¿Te has preguntado cuál es la palabra más sexy?

Foto de Ferran Nadeu

22 de marzo de 2020

Monica Leiva

Creo que hay libros que nos pueden hacer reflexionar y ver la realidad de otro modo. Y uno de esos libros que pienso que es clave para educar en conceptos que nos atañe a toda las personas es La palabra más sexy es sí, cuya autoría se la debemos a Shaina Joy Machlus, una periodista y profesora de inglés norteamericana afincada desde hace unos años en Barcelona.

Según nos cuenta la propia autora, el origen del libro fue un fanzine que creó motivada por el descubrimiento de la falta de material sobre consentimiento en lengua castellana, como ella misma nos dice: “Estados Unidos tiene muchas cosas malas, pero sobre consentimiento se habla mucho, hay mucho material, artículos, (…) me sorprendió que en español no hubiera nada”. Así que el libro surgió con una finalidad pedagógica clara desde el primer momento.

El libro tiene una estructura clara que, a mi parecer, facilita y hace más atractiva la lectura. Nada más abrir el libro nos damos cuenta que está dividido por apartados. En la primera parte se inicia con información básica sobre sexualidad y género. Destaca la importancia que da la autora a los conceptos de sexo y de género como construcciones sociales, además de explicar las distintas orientaciones sexuales y de género más allá de las cis normativas y de como estas han estado invisibilizadas en nuestra sociedad.

Tras esta introducción, se adentra en lo que sería la guía sobre el consentimiento propiamente dicha, en ella de una manera teórico-práctica nos va dando pautas para poder incluir el consentimiento en las relaciones sexuales. En el tercer apartado se amplía la aplicación del consentimiento a todas las interacciones sociales. El cuarto capítulo es una guía de emergencia para víctimas de agresiones sexuales.

Y para acabar de aclarar conceptos y que nos quede ninguna duda sobre cómo practicar el consentimiento, en el final del libro se incluyen ejemplos de conversaciones en las cuales se aplica el consentimiento sexual. 

Para enriquecer, todavía más, el libro este se ilustra con los dibujos de Petra Eriksson, ilustradora habitual de medios como The New Yorker en las que representa personas neutras con sencillas y bonitas ilustraciones.

Un concepto que está muy presente en el libro y del que se habla ampliamente es de la denominada “cultura de la violación” y se ve claramente el interés de la autora por aportar su granito de arena para acabar con ella. La suya es una apuesta personal de ir más allá del “no es no” y de poner la responsabilidad en la víctima, principalmente mujeres y personas de género expansivo. 

Nos comenta en las páginas del libro que la violencia sexual es un problema de los hombres cis heterosexuales, víctimas también ellos del sistema patriarcal en el cual estamos todas las personas metidas y que es a través de toma de conciencia de este patriarcado y de la educación de toda la sociedad, tanto de las personas opresoras como de las personas oprimidas como se podrá acabar con esta violencia.

Leyéndolo se ve claramente su intención didáctica, la autora se dirige especialmente a profesores, madres y padres y adolescentes de una manera clara y concisa, la información necesaria sobre orientación sexual, género, feminismo y consentimiento.

Lo que más interesante del libro es que no solo se define el consentimiento a nivel sexual, aunque este es el protagonista, sino que es una guía de como fomentar y EDUCAR, así en letras mayúsculas, el consentimiento en el día a día en entornos socializadores claves como son la familia o la escuela. Machlus escribe de una manera sencilla y cercana para acercar a toda la sociedad conceptos absolutamente necesarios.