De Peculiares

¿Te has preguntado cuál es la palabra más sexy?

Foto de Ferran Nadeu

22 de marzo de 2020

Monica Leiva

Creo que hay libros que nos pueden hacer reflexionar y ver la realidad de otro modo. Y uno de esos libros que pienso que es clave para educar en conceptos que nos atañe a toda las personas es La palabra más sexy es sí, cuya autoría se la debemos a Shaina Joy Machlus, una periodista y profesora de inglés norteamericana afincada desde hace unos años en Barcelona.

Según nos cuenta la propia autora, el origen del libro fue un fanzine que creó motivada por el descubrimiento de la falta de material sobre consentimiento en lengua castellana, como ella misma nos dice: “Estados Unidos tiene muchas cosas malas, pero sobre consentimiento se habla mucho, hay mucho material, artículos, (…) me sorprendió que en español no hubiera nada”. Así que el libro surgió con una finalidad pedagógica clara desde el primer momento.

El libro tiene una estructura clara que, a mi parecer, facilita y hace más atractiva la lectura. Nada más abrir el libro nos damos cuenta que está dividido por apartados. En la primera parte se inicia con información básica sobre sexualidad y género. Destaca la importancia que da la autora a los conceptos de sexo y de género como construcciones sociales, además de explicar las distintas orientaciones sexuales y de género más allá de las cis normativas y de como estas han estado invisibilizadas en nuestra sociedad.

Tras esta introducción, se adentra en lo que sería la guía sobre el consentimiento propiamente dicha, en ella de una manera teórico-práctica nos va dando pautas para poder incluir el consentimiento en las relaciones sexuales. En el tercer apartado se amplía la aplicación del consentimiento a todas las interacciones sociales. El cuarto capítulo es una guía de emergencia para víctimas de agresiones sexuales.

Y para acabar de aclarar conceptos y que nos quede ninguna duda sobre cómo practicar el consentimiento, en el final del libro se incluyen ejemplos de conversaciones en las cuales se aplica el consentimiento sexual. 

Para enriquecer, todavía más, el libro este se ilustra con los dibujos de Petra Eriksson, ilustradora habitual de medios como The New Yorker en las que representa personas neutras con sencillas y bonitas ilustraciones.

Un concepto que está muy presente en el libro y del que se habla ampliamente es de la denominada “cultura de la violación” y se ve claramente el interés de la autora por aportar su granito de arena para acabar con ella. La suya es una apuesta personal de ir más allá del “no es no” y de poner la responsabilidad en la víctima, principalmente mujeres y personas de género expansivo. 

Nos comenta en las páginas del libro que la violencia sexual es un problema de los hombres cis heterosexuales, víctimas también ellos del sistema patriarcal en el cual estamos todas las personas metidas y que es a través de toma de conciencia de este patriarcado y de la educación de toda la sociedad, tanto de las personas opresoras como de las personas oprimidas como se podrá acabar con esta violencia.

Leyéndolo se ve claramente su intención didáctica, la autora se dirige especialmente a profesores, madres y padres y adolescentes de una manera clara y concisa, la información necesaria sobre orientación sexual, género, feminismo y consentimiento.

Lo que más interesante del libro es que no solo se define el consentimiento a nivel sexual, aunque este es el protagonista, sino que es una guía de como fomentar y EDUCAR, así en letras mayúsculas, el consentimiento en el día a día en entornos socializadores claves como son la familia o la escuela. Machlus escribe de una manera sencilla y cercana para acercar a toda la sociedad conceptos absolutamente necesarios.

Lee
De Peculiares

Dependencia emocional: ¿qué es, se puede superar?

17 de febrero de 2020

Monica Leiva

En nuestra cultura popular la dependencia emocional es algo que está muy presente, lo podemos apreciar en multitud de canciones y películas en las cuales se confunde amar con depender. Este tipo de relación la tenemos tan interiorizada que no nos damos cuenta de lo tóxico y nociva que pueden ser para quien la sufre.

¿De qué estamos hablando?

Para empezar debemos de distinguir entre dependencia emocional y adicción al amor ya que son términos que implican conceptos diferentes y que podrían llegarse a confundir. La adicción al amor sería la necesidad de tener siempre la sensación de enamoramiento sin que sea una persona concreta, en cambio, cuando nos referimos a dependencia emocional, hablamos de alguien que se aferra a otra persona y hará lo necesario por mantener la relación con ella.

La dependencia emocional es un estado psicológico que normalmente se relaciona con las relaciones de pareja, aunque también se puede extrapolar al entorno familiar y social de la persona. Su origen muchas veces está en una relación insana con las figuras de apego en la infancia lo que dificultará un desarrollo adecuado de la autonomía personal.

