6 pasos para superar un rechazo amoroso

Los rechazos amorosos suelen ser una de las experiencias que más malestar provocan. Independientemente de qué es lo que ha llevado a la otra persona a darte esa negativa, provocar esa distancia o generar ese silencio entre ambos. Y sobre todo, aún más, si no has trabajado en ti misma: tu autoestima, tus heridas, qué siento cuando alguien no me elige…

A veces, incluso, aunque lo hayas hecho, ya que trabajarte no bloquea las emociones, sino que te da herramientas para transitar por ese rechazo de otra manera, entendiendo qué pasa dentro de ti, viendo la situación con objetividad y hablándote con amor y validación por aquello que estás sintiendo ante el rechazo de la otra persona.

Si no te has trabajado, es habitual que te vengan a la cabeza pensamientos como: no valgo nada, nadie me quiere, por qué no me eligen, la otra/el otro es mejor… No te machaques si esto sucede, porque es normal. Date chancha… pero no te ahogues en esto.

Y por otro lado, deciros que ese rechazo no es, ni se transita igual, según en qué momento se dé (ya que no es lo mismo el rechazo de alguien que estás conociendo, a si ya llevas un tiempo en relación). Independientemente de esto, del tiempo del vínculo, puede provocar una decepción profunda en cómo te habías imaginado la vida con el otro. Que en realidad, no habla más que de expectativas e idealizaciones no cumplidas. 

Pero vamos por partes: ¿se puede afrontar el rechazo amoroso sin angustia, malestar o desde un lugar diferente? Absolutamente sí. Requiere de entrenamiento, no es algo que puedas cambiar de la noche a la mañana, pero se puede desarrollar la capacidad para adaptarse a estas situaciones. 

Incluso, con las herramientas emocionales adecuadas, puedes dejar de evitar que estos rechazos sucedan, como cuando huyes de vincularte con alguien por la idea en tu cabeza de que tarde o temprano te dejará.

Te dejamos algunas claves interesantes a tener en cuenta para poder empezar a desarrollar esas habilidades de gestión emocional:

– Pregúntate: ¿Realmente quiero estar con esa persona?

Existe una presión y una influencia social que nos empuja constantemente a la idea de que tenemos que buscar pareja. Incluso, cuando nos apetece estar solas. Por eso, una buena manera de encajar un rechazo es empezar por cuestionarse si realmente queremos, o tenemos ganas, de estar con esa persona. Es decir, ¿la persona que te ha rechazado es un verdadero proyecto de pareja?

– Piensa que todo rechazo, en realidad, es una oportunidad

Como por ejemplo, para entrenar tu propia gestión emocional, curar heridas del pasado, evaluar lo que sí quieres y lo que no quieres en un/a compañerx de vida… El propio hecho de plantar cara a esta situación que te genera malestar ya es un activo valioso para desarrollar la habilidad, aprovechando los momentos de adversidad. 

Tomarte la gestión de un rechazo como algo constructivo no solo contribuirá a que las emociones negativas que lo envolvían se vayan desvaneciendo, sino que nos ayudará, también, a crear nuestros planes de desarrollo personal.

– Pon el foco en las emociones positivas o neutras

Habitualmente, cuando nos rechazan tendemos a centrar nuestra atención en todo lo negativo, sobre todo, en aquellas frases que nos ha dicho la otra persona que nos han herido o su actitud hostil hacia nosotras… Dejando que esto nos abrume y nos inunde. 

En cambio, cuando ponemos el foco en los aspectos positivos o neutros de lo que ese rechazo supone para nosotras los pensamientos a los que estamos dejando espacio en nuestra cabeza nos pueden llevar a cambios en nosotras mismas. A veces, debemos aprender a corregir “manualmente” la tendencia de nuestro cerebro para salir del bucle de emociones negativas. 

– Evita “suprimir” las emociones negativas

¡Ojo! Que esto deriva del punto anterior. Dejar de enfocarse en los aspectos negativos que ese rechazo me ha provocado no significa olvidarnos de él, ni fingir que no estamos dolidas, sino que se trata de reformular la experiencia bajo otros términos. Porque tampoco está bien centrarnos en todo lo happy que me hace sentir que me hayan dejado… porque no es real. 

