La importancia de saber qué necesitas

¿Qué necesitas tú ahora?

¿Parece una pregunta muy sencilla no? Típica pregunta que haríamos en cualquier momento para ubicarnos sobre qué hacer. Pues aunque parezca mentira, no es tan usual como debería. O tal vez es que es tan obvia que se nos pasa por alto. Tómate un momento. Para, respira y deja que esta pregunta se te pasee por la mente. ¿Te sueles preguntar qué necesitas de cada situación o crees que más bien vas avanzando sin mucho planteamiento? Como si fueras con el piloto automático. Piensalo. De verdad.

¿Eres consciente de lo que necesitas?

En consulta se da una dinámica muy curiosa cada vez que hacemos esta pregunta y por eso hoy hemos querido traer el tema aquí. Es curiosa porque la reacción de la gente se repite el 90% de las veces. La respuesta suele ser una cara de desconcierto como si les hubiéramos hablado en swahili seguido de un “pues no sé, no tengo ni idea”.

Es posible que ésta haya sido también tu respuesta inicial, así que te voy a pedir que te tomes unos segundos más para pensarlo mejor. No hace falta una respuesta épica en plan “necesito la paz en el mundo”. Puede ser perfectamente un “ necesito tumbarme un rato en el sofá” o “necesito comerme un buen plato de spaghetti” o “necesito silencio a mi alrededor al menos durante 5 minutos”. 

¿Y si no sé lo que necesito?

La cuestión o la meta es que puedas reconocer qué es exactamente lo que necesitas cuando lo necesitas. Sin embargo, sobra decir que hay momentos de nuestra vida en los que el descoloque es tal, que puede que nos cueste o que incluso ni lo sepamos ver. En cualquier caso, el objetivo es reducir esa situación al menor número de veces posible. Además, es un ejercicio que se puede ir practicando para que poco a poco, te salga de forma más natural y automática.

De hecho, a veces lo más importante no es saber exactamente lo que necesitas, sino más bien, ir aprendiéndolo a base de reconocer(te) lo que no necesitas o no te hace bien.

¿Es importante saber lo que necesito?

El kit de la cuestión es cambiar el enfoque como ves. En general, tendemos a querer tener muy claro por qué y hacia dónde vamos, con un camino muy marcado. Fijándonos solo en la meta. Pero la vida está llena de imprevistos y de situaciones que, o bien no podemos controlar, o no dependen de nosotros. Por eso es mucho más interesante observar y limitar lo que no queremos, necesitamos o no nos va bien para que, de esta manera, el camino hacia lo que sí, se vaya marcando solo al hacer la criba.

¿Pensar en lo que necesito no es egoísta?

Socialmente ésta es una cuestión que nos puede volver un poco locos ya que, aunque por un lado nos dicen que es importante que tengamos claras nuestras necesidades y nuestras metas y que vayamos a por ellas; nos enseñan a enfocar nuestra atención hacia afuera. 

Es decir, aprendemos a pensar primero en los demás, en qué necesitarán, en el “quedabien”. En sus necesidades por encima de las tuyas. En guardar las apariencias pasando nosotros así a un segundo plano. Además, eso de priorizarte frente al resto, suena muy egocéntrico ¿no crees? ¿Quién te has creído que eres?

Necesidades propias y culpabilidad

Y aquí es cuando aparece esa vieja amiga: la culpa. La que no te da espacio para priorizarte. La que juzga cualquier gesto que hagas en el que no pongas a los demás por delante. Porque en el fondo, no importa el qué dirán. Lo que importa es lo culpable que te sientas por no pensar en los demás, en lo que necesitan de ti. Ella es la verdadera culpable (y nunca mejor dicho) de que no te suelas hacer la pregunta que te decía al principio. De que estés tan acostumbrada a poner la atención fuera como dictan las normas, que se te olvide preguntarte ¿qué necesitas? y vayas con el automático.

¿Y qué pasa con los demás?

Por suerte o por desgracia (para algunos), los humanos somos seres sociales. Eso quiere decir, entre otras cosas, que no vivimos aislados. Que convivimos con otras personas y que por tanto, nos relacionamos. En este aspecto puede parecer, como ya hemos comentado antes, que pensar en nuestras necesidades puede resultar un tanto individualista. 

Este tema hay que cogerlo un poco con pinzas, por eso vamos a intentar explicarnos mejor. Para poder pensar en lo que necesito yo para contigo, es decir, con el resto, necesito tener primeramente ordenadas y claras cuáles son mis necesidades. 

Pasa un poco como con todo, para poder cuidar bien a los demás, tenemos que cuidarnos primero nosotros para asegurarnos de estar bien ¿no? Pues es exactamente lo mismo. ¿Verdad que cuando te subes a un avión, la azafata te dice que en caso de riesgo, primero te pongas tú la mascarilla y te protejas y luego acudas o asistas al resto? Pues una vez más, es lo mismo.

¿Te ha pasado? ¿Te pasa? Si después de leernos te ha removido el tema podemos hablar de tu caso en particular en una sesión y que nos cuentes mejor qué está pasando y cómo lo estás viviendo tú. 

Te dejamos sin ningún compromiso nuestro contacto, por si quieres trabajar el tema y vivirte desde otro lugar entendiendo qué pasa. Mándanos un correo a equipo@somospeculiares.com o llámanos o escríbenos por WhatsApp: 644 605 758

¿Quieres hacer terapia?

Consulta horarios, precios y servicios.

También te puede interesar:
El duelo al perder a la pareja

Es lógico que cuando dedicamos tiempo a organizar nuestra vida junto a otra persona, nuestro futuro, a nosotros mismos, y Leer más

Sexo de reconciliación: ¿por qué a algunas parejas les funciona y otras lo odian?

Hay muchas personas que tienen en su imaginario discutir y luego empotrarse contra la puerta. O bien durante la discusión Leer más

¿Qué es el amor líquido o la fragilidad de los vínculos?

El concepto 'amor líquido' fue enunciado por el sociólogo Zygmunt Bauman y se refiere a la fragilidad de los vínculos. Leer más

Masturdating: la práctica que todos deberíamos probar una vez en la vida

Masturdating es un término inglés que viene de “masturbate” y “dating”, es decir, masturbación y cita. Pero no, no consiste Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.

Ir arriba