¿Sirve realmente de algo acudir a terapia de pareja?

Responder a esta pregunta es tan sencillo como identificar las motivaciones y los compromisos por los que una pareja decide acudir a consulta. Si hacemos un computo general, los motivos más habituales por los que se acude a terapia de parejas suele ser por algún malestar relacionado con la convivencia, la rutina, el sexo o alguna infidelidad. 

De hecho, el objetivo mínimo común denominador de animarse a acudir a consulta, de la mayoría de las parejas, es intentar salvar la relación. Que dicho de otra manera más coloquial sería algo así como: “disparar el último cartucho antes de tirar la toalla”. Lo que no hace más que decantar la balanza hacia el lado de… “no va a funcionar si no nos esforzamos enormemente para que así sea”. 

¿Cuándo no funciona la terapia de pareja?

Es bastante habitual encontrarnos con esta pregunta en terapia: ¿Nos va a servir realmente venir aquí? Una pregunta claramente desde la desesperación y con la que detectamos inmediatamente el estado en el que se encuentran ambos.

A esto le podemos sumar que la mayoría de las parejas suelen esperar resultados inmediatos o dejan la responsabilidad en la terapeuta. Dos cosas que vuelven a posicionar la balanza hacia el lado negativo. Ya que para que una terapia funcione es necesario que este trabajo sea de la pareja, con la ayuda y la guía por parte de la terapeuta. De ninguna otra manera puede funcionar.

No asumir ni las responsabilidades ni el esfuerzo que requiere realmente construir una relación satisfactoria suelen ser los motivos por los que lo que comenzó siendo una terapia para unirnos, se convierta en una terapia para cerrar bien este ciclo y acompañar(nos) en la ruptura.

Motivos por los que una pareja acude a terapia

Hay quienes acuden cuando perciben que algo no va bien o, al menos, no como esperaban, pero en la mayoría de los casos, suelen tardar una media de entre cinco y seis años antes de animarse a acudir. Lo que hace que el problema o la dificultad que se presentaba entre ambos se incremente hasta que la relación está más que desgastada.

Lo que quizás empezó en un mal entendido o en un encuentro erótico no satisfactorio se puede llegar a convertir en una bola gigante donde es probable que se pierdan hasta las habilidades para entender lo que nuestra pareja nos está demandando o trasladando.

¿Cuándo es recomendable ir a terapia de pareja?

Es muy difícil concretar un tiempo determinado en el que una pareja debería ir a terapia, ya que lo más importante es que ambos quieran hacerlo. Porque otro de los factores a tener en cuenta es que es importante acudir cuando ambos sientan que quieren seguir construyendo algo juntos o cuando tengan la necesidad o el compromiso o los mismos objetivos. De nada vale querer recuperar la relación si uno de los dos directamente quiere romperla (esto pasa muchas veces). 

Tiene que haber una voluntad, unas ganas de querer solucionar y trabajar juntos, una motivación. Aunque sí que se pueden proponer, de alguna manera, un tiempo interesante en el que plantearse acudir. Por ejemplo: cuando empezamos a sentir que no nos entendemos, que no pasamos tiempo de calidad juntos, que no disfrutamos de la compañía del otro, cuando tengo la impresión de que mi pareja no me entiende…

Porque la terapia es mucho más eficaz si se acude nada más observar el malestar en la relación. Pero por desgracia, los perfiles de las parejas que acuden a terapia suelen ser el de una pareja que a pesar de saber que aún se quieren, llevan años acumulando frustraciones, enfados, decepciones, distanciamiento y frialdad.

Si es vuestro caso y estás leyendo esto para intentar acabar de decidirte, no lo dudes. Investiga las diferentes maneras en las que puedes empezar una terapia de pareja.

¿Quieres hacer terapia?

Consulta horarios, precios y servicios.

También te puede interesar:
El duelo al perder a la pareja

Es lógico que cuando dedicamos tiempo a organizar nuestra vida junto a otra persona, nuestro futuro, a nosotros mismos, y Leer más

Sexo de reconciliación: ¿por qué a algunas parejas les funciona y otras lo odian?

Hay muchas personas que tienen en su imaginario discutir y luego empotrarse contra la puerta. O bien durante la discusión Leer más

¿Qué es el amor líquido o la fragilidad de los vínculos?

El concepto 'amor líquido' fue enunciado por el sociólogo Zygmunt Bauman y se refiere a la fragilidad de los vínculos. Leer más

Masturdating: la práctica que todos deberíamos probar una vez en la vida

Masturdating es un término inglés que viene de “masturbate” y “dating”, es decir, masturbación y cita. Pero no, no consiste Leer más

¿Llevas un tiempo dándole vueltas a la idea de ir a terapia por algo que te genera mal estar?

 

¡El cambio empieza en ti y aquí! Infórmate sobre nuestros servicios y reserva tu primera cita online.

Ir arriba