Adiós verano, adiós vacaciones, ¿adiós pasiones?

¿La vuelta a la rutina nos deja sin pasión en la pareja?

8 de octubre de 2018

Norma J. Brau, Sexuenea

Ya hemos despedido al verano y muchos también hemos dicho adiós a las vacaciones. La vuelta al curro, al cole, la vuelta a todo. A todo lo monótono y repetitivo, la vuelta a la rutina. Al menos esta es la experiencia de gran parte de la población, por algo la gente dice que septiembre es ‘el lunes de los meses’. Pero y en lo sexual, en lo erótico, ¿es igual de horrible?¿Se acaban las pasiones tras el verano?

Está claro que los picaflores y sexploradores lo tienen mucho más complicado en la temporada otoño-invierno. Si lo tuyo es el ‘pim-pam, trucu-trucu’ de una noche, ahora hay menos fiestas populares y volvemos a los ‘antros’ de siempre. Pero no queremos hablar del reto de ser una persona hedónica en épocas menos vacacionales, sino del reto de ser una pareja relativamente estable.

Respondiendo ya a la pregunta, sí y no. Hay veces en las que la vuelta de vacaciones supone todo un cúmulo de responsabilidades a retomar que de repente se te pueden atragantar. Trabajo, o búsqueda del mismo, los niños, quien los tenga, criaturas no bípedas, responsabilidades familiares, vuelta al gym y similares… En el peor de los casos, pasamos de tener una vida tan estresante como la de Garfield a una como el Correcaminos.

Está claro que los cambios bruscos nos dejan, como mínimo, desorientados y ya, si son a peor, más ariscos. Pero no está todo partido y hasta en la peor de las ‘operaciones retorno’, hay luz al final del túnel y, para eso, os traemos cinco tips eróticos:

1. Ronronear no cuesta tanto: 

No descansar, roncar a pierna suelta y hacer miles de cosas otra vez agobia, pero tu entorno no tiene la culpa. No seas más arisco simplemente porque hayas tenido un día duro. Ronronea y pide mimos, te darás cuenta de que obtienes mucho más (sí, es un tip muy gatuno pero no sé de qué os extrañáis de una tía que se hace llamar felina).

2. Deja volar tu imaginación: 

El repetitivo día a día no se vence con ‘sexo soso para gente sosa’, criatura. Piensa en una de esas noches que tan idílica ha sido en tu relación y revívela. Si crees que necesitas algo más, explora en tu imaginación. Prepara con tu pareja una velada especial, daos tiempo, explorar vuestros deseos y vuestros cuerpos; ¡disfrutad perdiéndoos sin presiones!

3. Recuerda porqué elegiste a esa persona: 

Elegimos a nuestra pareja. Frente a otras personas candidatas o frente a la soledad. Fue nuestra preferencia. ¿Qué merecía tanto la alegría? ¿Cuáles son esas cosas que te engancharon? Seguro que si miras al ahora con cuidado también eres capaz de ver esas cualidades mágicas que te hechizaron. Valóralas, agradécelas. Y te darás cuenta de que las tuyas también lo son.

4. Los momentos a solas son tesoros: 

Una pareja necesita intimidad. No como eufemismo de ‘mandanga’, sino como ‘espacio propio y único. Los momentos para seguir conociéndoos y cuidándoos son imprescindibles para ello.

5. Ni insistencia, ni pereza; constancia:

Si quieres algo no esperes a que llegue por arte de magia, pero tampoco entres en bucle repetitivo. Eso no seduce. Una relación se mima día a día y sólo de ese pequeño gesto diario llega otra vez el dinamismo, la inspiración, la cercanía.

Así que, ya sabes, keep calm y recuerda estos tips para conseguir un otoño más llevadero y agradable para ti y tu pareja.

ARTÍCULOS RELACIONADOS