Es una realidad que ocurre en muchas ocasiones en las relaciones de pareja. Es frecuente que en una relación sentimental haya vinculación emocional este los miembros que normalmente es un vínculo sano que permite la independencia de las dos personas. No será así cuando uno de los dos miembros de la pareja siente una exagerada necesidad de recibir atención de la otra persona, limitado la libertad de ambas. La limitación será por ambas partes porque la parte dependiente necesita continuamente la aprobación de su pareja y a la no dependiente se le exige estar de manera permanente con la otra persona lo que le dificultará en su autonomía.

¿Soy una persona con dependencia emocional?

Detrás de esta dependencia se esconde una baja autoestima, la persona se siente inferior o menos competente que las demás para llevar la vida que desea. Es un estado que puede llegar a ser patológico, cuando la persona siente que no puede vivir sin su pareja. El dependiente o la dependiente emocional busca complacer y ser amado o amada a cualquier precio por la otra persona. Necesita su amor y reconocimiento para sentir que su vida tiene sentido.

En las personas con este tipo de dependencia se pueden encontrar algunos rasgos característicos:

  • Celos excesivos ya que cree que no merece el amor de su compañero, sentirá el peligro de ser abandonado por la otra persona
  • Necesidad de complacer, hace todo lo posible para atraer la atención hacia su persona
  • Negar sus propios deseos, haciendo todo tipo de cambios y sacrificios para complacer a su pareja
  • Necesidad continúa de pruebas de amor debido a sus carencias afectivas que le hacen esta siempre insatisfecha

El sufrimiento de ser dependiente emocional

Hay una serie de consecuencias para la persona que viven una relación de dependencia:

  • Pueden aparecer trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión, como situaciones de acoso, de violencia domestica
  • La persona siente una sensación de vacío
  • Tiene dificultad para tomar decisiones son la validación de la otra persona, dificultad para asumir sus responsabilidades Tiende a culpar a los otros de sus miedos.
  • Su falta de seguridad hará que tenga temor a las situaciones conflictivas, no tiene la valentía de defender sus opiniones y sus convicciones
  • Preocupación por la mirada y la reacción de la otra persona
  • Temor a la soledad, al estar con uno mismo

¿Se puede superar la dependencia emocional?

Las relaciones con dependencia emocional suelen ser tortuosas y destructivas, la persona dependiente idealiza en exceso a su pareja. Aunque la relación provoque un gran sufrimiento hará todo lo posible para que no se rompa.

Entender que una relación no es estar en todo momento juntos o juntas, o que el amor no significa decir nunca que no y amoldarse a las actividades y preferencias de la otra persona es un gran paso para superar esta dependencia.

Cuando nos hemos acostumbrado a esta dinámica no es fácil cambiarla, pero podemos trabajar poco a poco para poder conseguir el control de nuestras vidas. Si vemos que no podemos siempre es recomendable buscar ayuda psicológica.

Muchas veces no somos conscientes del problema, solo cuándo lo identifiquemos podremos empezar a buscarle solución. Es importante trabajar la autoestima y reflexionar sobre retos que hemos conseguido sin la necesidad de nuestra pareja y como los hemos superado, y mejorar las habilidades sociales e interpersonales.

Así conseguiremos la independencia emocional.

De Peculiares

Vidas Trans: La importancia de dar voz (libro)

24 de enero de 2020

Monica Leiva Olmo

Vidas trans es un libro publicado por la editorial Antipersona que desgrana las experiencias de cinco personas trans españolas en cinco ámbitos diferentes, concretamente en el entorno laboral, la educación, las redes sociales, la familia y pareja y el sistema médico, narradas en forma de ensayos breves, tejiendo desde su experiencia personal una memoria colectiva.

Las voces, o plumas en este caso, que participan en el libro son Alana Portero, Arnau Macías, Dario Gael Blanco, Cassandra Vera y Atenea Bioque. Personas de edades y vidas muy distintas y cuyo nexo en común son únicamente pertenecer al colectivo trans.

El libro se inicia con el recuerdo del 28 de junio de 1969 cuando se produjo la revuelta del bar Stonewall Inn que fue el inicio de la lucha LGTBI y se recuerda como el día del Orgullo en todo el mundo. Esta historia introductoria deja paso a las vidas de las y los protagonistas que conforman el libro.

