Autosabotaje, ¿por qué lo hacemos?

El autosabotaje no es un tema fácil, ni de ver ni de tratar, así que, antes de empezar a explicar qué es, vamos a hacer un pequeño test. Toma un par de respiraciones profundas y luego respondete con sinceridad éstas preguntas:

  • ¿Te pones metas difíciles de conseguir?
  • ¿Piensas mucho en las posibles maneras de solucionar algo pero no pasas de ahí?
  • ¿Te pones reglas absurdas para cumplir tus tareas que dificultan el proceso? Como por ejemplo: “empezaré a estudiar a las 11 en punto y si son y 5 me esperaré hasta y 15 para que cuadren las horas” o “empiezo la dieta el lunes para que me cuadre la semana”
  • ¿Cuando estableces prioridades, empiezas dedicando tiempo a las menos importantes?

Deja de ser tu mayor enemiga. ¿Qué es el autosabotaje?

En psicología se define el autosabotaje como la tendencia que tenemos para con nosotrxs mismxs a sabotear y a obstaculizar la consecución de nuestras metas, objetivos y/o logros a través de las auto manipulaciones inconscientes. 

Remarco la palabra inconscientes ya que es un mecanismo de defensa de nuestro cerebro que suele servir para mantenernos dentro de nuestra zona de confort, y del cual, si tomamos conciencia, podremos trabajar para librarnos de él.

Autosabotaje y la zona de confort

Cuando hablamos de zona de confort, no nos estamos refiriendo necesariamente a un lugar “confortable”. Más bien se refiere a una manera de actuar que nos es conocida. Que a base de repetición se ha convertido en costumbre, y por lo tanto es fácil de gestionar aunque no por ello, nos beneficie o sea agradable. De esta manera, podemos acabar realizando las tareas necesarias para llevar nuestro día a día de forma autómata y sin necesidad de pensar mucho.

La zona de confort es un constructo que nos hacemos (una especie de fuerte en el que nos refugiamos), que nos da sensación de seguridad. Como hemos dicho, se trata de un entorno conocido y una manera de actuar que nos permite adelantar cómo se van a desarrollar las cosas, y sentir que lo tenemos todo bajo control, que sabemos lo que va a pasar si hacemos tal o cual cosa. Nos da calma.

Todo lo que suponga un imprevisto, despertará todas nuestras alertas y por lo tanto, supondrá salir de esa zona. Es entonces cuando se dispara el mecanismo del autosabotaje. No es más que una manera que tiene nuestro cerebro de decirnos: “¡Ey, alerta!  A partir de aquí, es terreno desconocido y vas a tener que explorar y  plantearte superar todo aquello que te da miedo y que has dejado fuera de la zona de confort.”

Causas del autosabotaje

Como ya anticipaba el párrafo anterior, la mayoría de causas del autosabotaje tienen que ver con nuestros miedos e inseguridades. Todo aquello que nos hace dudar de nosotras mismas o que nos expone a la incertidumbre de los resultados.

Si en las preguntas que has visto al principio, la mayoría de respuestas han sido un sí, es bastante probable que tú también te estés autosaboteando. Los motivos pueden ser muy diversos:

  • inseguridad
  • baja autoestima
  • miedo al fracaso o a los cambios
  • ausencia de objetivos o motivación propia
  • falta de autocontrol 
  • creencias limitantes

Bien, lo primero de todo en este caso y diría que lo más importante, es verlo. Darse cuenta de cuál es el problema, ser consciente de ello y luego buscar medios para solucionarlo. Como siempre decimos en consulta, no darse cuenta del problema es el mayor problema, porque entonces, seguro que no haremos nada por solucionarlo.

Consecuencias del autosabotaje y cómo identificarlo

Volviendo otra vez a las preguntas del principio, la mayoría de ellas son posibles consecuencias del autosabotaje. Maneras de hacer con las que nos podemos identificar y así darnos cuenta de lo que hacemos (consecuencias) y por qué lo hacemos (causas).

No acabar las cosas que empezamos, procrastinar, la búsqueda del perfeccionismo o de excusas para justificar por qué y cómo hemos hecho algo, son posibles muestras de cómo se presenta en nosotrxs el autosabotaje.

Lo que en el fondo nos está diciendo este mecanismo, es que algo no funciona. Que hay alguna cosa que no queremos/sabemos ver o que preferimos no afrontar (consciente o inconscientemente), porque es difícil o duro para nosotrxs, nos da miedo o nos hace sentir inseguros o vulnerables a los posibles resultados. 

Es por eso que es importante que, una vez detectemos el problema, busquemos ayuda de un/a profesional para enfocarnos en ello y solventarlo para poder estar mejor con nosotras mismas.

Si después de leernos te sigue preocupando el tema podemos hablar de tu caso en particular en una sesión y que nos cuentes mejor qué está pasando y cómo lo estás viviendo tú. 

Escríbenos a equipo@somospeculiares.com

O llámanos o escríbenos por WhatsApp a 644 605 758

Coordinadora de equipo en Somos Peculiares.
Terapeuta especializada en temas de género, sexualidad y parejas.
También te puede interesar:
10 beneficios de la terapia online

Hasta hace poco las psicoterapias solo se realizaban de forma presencial y es lógico que por este motivo, aún haya Leer más

Servicios de terapia online gratis

Hablar de educación o terapia sexual es hablar de una necesidad. Un derecho universal del cual sabemos menos de lo Leer más

Terapia online para mejorar la sexualidad

Cuando oímos hablar de problemas sexuales, nuestra cabeza se suele ir directamente a temas como la disfunción eréctil, la anorgásmia, Leer más

Cómo trabajar el CORE y el suelo pélvico con cosas que tenemos en casa

A menudo, cuando comenzamos a descubrir técnicas nuevas para trabajar nuestro cuerpo, y sobre todo si lo hacemos por redes Leer más

Que la educación sexual te haga vivir la vida y tus relaciones de otro modo.

¡Accede a todo nuestro contenido, ofertas y sorteos!

Ir arriba