que ha dejado un halo de perfume que nos evoca aquel encuentro que nunca pudimos olvidar. O también, en detenerse en la imagen del bello trabajo de pelar una patata perpetrado por las manos nuestro amante. Suave, lento, sin prisa. Os invito a rebozarse en lo sensual cotidiano para gozar la experiencia sensorial en todo su esplendor.

Hay mucha emoción y tramas increíbles más allá de Netflix 😉

Gracias María Zambrano, siento luego existo.

De Peculiares

Bonding: la nueva serie de Netflix sobre dominación y BDSM

Zoe-Levin-in-Bonding @somospeculiares

26 de abril de 2019

Melanie Quintana Molero

Netflix ha estrenado hace dos día (24 de abril) Bonding, una comedia sobre una dominatrix y su asistente, Tiff y Pete (Zoe Levin y Brendan Scannell). Ambos protagonistas ejercen su trabajo en Nueva York, son amigos de toda la vida y eso se nota en la relación que tienen; lo que hace que la serie tenga toques de drama y comedia muy interesantes en relación a esta peculiaridad erótica. Siete capítulos de aproximadamente 16 minutos de duración, lo que hace que la serie la puedas ver en tan solo una tarde.

Su creador, Rightor Doyle, ha revelado que la serie se basa en experiencias reales que tuvo cuando se mudó a Nueva York. Dice estar interesado en crear historias queer, historias de mujeres, en encontrar la belleza en lo que se considera feo, en la amistad, en el amor y en la fina línea que divide estas dos.

En esta serie, de la que esperamos haya una segunda temporada, se tratan temas como:

1. Qué es el BDSM y cómo trabaja una dominatrix: Un ejemplo entre otros claro, tened en cuenta que es una serie y que se trata de entretener, no le busquéis cinco patas al gato. Obviamente no es una definición exacta y mucho menos que englobe la totalidad del concepto, pero verlo como una oportunidad interesante de mostrar esta peculiaridad es de por sí una suma.

2. Hablar a la gente de que practicas BDSM: Hay un dialogo muy interesante entre el amo y el sumiso en uno de los capítulos sobre la vergüenza que sienten muchxs a la hora de contar a los demás que practican esta peculiaridad erótica.

3. Practicarlo en parejas: Recoger también el hecho de que es un juego al que se puede jugar en pareja me parece muy interesante y es otro de los puntos que se tocan en la serie.

4. Fetiches, roles, palabra de seguridad y límites: Cuatro de las palabras más reconocidas dentro de este mundo y que conceptualmente son más fáciles de entender una vez vista la serie.

5. ¿Es un juego psicológico?: La protagonista está estudiando psicología y eso hace que su papel sea más interesante y que se aborden temas como la necesidad de practicar BDSM, los deseos, si es mental o algo más físico…

6. El papel de los gays y las mujeres en el amor: La manera de amar de cada uno, las necesidades, los estereotipos… son otros de los temas que con humor se tratan en Bonding. Conversaciones entre los dos protagonistas que seguro os harán reflexionar sobre la vulnerabilidad, los anhelos…

7. Amor y amistad: El creador ha tratado este tema de una forma muy interesante, pudiendo llegar a ver y sentir esa fina línea que divide lo que entendemos por amor y amistad.

8. Las mujeres también se masturban viendo porno: Chapó por lanzar positivamente esta idea también.

9. Peculiaridades como: la necesidad de ridiculización, el gusto por los disfraces, los animales, el cuero, los pies o el disfrute por que te meen encima son las peculiaridades que vais a ver a lo largo de los siete capítulos de Bonding.

De Peculiares

Estas son las verdaderas razones por la que deberías ver ‘Sex Education’

21 de enero de 2019

Melanie Quintana Molero

Todo el mundo habla de la nueva serie de Netflix. Recomendaciones y más recomendaciones, y alguna que otra crítica, pero ¿te han contado realmente por qué deberías verla?

Antes de nada, para esas cinco personas en el planeta que todavía no han leído ni saben de qué va ‘Sex Education’, os resumimos la trama: es una serie juvenil que combina comedia y drama, y que a través de unos personajes, con los que es fácil sentirse identidicadx ya que intentan recoger las situaciones y vivencias más típicas de un adolescente (y no tan adolescente) en la actualidad; te cuentan la aventura de Otis, el protagonista, un chico con una madre Sexóloga (aunque ella se denomina: terapeuta sexual). Él siempre ha sido invisible en el instituto, pero un día, por una serie de desencadenantes, acaba ofreciendo terapia a uno de sus compañeros, y a Meave, la chica que le gusta y que casualmente está presente en este encuentro, se le ocurre que podrían hacer negocio con su sabiduría, ya que Otis tiene conocimientos y habilidades en relación a la terapia de pareja que pueden ofrecer a sus compañerxs de instituto a cambio de dinero. Otis decide aventurarse en este negocio por ella y a través de cada capítulo, teniendo como base su historia de amor, se tocan temas como el aborto, la violencia de género, el abandono familiar, el despertar del deseo, la homosexualidad, las eyaculaciones precoces, la masturbación, la importancia del diálogo en la pareja…

Teniendo esto como base he aquí nuestras 10 razones por las que te invitamos a ver ‘Sex Education’:

1. La Sexología como profesión: Muy pocas series y películas tienen protagonistas en torno a esta ciencia y en esta serie una de las protagonistas es terapeuta. A través de este personaje femenino es posible ver cómo trabaja una sexóloga, qué temas trata y el alcance de su sabiduría, rompiendo ideas como que una Sexóloga solo sabe de ‘follar’, ‘meterla’ o ‘sexo’.

