Reciclar los juguetes eróticos

¿Dónde reciclar los juguetes eróticos?
Sona Cruise de LELO

22 de agosto de 2019

Yaiza Morales, Universopornico

Pongamos que estás en tu casa, viendo una película tan ricamente en tu cama o en el sofá. No hay nadie a la vista y la cosa se empieza a poner tórrida así que te iluminas, paras un segundo la película y te acercas al cajón donde guardas la magia, es decir, donde tienes tus  juguetes. Coges tu vibrador preferido y cuando tratas de encenderlo no funciona.

Para muchos de nosotros esto podría ser parecido al inicio de una película de terror, pero a parte de eso se nos plantean algunas dudas tipo ¿Y ahora qué?, ¿qué hago con mi vibrador?, ¿le doy un entierro digno?, ¿lo guardo de recuerdo?, ¿puedo reciclarlo?, y en ese caso, ¿dónde y cómo? ¿Existe algún contenedor específico donde desecharlos o alguna entidad dedicada a la recogida de los susodichos?

Nosotras nos hemos planteado también estas preguntas y queremos compartir lo que hemos encontrado al respecto ya que nos gustaría poderles dar un final digno a nuestros juguetes y además seguir contribuyendo en la tarea de cuidar nuestro planeta.

Después de decidir que tal vez almacenarlos en casa no era la mejor idea, la primera pregunta que nos planteamos fue; si pudiéramos reciclar nuestros juguetes eróticos, ¿a qué contenedor irían?

Pues bien,  a nivel del territorio Español ( y que sepamos a nivel internacional de momento tampoco), no existe un contenedor específico para reciclarlos, ni empresas que reciclen al 100% los juguetes eróticos. Pero sí que hemos averiguado que cuando se trate de vibradores, se les considera como pequeños electrodomésticos así que deberían ser reciclados como tal. Aunque no es tan fácil como parece.

Hablamos con Oscar Pierre Fernandez, copropietario y fundador de los supermecados LysStore, e impulsor de la campaña “El placer de reciclar”;  y nos dijo que: “Las empresas de reciclaje, no tienen protocolos para estos juguetes que tendrían que pasar, por razones sanitarias, por un sistema de autoclave para su posterior manipulación. Al carecer de este sistema, simplemente los juguetes son redirigidos al circuito normal de basura, en el mejor de los casos son incinerados y en el peor enterrados.”

Viendo esto no nos quedamos muy contentas y la pregunta posterior fue, ¿qué podemos hacer al respecto? Óscar nos comentó también que tras reunirse con el ayuntamiento de su localidad para ver qué es lo que podían hacer ellos, la mejor opción que encontraron fue instalar en sus tiendas unos contenedores para que la gente pudiera ir y depositarlos allí y así ellos encargarse de separar los materiales y llevarlos de ésta forma al punto limpio de la ciudad. Por un lado se depositan pilas, motores y cualquier material considerado eléctrico y por otro los desechos de silicona, látex o cualquiera que sea el material del que esté hecho el juguete.

Lamentablemente si no somos de Madrid o alrededores, no disponemos de ninguna de sus tiendas cerca y esta opción se nos hace poco abarcable. Aunque sabemos de la iniciativa de   firmas que envían sobres a sus clientes para que les devuelvan los juguetes una vez acabada su vida útil ofreciendo a cambio descuentos en futuras compras; o la opción de algunos pequeños comercios eróticos que queriendo poner su granito de arena, se ofrecen también a recoger los juguetes y tratar de devolverlos a los fabricantes una vez ya no se les puede dar más uso, no existe una empresa que se haga cargo real de ellos y no podemos asegurarnos que el reciclaje se lleve a cabo.

Es una pena que pese a lo que ha evolucionado el mundo de los juguetes eróticos, no existan más alternativas o más accesibles al respecto cuando reciclar no debería ser una opción.