En las diferentes biografías se ven reflejadas las enormes injusticias que sufren en su día a día. Unas injusticias que ya comienzan en la infancia. Para las personas trans crecer sin referentes positivos provoca que los niños y niñas vivan de una forma no deseada durante años hasta que consiguen la información necesaria para  transicionar, quedando profundas secuelas en la autoimagen y autoestima que afectarán en las relaciones con los demás. Así a partir de las vivencias personales se percibe que ser una persona trans en nuestra sociedad tiene consecuencias sobre la salud, la educación, el trabajo, las redes sociales y las relaciones personales.

Alana Portero nos cuenta las dificultades para acceder a un empleo digno y defiende que “gestos tan sencillos como adecuación de uniformes, vestuarios y baños” o la normalidad cuando el nombre oficial de la persona no corresponde con lo que se espera ya supondrían una mejora en la vida de estas personas que muchas veces se sienten tratadas como detritos.

Arnau Macías nos explica el infierno que vivió en su infancia y adolescencia como alumno en un colegio religioso en el cual los roles de género lo definían todo; baños, vestuarios, uniformes, actividades deportivas y como desde su pubertad intentó disimular los cambios que se producían en su cuerpo con ropa ancha y encogiendo los hombros. Todo ello acabó con una depresión que no pudo contar a nadie, ni tan siquiera a su madre que no entendía que le estaba sucediendo. Al final reza para que simplemente le dejen ser quien es.

Darío Gael Blanco reflexiona sobre las relaciones afectivas de las personas trans y propone la construcción de nuevas redes más allá del discurso dominante. La importancia que se da en nuestra sociedad a la familia y la pareja puede tener graves consecuencias para las personas trans si no cubren unos mínimos, cuestionando sus propios derechos ‘‘por no ser buen hijo, por no ser buena pareja’’ Por eso, reivindica la construcción de ‘‘nuevas alianzas, redes de cuidados y solidaridades’’ que no reproduzcan los viejos roles. Familia y pareja, sí, pero también amigos, vecinos, profesores y compañeros trans

Relacionarse en una sociedad marcada por la transfobia significa tener una presencia extrema en las redes y los medios de comunicación, desde la invisibilización a la burla como pudo experimentar Cassandra Vera tras hacerse viral unos “tuits” alusivos a Carrero Blanco. Y defiende que para dar una imagen más real sobre las vidas trans es de vital importancia dar voz a las propias personas trans

Y finalmente nivel médico, Atenea Bioque destaca la falta de formación de los profesionales de la salud respecto a la realidad trans. Todavía en la gran parte de comunidades autónomas domina la transfobia. Ella apuesta por que se les conozcan y vean como personas normales, más allá el prejuicio y la etiqueta.

Vidas Trans nos muestra que la experiencia de vida de las personas trans todavía está dominada por el miedo, el rechazo, la burla y el desdén de gran parte de la sociedad. Desde mi punto de vista este es un libro imprescindible para combatir la transfobia y conocer de primera mano a estas personas que lo único que piden es que ser tratadas como personas. En definitiva, un libro para empezar a conocer la realidad trans y su lucha por conseguir el respeto del resto de la sociedad.

Lee
De Peculiares

¿Por qué te sientes culpable de tener fantasías eróticas?

30 de diciembre de 2019

Monica Leiva, Educandosobresexo

A veces tenemos pensamientos de índole sexual que nos resultan inaceptables y molestos porque nos provocan conflictos con nuestros valores aprendidos. Esas fantasías que valoramos como negativas suelen ser las que reflejan relaciones sexuales con violencia, dominación o sumisión. Las fantasías pueden sorprendernos y parecer confusas ya que a veces no guardan parecido con nuestros deseos conscientes. Fantasear con parejas múltiples o encuentros violentos, por ejemplo. Si sentimos excitación delante algunas fantasías que no se desean en la vida real, podemos sentir malestar e incluso llegar a creernos que somos seres perversos y enfermos. Así, bastantes personas se preocupan con sus fantasías sexuales, se cuestionan si es normal fantasear con depende que y se pueden sentir culpables de tenerlas y que estas les generen placer.

Pero tener fantasías sexuales es normal y saludable. Si una cosa nos caracteriza a los seres humanos es nuestra capacidad para crear situaciones y mundos imaginarios. Esta capacidad está presente en todo lo que realizamos en nuestra vida, incluyendo el sexo por supuesto. Fantasear es una capacidad humana, que muchas veces dejamos aparcada e incluso infravaloramos como propia de la infancia o de personas que se pueden “permitir perder el tiempo”. Como dice el psicólogo catalán Antoni Bolinches “en cuestiones de sexualidad, la imaginación es capaz de volar más alto que la realidad” Usando las fantasías enriquecemos nuestra vida sexual y aprendemos más de nosotros y nosotras mismxs. La aceptación y disfrute de las fantasías nos hará conocernos y aceptarnos mejor.