“Bloquear” mentalmente a la otra persona o lo que nos ha hecho sentir no hace más que convertirse en un interruptor para no dejar de pensar en aquello que pretendemos evitar. Ya que tanto nuestro plan como nuestro objetivo de “intentar olvidarle” hacen brillar aún más en nuestra mente los aspectos del rechazo que más nos han dolido.

Aunque es probable que durante unos días te vaya bien dejar de ver a la otra persona, o al menos no con tanta frecuencia, con el objetivo de ir creando unos hábitos nuevos y un desapego al vínculo. Y dejar espacios y silencios para la autoreflexión. Para aprender a implementar estrategias de afrontamiento para superar ese rechazo con la confianza de que tienes la habilidad para enfrentarte a las emociones negativas, en vez de negarlas.

– Borra de tu cabeza lo de “todo me sale mal”

Parece broma… pero no lo es. En terapia no dejamos de escuchar este tipo de comentarios dañinos. Y este pensamiento negativo sobre lo que te ha sucedido puede ser un gran obstáculo para impulsar proyectos personales, ya que inevitablemente nos mete en un bucle de creencias de que todo lo que iniciemos está condenado al fracaso… ¿y para qué nos vamos a esforzar o iniciar algo nuevo?

Por eso solemos insistir en la idea de que la mayoría de personas, en algún momento de nuestra vida, nos hemos enfrentado a un rechazo amoroso. No solo te ha pasado a ti. No estás gafada amiga. Lo que pasa es que este tipo de experiencias no es algo que se suela contar, por eso nos parece importante darles voz.

Porque sí, los rechazos amorosos son duros, pero la mayoría de las veces entrar en la trampa de que solo te pasa a ti no hace más que poner más peso sobre el sentimiento de angustia y malestar. Magnificamos el drama por el que estamos pasando… lo que nos atrapa, de nuevo, en lo negativo de la experiencia.

– Controla tus pensamientos

Es normal que al principio no tengas la capacidad de controlar el flujo de pensamientos y que tus emociones vayan en función y acompañando a la avalancha de todo lo que está mal. Por eso, te proponemos hacer el ejercicio de detectar un pensamiento negativo recurrente y dejar de tirar del hilo. 

Es decir, si por ejemplo te viene a la cabeza “no vales nada”, no termines analizando desde que tienes uso de razón todas las veces en las que te han dicho que no vales nada, o en las que has validado esa emoción… coge ese pensamiento y, por ejemplo, dale espacio a esta pregunta: ¿qué se me da bien?

Al principio cuesta, es normal, es algo que se entrena con el tiempo. Pero poco a poco puedes desarrollar esta habilidad también. Si después de leernos te sigue preocupando el tema podemos hablar de tu caso en particular en una sesión y que nos cuentes mejor qué está pasando y cómo lo estás viviendo tú. 

Te dejamos sin ningún compromiso nuestro contacto, por si quieres trabajar el tema y vivirte desde otro lugar entendiendo qué pasa. Mándanos un correo a equipo@somospeculiares.com o llámanos o escríbenos por WhatsApp: 644 605 758

¿Quieres hacer terapia?

Consulta horarios, precios y servicios.

También te puede interesar:
El duelo al perder a la pareja

Es lógico que cuando dedicamos tiempo a organizar nuestra vida junto a otra persona, nuestro futuro, a nosotros mismos, y Leer más

Sexo de reconciliación: ¿por qué a algunas parejas les funciona y otras lo odian?

Hay muchas personas que tienen en su imaginario discutir y luego empotrarse contra la puerta. O bien durante la discusión Leer más

¿Qué es el amor líquido o la fragilidad de los vínculos?

El concepto 'amor líquido' fue enunciado por el sociólogo Zygmunt Bauman y se refiere a la fragilidad de los vínculos. Leer más

Masturdating: la práctica que todos deberíamos probar una vez en la vida

Masturdating es un término inglés que viene de “masturbate” y “dating”, es decir, masturbación y cita. Pero no, no consiste Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.

Ir arriba