ESTOS SON LOS MAYORES MITOS SOBRE EL SEXO LÉSBICO

Aún no entiendo muy bien por qué el sexo entre lesbianas es una de las fantasías más recurrentes. Cuando ponemos a dos mujeres frente a frente y las imaginamos teniendo sexo los niveles de excitación se disparan. Pero sí que tengo alguna inclinación, y es que las películas porno y los mitos sobre el sexo lésbico no ayudan mucho a ver la realidad de los encuentros eróticos entre lesbianas. No recuerdo muy bien si antes de meterme en esto de experimentar con mujeres yo también tenía la misma perspectiva, creo que no, pero claro ahora lo veo desde el otro lado y no es fácil ser objetiva. Ahora sí que hablo con convicción de causa y os digo que el sexo entre mujeres no es tal y como lo pintan. Por eso, hoy os voy a romper 5 mitos sobre el sexo entre lesbianas.

ESTE ES EL MACHISMO QUE SE SIGUE SUFRIENDO CUANDO ERES DIRECTIVA

NOVA LIFE – Dicen que las oportunidades laborales son iguales para hombres y mujeres, pero ¿de verdad es así? ¿Es lo mismo llegar a ser jefa, que jefe? Y si además eres mujer menor de 30 años y considerablemente guapa, la cosa cambia… ¡No os engañéis! Porque no es lo mismo. Estos son algunos micromachismos que posiblemente vas a sufrir si eres una directiva. Un jefe joven, solo por el simple hecho de serlo, tiene que luchar a diario por el respeto de sus compañeros y sus empleados, a veces más mayores que él, y lidiar con el trabajo y la responsabilidad que supone llevar una empresa. Tiene que demostrar día tras día que, con su corta edad, también tiene experiencia, que sabe lo que hace, y manejar la expectación que genera en sus compañeros que él dirija la empresa.

LA SEDUCCIÓN COMO ARMA LETAL

Parece que nos tenemos que justificar constantemente por qué somos valoradas y por qué estamos donde estamos. Pero si nos dicen que somos licenciadas por haber seducido a un profesor, inmediatamente nos sale la ofensa. “Yo que soy una mujer respetable, inteligente, trabajadora... cómo haría yo algo así, sólo me ven como un objeto sexual”. Tal vez lo que les jode es que una mujer tenga poder, punto. Así de simple. 

¿POR QUÉ RECHAZAMOS ALGUNOS OLORES CORPORALES?

¿Te consideras una persona escrupulosa? ¿Eres de lxs que se perfuma antes de salir? ¿Buscas las fragancias de moda? ¿Tienes tu casa plagada de ambientadores con distintos olores para camuflar el olor de la comida, cacas de gato, tabaco…? Cuando cagas en el baño, ¿echas ambientador para que la siguiente persona que vaya a entrar no se coma tu mierda? ¿Has pasado la barrera del pedo con tu(s) pareja(s)? ¿Te tiras eructos a sabiendas de que has incluido en tu alimentación productos de fuerte olor como ajo o chorizo? ¿Eres capaz de distinguir por el olor de tu flujo el momento del ciclo de ovulación en el que estás? ¿Cuándo te tiras un pedo en la cama estando solx, lo hueles? ¿Te compras desodorantes con olor a colonia para camuflar el olor del sudor de tus axilas?

RELATO ERÓTICO: MÍRAME A LOS OJOS

Hacía dos años del accidente que había dejado a Mateo en silla de ruedas, y su vida sexual dio un giro absoluto. Mentirían si dijeran que no fue duro. Aquello estuvo a punto de acabar con su relación. Pero como todas las crisis, también les abrió nuevas posibilidades que ellos supieron aprovechar. Mateo siempre había sido dominante en la cama. Le gustaba darle órdenes, y a ella le gustaba fingir que las obedecía a regañadientes.

¿ES MACHISTA UN PIROPO?

Nosotrxs lxs sexólogxs, no deberíamos ser ni jueces, ni moralistas, ni deberíamos decirle a la gente lo que es bueno o malo. Quizá habrá que ver cada caso particular para definir si una frase gritada por la calle a alguien que pasa y que probablemente no vas a volver a ver, puede ser violento per sé. Pese a que el blanco y negro es la tendencia general a la hora de hablar sobre muchos temas, (o conmigo o contra mí), a mí me gusta más ver que dependerá todo de la persona, del momento, del lugar, del estado de ánimo, del atractivo del piropeador, de la forma de decirlo, de los gestos y el lenguaje no verbal… en fin, hay tantas variables que me parece curioso como hay gente que se dedica a inculcar que una frase o palabra es agresión.