Ya lo decía la escritora Megan Maxwell “Todo el mundo tiene fantasías, pero no hablan de ellas por pudor”, el pudor o más bien el temor a ser juzgadxs como “rarxs” o a no ser entendidxs por los demás.

Las fantasías eróticas tienen su utilidad

El objetivo de las fantasías sexuales sería la de liberar las tensiones del día a día, estimular la imaginación para crear un mundo de fantasía y, sobretodo, usarlas para pasarlo bien.

¿Es necesario llevarla a cabo? Depende de cada uno y cada una. La fantasía es una cosa completamente íntima y privada mientras no la convirtamos en acción y cómo producto de nuestra imaginación podemos decidir si se queda en nuestros pensamientos o la externalizamos. A veces la fantasía quiere quedarse en fantasía simplemente y no hace falta hacerla en la vida real, ya que la imaginación supera a la realidad y pasarla al mundo real nos puede decepcionar. Todo en nuestra cabeza es más rico y ocurre de una manera ideal, y si la fantasía es una situación compartida a lo mejor la reacción de la otra persona u otras personas no cumplen con nuestras expectativas o nos ocurren imprevistos que nos estaban en nuestra mente y podemos acabar decepcionándonos.

Si es bueno tener fantasías, ¿por qué me hacen sentir mal?

Las fantasías sexuales son fantasías y como tales nos puede ayudar a evadirnos como también a enriquecer nuestras vidas eróticas... Si tú sientes que alguna te hace sentir mal deberías analizar el motivo por el cual ocurre esto.

El sexo y la culpa muchas veces vienen de la mano, si nos sentimos culpables de nuestros ‘pensamientos es porque nos estamos hipervigilando sin necesidad de una fuerza externa represiva ¿Por qué ocurre? Se sabe que le sexo es la faceta humana que más se ha querido controlar desde la moralidad de nuestra sociedad y producto de ello es que lleguemos a sentirnos mal por nuestros pensamientos eróticos cuando creemos que “se salen de la norma”.

Lo que debemos de tener claro es que aunque hay cosas de nuestro imaginario erótico que deseamos llevar a la práctica hay otras que nunca desearíamos que sucedieran de verdad, son las fantasías eróticas que se quedan en nuestra cabeza como fantasías y nunca llegan a cumplirse. A la moralidad de nuestra sociedad esta distinción parece que no exista, el simple hecho de imaginar ya es malo y esto produce es que nos sintámonos culpables de todo lo que nos pasa por la cabeza, pero al igual que si podemos sentirnos responsables de nuestras acciones, no tenernos porque sentirnos culpable de nuestras fantasías ni tan siquiera dar explicaciones de las mismas, ya que están en nuestra cabeza.

Somos el animal sexual más extravagante que existe en el planeta y la mayor parte del tiempo practicamos el sexo como diversión por lo que para una sexualidad sana ha de existir la imaginación y el juego. Dejemos volar la imaginación erótica privada y particular y disfrutemos del enriquecimiento erótico que provocan.

De Peculiares

Besar en la boca a los niños no tiene ninguna connotación sexual

19 de noviembre de 2019

Monica Leiva, Educandosobresexo

Besar a los hijos en los labios es una acción que provoca mucha controversia, para algunas personas es una muestra de amor y ternura y para otras es un gesto impensable e inadecuado aunque lo realicen los padres-madres. Muchos progenitores besan instintivamente en las mejillas, en la frente, en la nariz, en las manos, los pies y también en los labios a sus hijos; una zona particularmente sensible al tacto, que produce una sensación más intensa y por qué no decirlo, más placentera. Los besos provocan que nuestros cuerpos segreguen endorfinas, que son las sustancias producidas por el cerebro que proporciona una sensación de bienestar y felicidad.

Una de las creencias más extendidas entre los que son contrarios a este tipo de muestra de afecto es que los niños pueden “confundirse sexualmente” o ser “más promiscuos de mayores.”

La psicóloga Silvia Álava Sordo autora del libro “Queremos hijos felices” defiende la costumbre de besar a los hijos en los labios y afirma que “no conozco ningún estudio científico que diga que esto es malo” sin embargo sí que se ha demostrado que “la ausencia de cariño físico tiene un efecto negativo en los menores.

El beso visto en las distintas culturas

En países como España o Portugal es bastante común dar dos besos en las mejillas a modo de saludo o cuando conocemos a alguien, en cambio, en otros países se puede dar uno o tres. También hay países como China en los que el beso es un acto íntimo que se debe hacer en privado. Por lo que el beso en si no es más que un acto bueno o malo según el significado cultural que le demos.

