La emperatriz que obligaba a todo dignatario masculino que la visitaba a realizarle el cunnilingus

Se llamaba Wu Chao, nació en el año 625 y fue una hija no deseada por haber nacido mujer, dentro de una familia con nivel económico. No era habitual que las mujeres supieran leer y escribir, pero ella aprendió escondiéndose detrás de las cortinas mientras les enseñaban a sus hermanos.

Dicen que con catorce años era una mujer esbelta y muy hermosa y que fue por eso que su padre la vendió al emperador Tai Tsung (de la dinastía Tang), para ser parte de su harén. Un lugar peligroso, ya que las concubinas competían continuamente por convertirse en la favorita del emperador.

El heredero al trono Kao Tsung se enamoró de ella, pero al morir su padre, como era tradición, se le encerró junto a las demás concubinas en un convento budista, se le rasuró el pelo y se le ordenó permanecer allí de por vida. Pero a los siete años de estar allí, escribió una carta a la madre de Kao Tsung pidiéndole que le sacara de allí para estar con su hijo, pues decía estaban enamorados. Fue así como se convirtió en concubina del mismo, pero solo llego a alcanzar el papel de concubina de segundo grado.

Pero la esposa oficial del emperador no le dio ningún hijo, siendo Wu Chao quien trajo al mundo a su primer varón. Tanto la emperatriz como la primera concubina vieron peligrar su estatus y conspiraron contra ella, pero fue Wu Chao quien se adelantó a ambas matando a su propio hijo de asfixia y acusando de haberlo matado a la emperatriz. Eliminó a sus adversarias provocando su destierro y posterior asesinato y le dio al emperador cuatro hijos.

Fue así como consiguió que la nombraran primera consorte y en consecuencia emperatriz. Lo primero que hizo fue deshacerse del hijo de la primera esposa, heredero al trono, mandándole como embajador a otro país lejano.

Cuatro años después su marido sufrió una embolia que le dejó paralizado, convirtiéndose Wu Chao en gobernanta única. Gobernó China durante cuarenta y cinco años con mano de hierro. Eliminó a cualquiera que osara cuestionarla con la muerte o el exilio y eliminó a gran parte de la familia real.

En el año 675 envenenó y mató a su segundo hijo, que era el heredero al trono para poder seguir gobernando ella. Su tercer hijo fue expulsado y exiliado bajo graves acusaciones de conspiración contra la emperatriz, por lo que fue declarado inepto para gobernar, una vez más, asegurándose su permanencia en el poder.

Se le conocía por su inteligencia y conocimientos, pues le gustaba mucho leer. Hizo que mejorara la administración pública, durante su reinado no hubo ni una sola rebelión, consiguió acabar con los abusos de poder del ejército, potenció la cultura china, introdujo en el país la libertad de culto, desarrolló una red de hospitales, se preocupó en desarrollar una red de escuelas, limitó el poder de las grandes familias oligárquicas y consiguió mejorar muchísimo las condiciones de vida de las mujeres.

Nos podemos encontrar muchas leyendas sobre su vida, pero sobre todo se dice que era una mujer muy promiscua. Cuentan que obligaba a todo dignatario masculino que la visitaba a realizarle el cunnilingus. Eso sí, antes de dicho acto, les obligaba a que se lavaran bien la boca.

Cuando cumplió los setenta formó un harén de mancebos (compuesto por hombres), para que atendieran todas sus necesidades eróticas, grupo que se conocía como “el instituto de la Grulla”.

Murió con ochenta y un años y habiendo gobernado casi cincuenta. Murió de diabetes y le sucedió como emperador su cuarto hijo Zhongzong.

Las profecías chinas anunciaban que alguien llegaría al trono de China con facciones femeninas y corazón de tigre. Dicen que esta profecía la cumplió la emperatriz Wu Chao.

Melanie quintana @somospeculiares

Melanie quintana

Periodista y Sexóloga. Directora y coordinadora de equipo en Somos Peculiares.
Te puedo ayudar con tus relaciones, los conflictos, sexualidades, diversidades y peculiaridades.
También te puede interesar:
El espejo del baño

El espejo lo acababan de limpiar. Ese espejo que sirve para verme de cuerpo entero cada mañana y que cuelga Leer más

Mi reflejo

Un juego que podéis hacer lo erótico que queráis. Ya que es posible que decidáis cumplir las reglas o acabar Leer más

Lo personal es politizado… y ¡hay que defenderlo!

Lo personal es político. Esta es la frase con la que Kate Millet abanderó los inicios del feminismo radical y Leer más

¿Sabías que el huevo llegó antes que la gallina?

Hay interrogantes que, por su trascendencia universal, nos atormentan desde la noche de los tiempos. Quiénes somos, de dónde venimos, Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.

Ir arriba