Las primeras caricias de amor propio de un grupo de sexólogas

Las primeras caricias de amor propio de un grupo de sexólogas

19 de mayo de 2019

Laura Marcilla

Es posible que ya hayáis leído en redes sociales u otros medios que en mayo se celebra el mes de la masturbación. Es una práctica sana, común y muy positiva, que sin embargo ha estado (y a menudo sigue estando) bastante estigmatizada. Hay quien, aún a día de hoy, tiende a pensar que es una práctica solo para personas solteras o un sustituto del ‘sexo de verdad’. Nada más lejos de la realidad.

Sin embargo, pese a los muchos beneficios que presenta el juego erótico con uno mismo, nos hemos preguntado… ¿Cómo han vivido estos primeros acercamientos las mujeres que ahora se dedican a la sexología? Cuando estas personas aún no sabían que iban a acabas haciendo del sexo su profesión, ¿qué tal fueron sus primeras experiencias sexuales en solitario?

Y para ello os traemos unas pinceladas de lo que ellas mismas nos han contado al respecto.

 

Norma J. Brau

Mi historia con la masturbación ha sido la de un acercamiento poco a poco. Recuerdo que empecé joven, muy joven. Seguramente "alarmantemente" joven si algún adulto lo hubiese sabido; ya que aún estaba en primaria.

Supongo que lo descubrí de la forma más ingenua y me dedicaba a ese rocecito que tanto me gustaba cada vez que podía. Con los años, mi técnica, mi acercamiento al propio cuerpo (que, al principio, ni me tocaba directamente y luego ya atreverme a masturbarme por encima de las bragas fue todo un paso), el descubrimiento de cómo poder tener más orgasmos... ha sido todo un viaje. Creo que a día de hoy podría decir que me conozco bastante, pero aún sigo explorando con nuevas formas de estimulación, nuevos juguetes... ¡no es nada aburrido quedarse sola y sin tener qué hacer!

 

Yaiza Morales

A los ocho años, recuerdo una noche que volvíamos en coche para casa, el coche era uno de esos viejos que traquetean mucho, la vibración que aquello me producía me dio mucho gusto y allí que me quedé rozándome.

Creo que ese fue el primer recuerdo consciente que tengo relacionado con la masturbación. A partir de ahí, me exploraba, jugaba conmigo, me toqueteaba por todos lados muy curiosa, como quien ha descubierto un juguete nuevo y quiere averiguar cómo funciona. Cuando estaba en el sofá de casa viendo una peli y, de repente, aparecía una escena subida de tono me encendía muy fácilmente y gozaba del calorcito que me daba en la entrepierna pero a la vez me sentía culpable sin saber muy bien porqué.

Nadie me había explicado qué era aquello ni por qué pasaba. Recuerdo que me ponía un cojín encima y lo apretaba fuerte con las manos contra mí, pero eso no hacía que la sensación desapareciera. Miraba a mis padres o a quien hubiera presente buscando indicios de que se hubieran dado cuenta de lo que le estaba pasando pero no parecía advertir nada y eso me tranquilizaba y me inquietaba a partes iguales.

Disfrutaba de aquellos momentos y los ansiaba sin saber cuándo iba a llegar el siguiente. A partir de ahí, no tuve muchos momentos de intimidad para seguir la exploración, pues compartía habitación con mi hermana pequeña y tenía que ideármelas para poder disfrutar de un rato completamente a solas. En el baño o durante la ducha solía ser el momento.

Pese a considerarme una persona ya bastante activa sexualmente, masturbarme a menudo y disfrutar de ello, sentía que había algo malo en mí y que no podía decirle aquello a nadie porque iban a pensar que era de guarra para arriba y me daba pavor la idea. Con los años, y viendo lo que me aportaba, lo fui normalizando y cada vez me daba más igual lo que la gente pudiera pensar al respecto. De hecho, es una cosa que la gente que me conoce sabe bien que hablo muy naturalmente e incluso me gustaba provocar sacando el tema.

 

Maitena Usabiaga

Me acuerdo de cuando tenía 12-13 años comentábamos en nuestro grupo de amigas que notábamos un “kili kili” en el coño, lo llamábamos así. Notábamos ese cosquilleo andando en bici, con el chorro de la ducha, viendo una peli donde aparecían escenas eróticas... En ese momento no apreciaba la riqueza de aquellas conversaciones y con los años me he dado cuenta que desgraciadamente no han sido muy comunes en grupos de mujeres. Y yo sí las he tenido, menos mal.