Así un beso en la boca a un hijo pequeño puede ser una muestra de afecto o una obscenidad, eso depende del cristal con que se mire.

Que se dice desde la psicología

Entre los psicólogos hay tanto defensores como detractores de los besos en la boca. Quienes no están de acuerdo consideran que podrían generar en el menor confusión respecto a los roles existentes dentro de la familia. Los defensores afirman que los roles en una familia deben de estar marcados por otros aspectos y no solo por la forma de besarse.

La verdad es que no existe un estudio científico que diga que besar a los niños y niñas en los labios pueda generar algún trauma en los menores. Parece más una cuestión personal y una decisión que ha de tomar cada padre o madre en función de su criterio.

Besar en la manifestación afectiva por excelencia, junto con abrazos y caricias, es un lenguaje no verbal con el que comunicamos y trasmitimos sentimientos de amor, protección y tranquilidad a los pequeños. El afecto es una de las necesidades básicas de la infancia, al igual de importante que la alimentación, la higiene y el descanso.

Entonces, ¿no pasa nada si se besa a los niños en la boca?

A pesar de los beneficios, sí que hay ciertos riesgos al besar en la boca, ya que la saliva es un vehículo de bacterias y al besar en los labios existe el riesgo de contagiar alguna enfermedad como resfriados, gripes e incluso caries. En este caso, si estamos enfermos o tenemos alguna caries activa, es mejor dejar este tipo de besos para cuando se tenga mejor salud.

Los niños necesitan desarrollar una sexoafectividad sana y los besos son parte de ella. Se deben de sentir amados y protegidos. Los adultos no deberíamos sentirnos coaccionados por otros adultos sino que deberíamos de actuar según nuestra ética y moral y parece que besar en los labios a los niños no les causa ningún trauma.

Besar en los labios para los niños no tiene ninguna connotación sexual, si lo hacen de manera espontánea es por imitación o porque sienten cariño hacia esa persona. Es muy habitual ver niños de 3 o 4 años besándose en los labios como un juego.

Desde de mi punto de vista no me parece que sea malo besar a los niños en los labios. Creo que los menores son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta que los adultos solo besamos a las personas que queremos. Aunque nos imiten, no tiene porque ir besando a desconocidos y si así lo hicieran basta con explicarles que significa un beso en la boca en el mundo de las personas mayores para que entiendan que es un acto íntimo que solo se comparte con determinadas personas.

De Peculiares

Mujeres que han tenido que firmar sus libros bajo: Anónimo

16 de octubre de 2019

Monica Leiva, Hablandodesexo

En la historia de la literatura nos encontramos a numerosas mujeres que tuvieron y tienen que usar seudónimos o publicar su obra de forma anónima para ocultar su género y así poder hacerse un hueco entre sus compañeros masculinos, hagamos un pequeño viaje por la historia de la literatura y veamos algunos ejemplos.

En el pasado

Se cree que la primera escritora fue una mujer, la sacerdotisa sumeria Enheduanna allá por el siglo III antes de Cristo y que la primera gran novela fue escrita por una japonesa llamada Murasaki Shikibu en el siglo XI.

Hay más ejemplos, entre ellos podemos encontrar a las hermanas Brönte, que usaron los seudónimos de Currer, Bell y Acton Bell para poder publicar, en un mundo dominado por la literatura masculina, algunas novelas que se convirtieron en clásicos de la literatura, Jane Eyre de Charlotte, Cumbres borrascosas de Emily y Agnes Grey de Anne respectivamente.

Otra autora muy conocida que se ocultó bajo nombre masculino para poder publicar fue Aurore Dupin más conocida como George Sand. Aurore además se vestía con ropa de género masculino para tener acceso a lugares a los que solo tenían acceso los hombres

Otro caso conocido fue el de la española Cecilia Böhl de Fabe más conocida como Fernán Caballero, la cual también necesitó un nombre masculino para poder tener un hueco entre los autores de su época.

En el presente

Pero no tenemos que ir tan lejos en el tiempo, hay escritoras actuales que todavía utilizan pseudónimos masculinos o iníciales, para ocultar su condición de mujeres, casos más que famosos como la autora de Harry Potter, J.R. Rowling o J.D, James, la autora de Cincuenta Sombras de Grey (sí, fue escrita por una mujer).

¿Por qué hay tantas mujeres que ocultan su género femenino para escribir?

La razón de ello es que todavía hay editoriales que piensan que si los lectores creen que el libro está escrito por una mujer, este se venderá menos. Hay roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que la sociedad considera más apropiados para hombres o mujeres y uno de ellos es la creación de obras literarias.

