¿Sabías que hay disfraces de papel para el pene?

Crear figuras a partir del papel es todo un arte. Ya sea a través del Origami –la disciplina de doblar papel–, del Kirigami –la variante que permite cortar papel– o del Kusudama –variante que permite usar varias piezas de papel–, no hay forma que se escape de estas artes orientales y el pene no iba a ser una excepción. Tal es así que incluso existe una rama que se dedica a desarrollar figuras para los genitales externos masculinos con fines eróticos: el Kokigami.

El Kokigami es un juego erótico nipón que consiste en envolver el pene –y generalmente también el escroto– con un disfraz de papel para ofrecer el paquete a la persona deseada, quien lo desenvuelve sensualmente para excitación de ambos.   Aunque este peculiar antifaz pudiera representar cualquier imagen, tradicionalmente y todavía a día de hoy lo más habitual es dotarle de una forma animal. El objetivo principal es sorprender a la pareja y obsequiarla con una experiencia divertida y diferente, pero también dar pie a un acercamiento íntimo y erótico entre los amantes además de dotar al pene de cierta personalidad –aunque sería más correcto decir: de cierta animalidad–.

El término Kokigami también tiene su historia. Procede de las palabras japonesas koki (こき) y gami (がみ). La primera hace referencia al pañuelo que llevan en la cintura los actores Waki del Teatro Noh y la segunda significa papel, si bien en un principio no se utilizaba este material, sino pañuelos de seda y cintas. Sin embargo, con el paso de los siglos las telas fueron sustituidas por figuras confeccionadas con papel de seda y, posteriormente, con papel.

A pesar de que los orígenes de este juego erótico japonés no están demasiado definidos, el arte de doblar papel nació en China alrededor del siglo I o II antes de la Era Común y llegó a Japón en el siglo VI. Además, teniendo en cuenta que no es hasta la mitad del Periodo Heian (794-1185) cuando el Kokigami comenzó a extenderse por la aristocracia del país gracias a la época dorada del desarrollo artístico japonés, una aproximación razonable sería datar el germen de este juego erótico en torno a los siglos VII y VIII. Lo que sí está claro a todas luces es que se popularizó a finales del siglo XVIII debido a la bajada del precio del papel, tal y como atestiguan numerosos shunga –imágenes eróticas– que comenzaron a circular por esa época y en las que los hombres aparecían con sus penes vestidos con diversos kokis.

Periodista de profesión, sexólogo de vocación e investigador en formación.
Especializado en TRICs, sexualidad y diversidad sexual.
También te puede interesar:
Mi reflejo

Un juego que podéis hacer lo erótico que queráis. Ya que es posible que decidáis cumplir las reglas o acabar Leer más

Lo personal es politizado… y ¡hay que defenderlo!

Lo personal es político. Esta es la frase con la que Kate Millet abanderó los inicios del feminismo radical y Leer más

¿Sabías que el huevo llegó antes que la gallina?

Hay interrogantes que, por su trascendencia universal, nos atormentan desde la noche de los tiempos. Quiénes somos, de dónde venimos, Leer más

¿Sabías que los jíbaros descubrieron el sexo observando a los monos?

El Amazonas siempre ha sido un lugar misterioso, pero aún más lo son los pueblos indígenas que viven en él. Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.