Síndrome del miembro fantasma en las relaciones

Lo que nosotras llamamos el síndrome del miembro fantasma en las relaciones es esa sensación que te nace cuando te acostumbras a hacer planes, tener charlas, compartir espacios, o incluso la cama. Cuando te acostumbras a contar con una persona y de repente no está, desaparece. Es parte del duelo que hacemos al separarnos de alguien bien por muerte o por una ruptura.  

Es lo que sientes cuando te acostumbras a compartir tu vida con alguien y, sea por lo que sea, esta persona ya no forma más parte de tu vida, tus rutinas, tus dinámicas e incluso tus pensamientos y espacios. Da igual el tipo de relación que tuvierais. En todas las situaciones y alternativas hace falta hacer un duelo, resituar aspectos de nuestra vida y resignificar actividades y espacios. 

A partir de ese momento en el que esta persona deja de acompañarte en el camino, se hace necesario acostumbrarte al vacío que deja su ausencia e incluso a veces puedes sentir que ese vacío es tangible y abrumador. 

Rupturas y pérdidas

Por eso, hemos llegado a la conclusión de que esa sensación es algo parecido a lo que nos han contado que es el síndrome del miembro fantasma. Es decir, a la percepción de sensaciones de que un miembro amputado todavía está conectado al cuerpo y está funcionando con el resto de éste. Cuando todavía seguimos conectados emocionalmente a nuestra pareja, la sentimos, pero ya no está.

Sin duda, esta sensación la sentimos muchas veces en las relaciones y por eso nos ha parecido un buen símil para explicarlo. Porque además, en ambas situaciones, existe mucha incomprensión de lo que pasa. 

¿Por qué cuando nos dejan sentimos todavía a la otra persona?

El caso es, que como animales sociales que somos, nos acostumbramos a funcionar con otras personas. A que de alguna manera, pasen a formar parte de nuestro hacer diario, de nuestros pensamientos y de nuestros planes. Y no es fácil asumir su ausencia. De hecho, creo que es la parte más dura de una ruptura, una separación o una pérdida. 

Asimilar que ese vacío existe, que ahora toca convivir con él y, sobre todo, la necesidad de resignificarlo y llenarlo con o de otras cosas, es lo que más nos cuesta. En otras palabras, sentimos la necesidad de llenar el hueco emocional que ahora sentimos vacío. Algo que depende de la persona puede ocupar con otra persona, con otras actividades, con otras emociones…

Explicación del síndrome del miembro fantasma

Dicen en cuanto al miembro fantasma, que este síndrome se da porque el cerebro, sigue teniendo un área dedicada a gestionar este miembro y que, por eso, aunque ya no esté, el área genera por su cuenta las sensaciones que considera coherentes.

Una explicación que tiene mucha lógica si la aplicamos también a las relaciones. Ya que, una parte de nuestros pensamientos y nuestras acciones cuando mantenemos una relación con alguien va destinada a esa persona. Por eso, cuanto mayor sea la costumbre o el tiempo que se le ha dedicado a esos pensamientos, más costará desarraigarla de nuestros quehaceres.

Nos acostumbramos a vivir abrazando ese vacío. Porque es más fácil abrazar esa ausencia que resignificarla.

Imagínate la situación como una cama doble que hasta ahora has compartido con alguien. En esa cama, cada una ocupabais un espacio, y aunque la compartiais, estábais acostumbradas a unas dinámicas, a una manera de colocaros y de hacer para con la otra. 

En el momento en que la otra persona ya no ocupa más su lugar, es muy probable que al principio te sigas metiendo en la cama y ocupando el mismo espacio. Ciñendo tu cuerpo a las formas y las posturas que adoptabas antes y que, incluso, observes el espacio vacío que ha dejado esa persona pareciéndote inmenso, un mundo.

Da miedo invadir ese espacio porque eso significa aceptar su ausencia y por eso nos resulta más fácil abrazar ese vacío y convivir con él que ocupar ese espacio.

¿Por qué tengo miedo a quedarme sola?

Pero, ¿qué es ese miedo? Nos asusta la ausencia del otro o lo que nos asusta es más bien el tener que poner el foco hacia adentro? Quedarnos solas y escucharnos en ese silencio es difícil y da miedo: quién soy, qué quiero, qué deseo, qué quiero hacer… Preguntas complicadas de responder cuando sentimos que sin esa persona… nos hemos perdido en el vacío. ¿Tememos a que ese vacío nos coma o a reconquistar y ocupar ese espacio?

En el fondo ambas van de la mano. Negarnos a soltar esa ausencia, ese abrazo al vacío frente a la ocupación, suele ser significativo de lo poco que nos permitimos ir hacia adentro. 

Porque ir hacia adentro es terreno en muchos casos desconocido o inexplorado y puede ser oscuro y pantanoso. Y como bien decía Ned Stark: “la noche es oscura y alberga horrores” y seamos sinceras, eso acojona.

Llegadas a este punto me gustaría decirte que es totalmente lícito ese sentimiento pero, planteate, ¿quieres seguir abrazando ese vacío?

Si después de leernos te sigue preocupando el tema podemos hablar de tu caso en particular en una sesión y que nos cuentes mejor qué está pasando y cómo lo estás viviendo tú. Te dejamos sin ningún compromiso nuestro contacto, por si quieres trabajar el tema y vivirte desde otro lugar entendiendo qué te pasa.. Mándanos un correo a equipo@somospeculiares.com o llámanos o escríbenos por WhatsApp a 644 605 758

¿Quieres hacer terapia?

Consulta horarios, precios y servicios.

También te puede interesar:
El duelo al perder a la pareja

Es lógico que cuando dedicamos tiempo a organizar nuestra vida junto a otra persona, nuestro futuro, a nosotros mismos, y Leer más

Sexo de reconciliación: ¿por qué a algunas parejas les funciona y otras lo odian?

Hay muchas personas que tienen en su imaginario discutir y luego empotrarse contra la puerta. O bien durante la discusión Leer más

¿Qué es el amor líquido o la fragilidad de los vínculos?

El concepto 'amor líquido' fue enunciado por el sociólogo Zygmunt Bauman y se refiere a la fragilidad de los vínculos. Leer más

Masturdating: la práctica que todos deberíamos probar una vez en la vida

Masturdating es un término inglés que viene de “masturbate” y “dating”, es decir, masturbación y cita. Pero no, no consiste Leer más

Que la educación sexual te haga vivir la vida y tus relaciones de otro modo.

¡Accede a todo nuestro contenido, ofertas y sorteos!

Ir arriba