De hecho, la misma autora de Harry Potter, Rowling, también escribe novela negra bajo el pseudónimo de Robert Galbraith. ¿Por qué escribe bajo pseudónimo masculino y no femenino, es para alejarse de la sombra alargada de Harry Potter o porque se considera la novela negra un género masculino? A mí me da la sensación que la respuesta de Rowling sería la segunda.

El mundo editorial es muy competitivo incluso para los hombres, es por eso que muchas mujeres prefieren hacer más fácil el camino, que no es nada fácil, ocultando su condición femenina. Lo cierto es que se reseñan y se destacan más los libros escritos por hombres que escritos por mujeres y también en los premios literarios vemos una predominancia masculina.

¿Significa que los hombres escriben mejor que las mujeres?

La razón parece que deberíamos buscarla es el establecimiento de una sociedad centrada en la figura masculina y que (todavía) relega a la mujer escritora a un segundo plano. Las editoriales apuestan más por los nombres masculinos, la respuesta está en la sociedad en la que vivimos ya que muchxs delante de un libro aún se decantarán más si este es escrito por un hombre que por una mujer.

¿Y las obras anónimas?

La literatura está plagada de obras anónimas. ¿Qué motivos tuvieron sus autores para ocultar su nombre?, ¿quizás muchas de estas obras fueron escritas por mujeres? Ya lo decía Virginia Wolf en su ensayo “Una habitación propia” que defendía la hipótesis que la mayor parte de las obras llamadas Anónimas, eran en realidad escritas por mujeres. El motivo es muy claro, era la manera de conseguir que sus obras artísticas tuvieran el reconocimiento merecido.

Aunque muchas obras sin nombre nunca sabremos quién las escribió. También hay anónimas que se conocen, ocurre con frecuencia en ciertos géneros literarios en los cuales una autora femenina sería como mínimo motivo de escándalo, como la literatura erótica, un ejemplo seria la obra La pasión de Mademoisselle S. Esta obra es una recopilación de cartas eróticas encontradas de forma casual en un desván parisino en los años veinte escritas por una mujer de la que nunca se hizo público su nombre para “preservar su intimidad”.

Lee
De Peculiares

¿Dolor de cabeza tras alcanzar el orgasmo?

cafelea sexual @somospeculiares

5 de septiembre de 2019

Monica Leiva, Hablandodesexo

Si después de una sesión sexual de lo más satisfactoria, cuando estás llegando al punto culminante o acabas de alcanzar el orgasmo, sientes que empiezas a tener un dolor agudo de cabeza, posiblemente estás sufriendo un episodio de la llamada cefalea coital o sexual.

¿En qué consiste este tipo de cefaleas?

 Durante el acto sexual se liberan endorfinas que actúan como fármacos naturales que no pueden quitar el mal humor, el insomnio e incluso aliviar dolores como los menstruales o la jaqueca. Pero en algunos casos orgasmar puede provocar dolor de cabeza a este dolor se le denomina “cefalea coital” o “cefalea sexual”. Consiste en un dolor de cabeza muy intenso, previo o inmediatamente posterior al orgasmo que comienza con pequeños latidos en la frente o sien y se extiende por todo el cráneo. Es un dolor benigno que desaparece al cabo de unos minutos, aunque en algunas personas puede durarle algunas horas.

¿Por qué se producen?

No se sabe a ciencia cierta las causas, pero hay una opinión entre la comunidad médica que el origen podría ser al aumento rápido de la presión arterial que se produce durante la excitación sexual y sobre todo durante el orgasmo.

Este tipo de jaqueca es más frecuente de lo que pensamos y puede aparecer en cualquier práctica sexual. La podemos dividir en dos tipos de cefaleas;  la pre-orgásmica y la orgásmica, siendo esta última la más común. En la primera, el dolor aparece levemente y va acentuándose a medida que se alcanza el orgasmo. Si el dolor, en cambio, ocurre al orgasmar o inmediatamente después, este será súbito e intenso.

Este tipo de cefalea es más predominante es hombres maduros, sobre todo a partir de los 50 años; una causa probable es el consumo de ciertos medicamentos para las disfunciones, en los que este dolor de cabeza sería un efecto secundario

¿Qué implicación tiene?

El problema es cuando afecta a la vida sexual de la persona, que evita tener relaciones sexuales por temor a que aparezca esta cefalea. En el 90 por ciento de los casos, el detonante del dolor es un cuadro de estrés, de depresión o de angustia, por lo que las preocupaciones del día a día, las económicas, sociales, laborales, el cansancio físico y/o mental pueden provocar este tipo de dolor.

¿Qué hacer si lo sufrimos?