El roce y los ojos fueron mis primeras herramientas para acercarme al gran desconocido clítoris. Pero ponerme a tocarme el clítoris con total empeño vino mucho más tarde. Mis primeras experiencias eróticas con mi genital han sido acompañadas, creo haber experimentado otras prácticas mucho antes que mi primer orgasmo masturbándome sola.

Había una parte del protocolo que decía que lo más importante era realizar el coito para perder la ‘virginidad’ y ya ‘liberarme de esa carga’. Así fue, coité y después de aquello comencé a explorar más mi cuerpo, pero tampoco os creáis que fue un cambio inmediato. Me acuerdo que tenía una colega que me decía que cuando se masturbaba tenía 10 orgasmos. Yo flipaba en colores y pensaba que yo quería saber lo que era tener tantos, incluso me atrevo a decir que no sé si tuve algún orgasmo hasta entonces, y ya llevaba años teniendo mis aventuras... Muy triste.

Así que viendo que mis compis que me tocaban no me facilitaban orgasmar, me empeñé en dedicarle tiempo y profundicé en la técnica. Al final sí, orgasmé solita y después me compré un juguete al que me aficioné tremendamente. Tenía orgasmos mucho mejores que muchas de las prácticas que compartía, así que a tope.

 

Iria Ferrari

En mi caso, me descubrí el clítoris con apenas 12 años y, al principio, como no tenía a quién preguntar, ya que mi madre es muy ‘antigua’ para eso, pues me restregaba cojines o peluches a escondidas, hasta que mi madre me pilló, y me echó tal bronca que me sentí súper sucia y mala hija.

Pero seguía con la inquietud de saber qué era aquello y por qué me provocaba placer... Y de ahí pasaron los años, y me masturbaba con la ducha como si el agua fuera a borrar la culpabilidad. Mi primer juguete fue con 21 años, aunque disfrutar realmente de ellos ha sido algo más reciente, hace escasos diez años, después de mi divorcio.

 

Isilla LM

No tengo recuerdo de cuándo empecé a masturbarme. Era lo bastante pequeña como para no saber que eso que hacía tenía un nombre. Cuando creces, entiendes que en verdad todo eso de tocarte el clítoris, es un acto que da placer, da "gustito", y por eso te tocas, no por ser plenamente consciente de hacerlo. En casa nunca han sido represores de la sexualidad, se hablaba abiertamente aunque fuese en tono de humor, que es como mejor se tratan los asuntos.

Recuerdo una anécdota: a veces mis hermanos grababan pelis porno en VHS, y mi padre en una comida simplemente dijo que se pusiera el título o un aviso en la carátula, ya que había gente más joven que podía confundirse. Lo dijo guiñando un ojo y mirándome de soslayo.

Nunca he concebido la masturbación como algo nocivo, ni me ha creado sentimiento de culpa. No es algo que haya descartado por tener pareja. Sí es curioso cómo, según el momento de vida en el que te encuentres, te apetece más o menos, te apetece de una forma u otra. Pero es una práctica más de mi erótica.

Siempre me pareció curioso el tabú que había entorno a este tema si eras chica. Pero por suerte, nunca tuve ni yo ni mis amigas, dificultades de hablar sobre onanismo con los amigos. Es más, a veces éramos nosotras más ‘brutas’ que ellos. Siempre digo que el orgasmo empieza por el cerebro, ya no sólo por las sustancias y hormonas que segregamos, sino porque cuanto más equilibrio tengo en mi vida, más me apetece jugar conmigo misma.

 

Melanie Quintana

Tengo recuerdo de haber empezado a masturbarme a los 9 o 10 años. Fue con una amiga, una almohada y con el roce de la misma. Ahora me parecen curiosas las tres cosas por separado y en conjunto, pero por aquel entonces fue de lo más natural. De hecho, tales fueron las sensaciones que empecé a rozarme yo sola en la intimidad. La almohada se me quedaba corta y busqué algo parecido a lo que había visto en alguna revista: un objeto que vibrara (ni siquiera sabía que se llamaba vibrador).

