Recuperar la chispa en una relación

Cuando hablamos de relaciones de pareja, ya sea que estén por empezar, que estén en pleno apogeo enamoradizo o que con los años, la convivencia y el compartir sea parte de la rutina de cada uno, la famosa “chispa” siempre es protagonista.

Ya sea por la necesidad de que aparezca, por su irrefutable presencia que hace que queráis estar todo el día juntos o porque penséis que se está apagando y necesita reavivarse.

¿Qué será la chispa que todo el mundo habla de ella? 

¿Por qué ponemos tanto peso en ella, en un elemento “ajeno” a nosotros como si fuera la responsable de que todo funcionara o dejara de hacerlo? Y digo ajeno porque poner una figura, una cosa que no sabemos muy bien qué es y que si falta o está, parece ser la causante de nuestra felicidad o desgracia, lo que hace es que nos desresponsabilicemos de cuidar nuestras relaciones o de hacernos cargo de lo que necesitamos individualmente o de lo que necesita la relación.

Tres pilares en una relación de pareja

Hay tres pilares que consideramos básicos, no ya en una relación de pareja si no en la vida en general pero que aplican perfectamente para construir y mantener relaciones sanas y son la comunicación, el consentimiento y el placer. En este caso, entendamos el placer no solo como un componente sexual si no referido a aquellas cosas que nos hacen disfrutar, aquellas cosas que nos aportan, nos enriquecen y nos suman.

Si nos olvidamos de estas tres cosas y ponemos todo el peso de que la relación funcione en el hecho de que haya o no “chispa”, no estamos ni cuidándonos ni cuidando la relación y pareciera que dejamos el devenir de la relación “en manos del destino” y aunque esto suene muy romántico, no es nada nutritivo.

Pero si aún así seguimos queriendo prestar atención a esta chispa, me temo mucho tener que decir que, en todo caso, es algo que se tiene que cultivar. Si hacemos el paralelismo con un fuego creo que se entenderá mucho mejor. 

Para hacer fuego necesitamos de una chispa inicial, de el roce de dos piedras, de un mechero, de unas cerillas que hagan aparecer esos destellos que prenderán y poco a poco, se irán convirtiendo en un fuego grande y fuerte. Pero para que esto suceda, necesitamos alimentar esa chispa, cuidarla, avivarla, prestarle atención para que el fuego no se apague ¿no?  Pues en las relaciones pasa exactamente lo mismo. Depende del empeño que pongamos en ellas y cómo las cuidemos, crecerán de una manera u otra o se apagarán.

No es cosa del destino o responsabilidad solo de una de las partes de la relación si no que es una suma constante y que crezca o desaparezca,  dependerá a nivel individual, de lo que cada una de las partes esté dispuesta a hacer con ello.

Hay ciertas preguntas que nos podemos hacer tanto a nivel personal como en pareja para ver cómo estamos cuidando esa chispa o si la estamos teniendo en cuenta.

¿Qué me gusta y me enriquece en esta relación? / ¿Qué no?

¿Qué necesito yo? / ¿Qué no necesito?

¿Qué aporto yo a la relación? / ¿Qué no estoy aportando?

¿Hay algo que estoy sacrificando de mi persona por el miedo a ser juzgado o por tratar de agradar?

¿Cómo me afecta ello? 

Después de plantearnos estas preguntas, podremos tener un enfoque más claro y amplio sobre cómo estamos viviendo la relación cada unx y ver qué cosas tenemos y nos gustan y cuáles necesitan de ese empeño que comentábamos para avivar el fuego.

Como véis, y volviendo a lo que os comentaba antes, la base es la comunicación. Ser capaces tanto de ver y decir qué aporto yo, como qué necesito y a la vez, escuchar y tener en cuenta las necesidades y los aportes de la otra persona. De ese modo, la famosa chispa no será algo que aparece o desaparece sin que nosotrxs tengamos ni voz ni voto si no que cada unx, nos responsabilizamos de nutrir la relación y con ello, hacer que la chispa no desaparezca.

Coordinadora de equipo en Somos Peculiares.
Terapeuta especializada en temas de género, sexualidad y parejas.
También te puede interesar:
¿Qué relación hay entre la carta astral y la Sexología?

¿QUÉ ES LA CARTA ASTRAL?  Se le llama carta astral, carta natal, mapa natal, radix o natividad. Exactamente es un Leer más

¿Por qué se me baja la erección cuando me pongo un condón?

Si has llegado hasta aquí es que esto te preocupa. Y añado esta primera frase porque en muchas ocasiones escuchamos Leer más

¿Y si mi pareja no se lleva bien con mis juguetes eróticos?

De un tiempo a esta parte, los juguetes eróticos están perdiendo gran parte del estigma que los acompañaba antes. Su Leer más

Follólogas vs. Sexólogas

Es muy común que se nos confunda a las sexólogas con las follólogas. Lamentablemente escuchamos comentarios de este tipo en Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.

Ir arriba