 Si estamos teniendo relaciones con otra persona comunicarle nuestro malestar, si es durante la masturbación dejar de estimularnos, en todo caso cesar la actividad sexual y no orgasmar hará que desaparezca esta sensación. Podemos tomar un paracetamol si no tenemos ninguna contraindicación y, sobretodo, intentar relajarnos y echar una siesta si se puede

Si ocurre con frecuencia es muy recomendable que vayamos al médico al fin descartar que suframos algún problema de salud. Muchas veces al origen es debido al estrés o ansiedad a la que continuamente estamos expuestos. Es una manera de decirnos nuestro cuerpo que necesitamos una pausa.

Dormir las horas necesarias y dejarnos momentos de tranquilidad para nosotrxs mismxs nos puede ayudar a que no suframos de este dolor. Y recurrir a ayuda de un terapeuta si el estrés o la angustia persisten. Recuerda que nuestro cuerpo habla cuando algo no va bien, así que escúchalo y cuídate

De Peculiares

El papel de la escuela en la educación sexual

El papel de la escuela en la educación sexual

19 de agosto de 2019

Monica Leiva, Hablandodesexo

Se habla mucho del papel de los padres y de la familia directa en la educación sexual de lxs niñxs y, a su vez, encontramos todavía bastantes familias con un temor infundado respecto a cómo enfocar la educación afectivo-sexual de sus hijas e hijos. Aún existe la creencia generalizada que ocultando información sexual se puede retardar el llamado “instinto sexual”. Pero a la curiosidad de los menores no se le puede poner muros y lo que muchas veces ocurre en estos casos es que lxs hijxs acaben buscando la información por medios pocos fiables. Además, existe la idea generalizada de que la educación sexual es una actividad que se produce de manera consciente y voluntaria, pero lo cierto es que estamos educando en sexualidad en el día a día y la mayor parte de las veces no somos conscientes de ello. Así cuando educadores y padres dicen que no recibieron educación sexual durante su infancia parten de un razonamiento erróneo.

Sabemos que los menores empiezan a ser educados en sexualidad en el momento en que empieza su socialización. Durante los primeros años de vida de niños y niñas es la familia el principal agente de su socialización, una vez que comienza la etapa escolar los centros educativos adquieren un papel importante y complementario a la educación familiar y deberían de incluir en sus curriculums la promoción de la salud en los que se incluiría el fomento de actitudes solidarias, tolerantes, de respeto mutuo y de cuidado responsable en las relaciones interpersonales, todos aspectos imprescindibles para alcanzar una sexualidad sana.

Así la Educación Afectiva Sexual debería de tarea compartida por la escuela y la familia. En el caso del centro educativo  Educación Afectiva sexual explícita y programada. Algo que todavía nos encontramos que es muy escasa y cuando se realiza, tiene en mucha ocasiones efectos parciales en lxs jóvenes ya que las actitudes, valores y normas los suelen aprender por otras vías, como puede ser familia, amistades, redes sociales o medios de comunicación.

¿Porqué es tan importante hacer educación afectivo sexual en las escuelas?

Las familias son muy heterogéneas y muchas de ellas, a menudo, no cuentan con igual condiciones para responder a las dudas y preguntas de niños y jóvenes en cada etapa vital. En este sentido, la función de la escuela como agente educador es de vital importancia. Las instituciones escolares pueden ser espacios de articulación de las instituciones familiares, de las de salud y otras con el fin de llevar a cabo una tarea de educación sexual integral, y, a la vez, ser un espacio para analizar las contradicciones que presenta la cultura para facilitar una mayor coherencia en la transmisión de los conocimientos.

Así, la escuela no ha de ser ajena de su papel para preparar a niñas y niños en su proceso de convertirse en adultos con una visión de la sexualidad positiva y equilibrada. La Educación Afectivo-Sexual debe poner el énfasis en la necesidad de la responsabilidad y la ética social, como medios que contribuyen a evitar riesgos y fomentan relaciones de igualdad entre las personas. Esta tarea debería de comenzar desde las primeras edades e integrarse dentro de la formación general del alumnado de una forma sistemática y continua.

Los niños y niñas necesitan la oportunidad de desarrollar actitudes y valores que les capaciten para hacer elecciones válidas tanto en si vida actual como futura, así la Educación Afectiva Sexual debería de ser más que un conjunto de contenidos informativos, y fomentar el desarrollo de actitudes y habilidades.