Y también se habla de la importancia de este trabajo en una de las conversaciones que mantiene Otis con su madre, en la que este le pregunta qué hace bueno a un terapeuta, y ella le responde: “Algunos hacen esto por los motivos equivocados, por dinero o prestigio, lo ven como un trabajo, no como una vocación. Este es un curro en el que un error desencadenaría una crisis nerviosa que puede desembocar en décadas de daño emocional. Un buen terapeuta sabe que tiene una gran responsabilidad. Cuesta mantener el equilibrio, hay que escuchar a los demás sin que te arrastren sus problemas. Quienes cuentan son ellos.” [Episodio 2, minuto 2:08]

2. La importancia de la educación sexual: La mayoría de los que estáis leyendo esto sois consientes de la importancia que tiene en la adolescencia tener información de lo que te está pasando. La educación sexual es necesaria a todas las edades, pero es muy importante que esté presente en esta etapa. En la serie podemos ver una a las realidades a la que nos enfrentamos los profesionales de la sexología: No se recurre a nosotrxs cómo aprendizaje sino como última opción. Encontrándonos con dos tipos de situaciones, a) que el centro esté sufriendo una crisis por la falta de educación sexual y que llame a un profesional (tendencia a recurrir después de que pase y no como prevención para que no ocurra, convirtiéndonos en reparadores en vez de educadores), o b) por no gastarse un céntimo en la contratación de un profesional recurren a un profesxr, sin formación ninguna, para que eduque y hable de sexo y genitales (porque solo se tiende a tratar eso). [Episodio 1, minuto 32:35]

3. La masturbación como autoconocimiento: Uno de los temas que Otis trata en uno de los capítulos es la masturbación femenina. Una de sus compañeras viene con la inquietud de que a su pareja no le gusta que ella sobreactúe (y haga lo que se hace en el porno o lo que ella considera que les gusta a los chicos). A él le gusta que ella no finja porque le gusta que las chicas disfruten del sexo y le hace enfrentarse a la gran pregunta: qué quieres tú, qué te excita a ti; y ella no sabe qué responder así que acude a Otis quien le dice literalmente: “¿Y si piensas en las cosas que te gustan cuando te lo montas tú sola? […] Las mujeres se avergüenzan más por la masturbación que los hombres, lo ven como una especie de tabú, algo sucio y no lo es, antes de hablar con él, tendríais que averiguar que os funciona a ti y a tu cuerpo.” Con este tipo de mensajes están invitando a las chicas a descubrir su propia erótica, su cuerpo, sus propios deseos, y desmitificando el tema de la masturbación. La masturbación como autoconocimiento, este es el mensaje que está llegando a través de la pantalla, por lo que: chapó por Netflix. [Episodio 6, minuto 14:41]

4. No tienes un problema con tu cuerpo: También se tratan temas como lo unida que está la cabeza a las reacciones de nuestro cuerpo. El control que podemos tener sobre él con nuestro pensamiento y cómo nos influye el cómo vivimos esa situación: “Tienes que controlar el relato y no que el relato te controle a ti”. [Episodio 1, minuto 36:49]

5. Lo poderosxs que nos hace ser peculiares: Otro de los temas que se tratan en la serie es lo poderosxs que nos podemos sentir cuando nos enorgullecemos de ser quienes somos y cómo somos. Este tema se trata a través del personaje de Eric y su homosexualidad reprimida o su forma de ser y vestir. En uno de los capítulos podemos ver lo fuerte que nos hace explotar nuestra peculiaridad y sentirnos orgullosxs porque eso exactamente sea lo que nos hace únicos; resumiendo: empoderarnos. [Episodio 7, minuto 33:22]

6. Escuchar, ver y sentir: Tres cosas que nos hacen ver el mundo y vivir las relaciones de modo diferente según la atención que le prestemos a cada una de ellas. Otis en el segundo capítulo intenta demostrar a una pareja lo importante que es el se escuchen y se vean para poder sentirse. [Episodio 2, minuto 31:51]

7. Cada persona es un mundo: La profundidad que han creado con cada personaje ha permitido que nos metamos en situaciones como el aborto, la violencia doméstica, el maltrato, la violencia de género, la soledad, la incomprensión, el abandono, la necesidad que todxs tenemos de tener a alguien que nos escuche y nos apoye… Dando la posibilidad a la persona que está tras la pantalla a identificarse y vivir cada situación y a intentar comprenderla desde otros prismas.

8. Tu cuerpo tus decisiones: “Tú decides dónde, cuándo y con quién”, o eso decía Aitana. Este es otro de los temas que se tratan en la serie: la importancia de ser tú quien decide qué experimentar y con quién, si estás preparadx ahora o luego. Esto se hace a través del personaje de Otis y de Tanya, una chica que escribe novelas eróticas y está decidida a perder su virginidad lo antes posible, pero se encuentra con la situación de que aunque su cabeza quiere su cuerpo no, y se provoca un vaginismo. [Episodio 8, minuto 26:08]

9. Feminismo: Aunque no de manera explicita sí que es un tema que se toca a través del personaje de Meave quien lee a escritoras feministas y tiene ideas feministas.

10. Primeras veces: Y por último nos gustaría destacar la idea que recorre esta primera temporada de ‘Sex Education’ y de la que nosotras hemos hablado aquí en la revista: no existe una sola primera vez, la cuál identificamos con la penetración, cada primera vez es una primera vez. El primer beso, el primer abrazo… somos vírgenes todo el rato.

 

Ver trailer