La primera vez que disfruté con la estimulación piel con piel de mi clítoris no fue con mi mano, sino con la de un chico con el que por aquel entonces ‘salía’. Nunca nadie me explicó qué era, ni cómo hacerlo, ni siquiera se hablaba del tema, al menos no como ahora, de lo único que me arrepiento es de no haber tenido más información al alcance de mi mano, y nunca mejor dicho…

 

María Mas Vidal

En mi 18 cumpleaños recibí un regalo muy especial: mi primer vibrador. En aquel entonces yo todavía lo llamaba CONSOLADOR. Imagina el poco conocimiento que tenía de juguetería erótica. Todavía me fustigo a mí misma, el cambio de lenguaje ha sido muy reciente.

Yo ya me masturbaba, pero era algo extremadamente secreto. Me sentía sucia por hacerlo. En aquel momento, comprendí que para mis amigos era natural que yo me tocara (si no, ¿para qué me regalaban un vibrador?). Y además, comprendí que la ‘energía’ sexual que yo sentía en mí misma, los demás también la veían.

Aun así, tardé dos años en atreverme a tener un encuentro con mi vibrador maravilloso. No era capaz, tenía tantos prejuicios que no sabía cómo gestionarlos. La primera vez lo limpié, le puse las pilas, y empecé a experimentar las diferentes formas de vibración. Fue muy divertido, aunque mis dedos conocían mucho mejor mi anatomía y siempre terminaba acariciándome yo.

Al final, cuando me fui de erasmus, mi gusanito (así le llamo aún) se vino conmigo y comenzamos a tener una relación maravillosa que todavía no ha acabado del todo. Ahí está, en el cajón, celoso de mis otros juguetes. Pero siempre será el primero, el que tiene una cara sonriente que no terminaba de excitarme, pero aun así, me dio muchísimo placer.

 

Laura Marcilla

No sabría decir una edad exacta a la que empecé a masturbarme, quizá sobre los 10 u 11 años. Tengo recuerdos borrosos de estar jugando con una amiga a las ‘Barbies’, y ponerlas debajo de una manta desnudas junto con un muñeco ‘Ken’. De alguna manera, ese juego acabó derivando en mirarnos bajo la ropa interior nosotras mismas a ver “qué teníamos ahí”. No fue algo erótico, a pesar del componente sexual. Fue una forma de explorar, de conocer una parte de nuestro cuerpo que nos daba curiosidad. Creo que después de eso, ambas nos sentimos incómodas, porque nunca más volvimos a hablar del tema.

Pero más o menos por esa época empecé yo también a rozarme por mi cuenta, para obtener placer. Me sentía mal al hacerlo, así que me tocaba por encima de la ropa interior, porque la idea de estar en contacto directo con mi vulva me parecía algo ‘sucio’. Tardé muchos años en explorar mi cuerpo de una manera más directa, y mucho más tiempo aún en hablar de ello abiertamente.

En el instituto, todos los chicos hablaban de la masturbación como algo natural, pero todas las chicas negaban hacerlo, y yo no me atrevía a ser la única que nadara contracorriente.

Una vez le confesé un amigo íntimo que lo hacía, y me empezó a agobiar con preguntas al respecto. Una de esas preguntas fue que “cuántos dedos me metía”. Todos parecían asumir que la masturbación implicaba “meterse los dedos”, porque es lo que todos veíamos en el porno. Y yo, que me quedaba siempre en el clítoris por aquella época, pensé que se iba a reír de mí si le decía la verdad, como si mi forma de masturbarme fuera menos válida. Así que le mentí, y le dije que usaba dos dedos. Ahora, se me hace triste pensar la de mentiras que tuve que decir a lo largo de mi adolescencia y mi juventud para no ser juzgada por algo tan bonito y tan positivo como es disfrutar de mi sexualidad.

 

Como veis, la sexualidad es tan diversa, que incluso mujeres de una edad parecida y que se dedican a la misma profesión, han tenido inicios y experiencias muy variados. No son pocas las que refieren sentimientos como culpabilidad o malestar debido a algo tan natural como la masturbación.

Ellas son solo una muestra de las muchísimas personas que han tenido que trabajar conscientemente para superar estas barreras que nos impone la sociedad y poder disfrutar plenamente de su sexualidad. Por eso es importante escribir y hablar sobre la masturbación. Sacarla de la mesita de noche, de debajo de las sábanas, de la ducha, y hacer de ella un tema de conversación más, sin vergüenza ni miedo, para que ninguna otra niña tenga que sentir que tocar su propio cuerpo es algo reprobable.