Pere Font, sexólogo y director de IESP, incluye una serie de premisas para que la educación sexual en las escuelas sea lo más enriquecedora e integradora posible:

  • Educación de la sexualidad como educación integral del individuo, se educaría desde una perspectiva multidisciplinar integrándola en las diferentes áreas educativas.
  • Educación afectivo-sexual en el marco de la educación para la salud, relacionando el bienestar físico, psicológico y social de los individuos con el objetivo de que adquieran conocimientos, las actitudes y los hábitos básicos para la defensa y la promoción de la salud
  • Educación de la sexualidad como educación de la afectividad, para no convertir la sexualidad en un aspecto de la vida aislado de los demás, comprender las relaciones de afecto entre personas.

Educación afectiva sexual como educación para la igualdad. Solo entendiendo la diferencia podremos aprender a respetar a los demás.

De Peculiares

Sexo después del parto: dificultades, preguntas y dudas

Sexo después del parto: dificultades, preguntas y dudas

1 de julio de 2019

Monica Leiva, Hablandodesexo

Hay un desconocimiento general de cómo es la sexualidad femenina tras dar a luz. Hablaremos de mujeres ya que todavía la mayor parte de la población que vive un embarazo y da a luz son de género femenino, hay algún caso de varones trans que gestan y da a luz pero aún son casos muy esporádicos. Lo que sí es cierto para todxs es que la llegada de un bebe cambia la vida en todos los sentidos y el sexual no es una excepción.

Una de las primeras cosas relacionadas con la salud sexual en las madres recientes es la falta de deseo, alrededor de la mitad de ellas continua sin deseo al año de haber parido. Muchas mujeres se preguntan si esta pérdida de la libido es normal. Hay mucha desinformación sobre la sexualidad en el posparto y es porque en las clases de preparación no se hace educación sexual, se suelen limitar a impartir conocimientos de cómo cuidar del bebé, la fisiología del parto y los protocolos para ir al hospital. Es por ello que las molestias varias como la pérdida de deseo, el dolor durante las relaciones cóitales y la falta de lubricación sorprende a muchas mujeres tras dar a luz.

Lo que no saben, por ejemplo, y deberían saber es que durante el llamado puerperio o periodo de recuperación tras el parto, se desaconseja el coito, ya que el útero ha de volver a su tamaño, la vagina se debe de recuperar del traumatismo del parto si ha habido desgarro o episiotomía, y es necesario que cicatrice y cese el sagrado posparto (loquios). Lo cual no es sinónimo abstinencia sexual, es un momento de redescubrir los cuerpos mediante los besos y caricias, aunque sigue muy presente la presión para que las mujeres regresen a las relaciones con penetración cuanto antes. Pero es posible, y muy normal, que la mujer rechace la penetración y que tampoco desee que le toquen los pechos ya que los relaciona con la comida de su hijo, en el caso de haber optado por la lactancia materna.

Por este motivo es tan necesario hacer una buena educación y asesoramiento en temas de sexualidad en esta etapa, hay que educar a las mujeres y también a los hombres que la sexualidad es mucho más que genitales y pechos y se puede y debe explorar otros puntos del cuerpo, a veces un suave masaje en los pies o en la espalda es suficiente para no perder esa conexión con la pareja que en estos momentos se hace tan necesaria.

¿Qué se puede hacer si se pierde el deseo? El deseo es algo que tiene mucho que ver los con los factores externos y en el caso de las madres recientes hay una situación nueva en su vida, menor intimidad, mayor preocupación por el bebe y más agotamiento. Además no debemos de olvidar el factor hormonal, tras el parto aumenta la prolactina, esta es la hormona productora de leche y disminuyen los estrógenos y con ello el deseo. Según un estudio llevado por varios centros sanitarios de Barcelona y publicado por la revista Matronas (Matronas Prof. 2010; 11 (2) : 45-52), las mujeres que dan el pecho presentan menor libido que las que no. Es importante trabajar con ellas el factor psicológico  y los cambios que conlleva la maternidad.

Otro inconveniente del que no se habla es la sequedad vaginal tras el parto, esto pasa debido a que la lactancia materna impide la ovulación y esto a su vez lleva a niveles bajos de estrógenos que conllevará un epitelio vaginal más frágil lo que conllevará molestias en las prácticas con penetración. Si se desea penetración la solución es darle tiempo a que lubrique de manera natural y si es necesario se puede recurrir a un buen lubricante.

Otro aspecto que no se tiene en cuenta en este periodo es el papel de la pareja. Con la pareja es importante organizarse para poder disfrutar de espacios de intimidad, abrazarse y conectar. Así mismo es fundamental que la madre tenga su propio espacio de autocuidado, que pueda dedicase un tiempo sin el bebe, aunque sea unos minutos al día, tomarse un té, tener una charla relajada con una amistad por teléfono. Sólo desde el auitocuidado podemos disfrutar de una sexualidad más plena y consciente.